Última hora

Última hora

Gilbert: "En otros deportes hay cierta complicidad para evitar los positivos"

Leyendo ahora:

Gilbert: "En otros deportes hay cierta complicidad para evitar los positivos"

Tamaño de texto Aa Aa

A sus 30 años, Philippe Gilbert es considerado como uno de los mejores ciclistas del circuito profesional, el gran especialista de las clásicas y de las carreras de un día, lo que le otorgó la Bicicleta de Oro en 2011, año en el que él termina en cabeza de la clasificación mundial de la UCI.

Gilbert, el reciente campeón del Mundo en ruta y que regresó al equipo americano BMC este año, se confiesa a Euronews en el Congreso Sportel de Mónaco.

EURONEWS: Philippe Gilbert, buenos días y bienvenido a Euronews.

PHILIPPE GILBERT: Hola.

E: Usted es conocido y reconocido como un auténtico puncheur en el mundo del ciclismo. ¿De dónde viene esta cualidad?

P. G. : Está claro que mi especialidad son las carreras de un día y es verdad que soy un puncheur. Me encantan los finales duros, con subidas muy pronunciadas y con un enfoque técnico… Y es aquí donde he encontrado el éxito, donde doy lo mejor de mí mismo.

E: Usted es también uno de los grandes especialistas de las clásicas Ardenesas y Flamencas… ¿Hay un secreto detrás?

P. G. : El secreto para esto es tener una gran resistencia, un gran conocimiento de la carrera también, mucha experiencia. Estas pruebas las empecé a hacer muy joven. Acabo de cumplir mi décimo año de profesional por lo que las he hecho por lo menos entre siete y ocho veces. He llegado al final prácticamente cada vez que las he hecho. Por lo tanto, creo que tengo mucha experiencia y ahora eso es lo que me da un poco la diferencia de tener un equipo muy fuerte dedicado a mí. Cuando tienes todos esos puntos a favor ya estás cerca de la victoria.

2011 fue un gran año para Phillippe Gilbert. Se adjudicó la Flecha Brabanzona cuatro días antes de ganar la Amstel Gold Race y poco después la Flecha Valona. Sus logros no se detienen ahí y también se adjudica el título de campeón de Bélgica en ruta y contra reloj.

P. G.: Para mí, 2011 quedará siempre como el año en el que he tenido más éxito. Ojalá lo reeditara en el futuro, pero creo que puse el listón muy alto. En el ciclismo moderno es raro hacer esto, ganar cinco clásicas diferentes en el mismo año y 18 carreras en total. Además, fue algo extraordinario llevar el maillot amarillo del Tour de Francia el mismo año y terminar en el número uno mundial. Fue un año con muchos éxitos y creo que para mí y para mis seguidores quedará como un gran año.

E: ¿Y es eso lo que le inspira en 2012 especialmente para los Mundiales de Ciclismo?

P. G. : Me habría gustado comenzar el año 2012 con el mismo rendimiento, pero no fue posible por diferentes razones a pesar de lo cual he terminado el año al mismo nivel, con buen papel en la Vuelta a España y en el Campeonato del Mundo de Valkenburgo. Puedo decir que he alcanzado de nuevo mi nivel de 2011 y con el éxito que esto conlleva, por lo que me puedo sentirme afortunado.

Después de dos años magníficos, de cara a 2013 el ciclista belga aún espera la reunión con su equipo para determinar cuáles son sus nuevos objetivos. Su reto está en mantener el nivel alto mostrado, sobre todo, en el último mes de 2012, pero esta vez durante más tiempo. Además, aún no tiene decidido si participará en el Tour de Francia.

P. G.: Dentro de dos semanas tenemos reuniones con el equipo y con todos los corredores. Vamos a hablar del programa de la nueva temporada. Estoy esperando igualmente ver la presentación del próximo Tour de Francia, que será el 24 de octubre en París. Vamos a ver el recorrido, si puede inspirarme o no para determinar si finalmente voy al Tour o no.

E: ¿Cómo ve las acusaciones de la USADA contra Lance Armstrong?

P. G.: Mi opinión sobre el caso Lance Armstrong es que es impresionante todo lo que han podido organizar en sus vidas él y sus cómplices. Tengo la suerte de pertenecer a la nueva generación de ciclistas, a la que no nos ha tocado tanto este sistema tan organizado, similar a una banda organizada. No he sufrido tanto las consecuencias porque yo pasé a profesionales en 2003 y esto ha parado en 2005. Corrí mi primer Tour en 2005 cuando Armstrong ganó el séptimo. Quiero decir, yo era muy joven, no tenía ninguna pretensión respecto a la clasificación general, nunca fui su rival… Es verdad que tomamos juntos la salida en algunas carreras, pero creo que no me perjudicó. En todo caso, no es nada bueno todo lo que está pasando ni que haya salido en la prensa tan tarde. Si había gente que estaba al corriente de esto, es una pena que no haya salido antes y no haya sido regulado mucho antes.

E: ¿Por qué el ciclismo es uno de los deportes más señalados por el dopaje?

P. G.: Esto se explica por diferentes cuestiones. Creo que es el único deporte en el que tenemos nuestro destino en nuestras manos. Pagamos nosotros mismos los controles y hemos establecido el pasaporte biológico. Todos los corredores de mi generación lo tienen para poder salir. Lo pagamos todos. Un tres por ciento de lo que cuestan las carreras va directamente a estos fondos. Además, todos los equipos pagan al año un montante para la lucha contra el dopaje. Una generación como la mía muestra su voluntad de contribuir a ello. Pero, está claro, cuando un deporte establece controles va a haber positivos. Hay muchos deportes en los que hay pocos controles y por lo tanto están más prevenidos. Digamos que hay un poco de complicidad en otros deportes para evitar los positivos y cuando los hay, tratan de sofocarlos. Nosotros tratamos de reglar esto lo antes posible para eliminar a los tramposos. Nosotros somos los que aparecemos señalados en los casos de dopaje porque en nuestro deporte no hay el mismo nivel de controles que en otros deportes. Tenemos muchos test por sorpresa.

E: Phillippe Gilbert, gracias por esta entrevista y buena suerte.

P. G.: Un placer, muchas gracias.