Última hora

Última hora

Serbia y Kosovo no logran un acuerdo en Bruselas

Leyendo ahora:

Serbia y Kosovo no logran un acuerdo en Bruselas

Tamaño de texto Aa Aa

El 17 de febrero de 2008 Kosovo declaraba unilateralmente su independencia, no reconocida por Serbia. Cinco años más tarde, la situación de los serbios del norte de Kosovo sigue siendo un obstáculo para la normalización de las relaciones.

Este martes terminaba la mediación de la Unión Europea, que empezó en octubre de 2012. Una vez más, Serbia y Kosovo no han conseguido llegar a un acuerdo, aunque no cierran la puerta a futuras negociaciones. Se retiran para reflexionar, sin fecha de vuelta a la búsqueda de un acuerdo.

La Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Catherine Ashton, ha dicho en un comunicado que la brecha entre ambos es “estrecha pero profunda”.

Pero el diálogo es crucial para Serbia. La Unión Europea ha puesto como condición para abrir las negociaciones de adhesión la normalización de las relaciones con Kosovo.

El punto de conflicto está en la autonomía que Belgrado pide para los 40.000 serbios que habitan en el norte de Kosovo. En la región, la ciudad de Mitrovica vive desde 1999 la tensión de la división entre serbios y albanokosovares.

Rudolf Herbert, Euronews: Nos acompaña Simon Rico, redactor jefe adjunto de “El Correo de los Balcanes”, especialista y experto en la región. ¿Por qué Serbia y Kosovo no han llegado a un acuerdo?

Simon Rico, redactor jefe adjunto de “El Correo de los Balcanes”: Kosovo y Serbia tienen dos posiciones totalmente opuestas. Serbia no reconoce la independencia de Kosovo, declarada unilateralmente el 17 de febrero de 2008. Según la constitución serbia, Kosovo sigue siendo parte de su territorio. La Unión Europea pide a Serbia que dialogue, pero Serbia y Kosovo no hablan de lo mismo.

Euronews: ¿Es un fracaso de Bruselas?

Simon Rico: En realidad el fracaso de estas negociaciones no es un fracaso para Kosovo y Serbia que este martes tras 14 horas de negociación abrieron la posibilidad de continuar el diálogo. Es sobre todo un fracaso para Catherine Ashton, que ha dicho que no habrá más diálogo por el momento.

Euronews: Pero Bruselas, ¿debería ejercer más presión?

Simon Rico: Bruselas no ha sabido presionar a Kosovo y Serbia. Entonces, sí, puede que la Unión Europea debería insistir más pero, ¿cuáles deberían ser los medios de presión? Creo que ahí está la cuestión en realidad.

Euronews: ¿Por qué razón Serbia no acepta reconocer la independencia de Kosovo?

Simon Rico: La Unión Europea pide a Serbia algo imposible: renunciar a Kosovo para conseguir la integración europea. Por el momento Belgrado se muestra incapaz de elegir entre esos dos puntos.

Euronews: Para entender mejor el conflicto entre la minoría serbia en Kosovo y la mayoría de kosovares,
¿por qué la minoría serbia rechaza integrarse en el Estado kosovar?

Simon Rico: Recordamos que en 1989 el antiguo jefe de los serbios Slobodan Milosevic había prometido a la minoría serbia de Kosovo que no la dejaría ser derrotada por los albanos. Ese fue el punto de partida de diez años de violencia en Kosovo que terminó en la guerra de 1998 – 1999. Hoy hay una ruptura clara entre, por un lado, la minoría serbia que se ha agrupado en el norte de Kosovo y el resto de Kosovo que está compuesto casi por albanos. En resumen, la idea es que los serbios del norte de Kosovo quieren depender de Serbia y no de las autoridades de Pristina.

Euronews: ¿Por qué Europa debe tener un compromiso con los Balcanes?

Simon Rico: Lo que podemos decir por el momento es que la Unión Europea tiene que comprometerse más en los balcanes pero que desafortunadamente su influencia es cada vez menos importante y en realidad hay otros actores que están ocupando su lugar. Se trata de Estados Unidos, que sin embargo ha manifestado su intención de no comprometerse, y sobre todo el Fondo Monetario Internacional con los múltiples planes que se están aplicando ya sea en Bosnia, en Bulgaria, en Serbia o en Rumanía, en todos los países de la región que atraviesan una crisis terrible.