Última hora

Última hora

Mariangela Cotto: recuerdos de un papa cercano

Leyendo ahora:

Mariangela Cotto: recuerdos de un papa cercano

Tamaño de texto Aa Aa

Jorge Mario, el hijo de inmigrantes italianos, nace en el barrio porteño de Flores en 1936.

Ordenado a los 32 años, el sacerdote jesuita conocido por su fuerte conciencia social, se convierte en Arzobispo de Buenos Aires en 1998. Marcando la pauta, rechaza instalarse en el Palacio Arzobispal y lleva una vida sencilla, al servicio de los pobres.

Ordenado cardenal tres años después, con su país hundiéndose en una terrible crisis financiera y económica, Bergoglio acusa al capitalismo salvaje de empobrecer a millones de argentinos.

En 2002 Mariangela Cotto, era miembro del gobierno regional del Piamonte. Fue entonces cuando conoció al Cardenal Bergoglio en Buenos Aires.

Mariangela Cotto. Consejera municipal de Asti:
“Durante la misa escuchamos ruidos procedentes del exterior, de una manifestación de mujeres que se quejaban de que no tenían nada para meter en sus cacerolas. Hubo un momento de tensión, alguien intentó cerrar las puertas de la Iglesia para que el cortejo no pudiese entrar. El cardenal Bergoglio interrumpió el oficio y dijo: “la Iglesia no cierra sus puertas, déjenlas abiertas. Si entran escucharemos las razones de su protesta”

“Fue un encuentro emocionante, porque le llevé una botella de vino tinto de los viñedos que pertenecían a su padre. Le emocionó mucho y le recordó sus orígenes de Asti. Cuando nos recibió en su casa, éramos quince personas, en lugar de las cinco previstas, y fue a buscar sillas para todo el mundo. Cuando le ofrecimos nuestra ayuda dijo: no, no, ya lo hago yo. Al final, cuando estábamos ya todos sentados sonrió y nos dijo: ¿hablamos en piamontés?”