Última hora

Última hora

Navarro-Valls: "La importancia de Benedicto XVI ha incidido en las ideas de nuestro tiempo"

Leyendo ahora:

Navarro-Valls: "La importancia de Benedicto XVI ha incidido en las ideas de nuestro tiempo"

Tamaño de texto Aa Aa

El español Joaquín Navarro-Valls fue portavoz del Vaticano durante 22 años, desde 1984 hasta 2006. Fue la cabeza más visible de la Iglesia católica durante todo este tiempo y también la primera persona laica y sin nacionalidad italiana que ocupaba el cargo. En esta conversación con Euronews ofrece su punto de vista sobre la renuncia de Bendicto XVI.

Euronews:

Director, ¿sería correcto decir que ha habido cambios en la gestión de los medios y en la gestión de la comunicación de la Santa Sede durante el pontificado de Juan Pablo II y también bajo el de Benedicto XVI?

Joaquín Navarro-Valls:

Benedicto XVI es una persona extremadamente sensible a estos temas. Él ha pedido, no diría ayuda, que sería un poco retórico por mi parte, sino consejo en una serie de momentos sensibles, como por ejemplo la visita siempre complicada de un Papa a Auschwitz, una situación difícil especialmente para un Papa alemán.

También ha habido otras situaciones difíciles y él siempre ha sido receptivo a consejos, no sobre el contenido de lo que iba a decir, sino sobre la forma o sobre cómo y dónde decirlo.

Euronews:

Benedicto XVI tuvo la mala fortuna de llegar justo después del Papa más mediático de la historia de la Iglesia, una persona que sabía comunicarse, mientras que, en mi opinión, Benedicto XVI es un poco más tímido…

Joaquín Navarro-Valls:

Yo personalmente no considero que Benedicto XVI o Joseph Ratzinger sea una persona tímida. Antes de ser Papa se había confrontado con todos los intelectuales de su época. Se sentía cómodo debatiendo ideas con personas no creyentes o pertenecientes a otra religión. La importancia de Benedicto ha incidido principalmente en las ideas de nuestro tiempo. A él jamás le ha intereasado vencer una polémica sino convencer por la fuerza de sus ideas y sus argumentaciones. En eso ha sido brillante.

Euronews:

Juan Pablo sufrió hasta el final mientras que Benedicto XVI ha dimitido. ¿Qué cambia esto?

Joaquín Navarro-Valls:

¿Ha cambiado o cambiará algo para el pontificado de ahora en adelante?. Yo pienso que no ha cambiado nada. Estábamos acostumbrados a un hecho histórico. Los Papas no renuncian. Pero ¿quién ha dicho que esto es un acto consustancial a la Iglesia católica?. Era un dato histórico, pero no jurídico, porque el derecho interno de la Iglesia prevé esta posibilidad.

Euronews:

¿Cuál es su mejor recuerdo de la experiencia con Juan Pablo II y Benedicto XVI?

Joaquín Navarro-Valls:

Me viene a la mente de forma espontánea la víspera de la muerte de Juan Pablo II, sabía que se estaba muriendo, sufriendo, con dificultades respiratorias. Joseph Ratzinger, que era el decano del Colegio de Cardinales, entró en su habitación para despedirse. Se acercó a la cama de Juan Pablo II y cogió su mano fría, que estaba así debido a problemas sanguíneos graves, le miró a los ojos y le dijo, “Gracias Santo Padre por todo lo que aprendí con usted durante este largo Pontificado”. Fue el mensaje de despedida de Ratzinger a Juan Pablo II.