Última hora

Última hora

Portugal cumple dos años bajo tutela de la troika

Leyendo ahora:

Portugal cumple dos años bajo tutela de la troika

Tamaño de texto Aa Aa

‘Grândola, Vila Morena’ es la canción símbolo de la revolución democrática en Portugal, hace casi 40 años. Ahora vuelve a soñar tras dos años de austeridad, consecuencia del rescate internacional aprobado por el Eurogrupo el 16 de mayo de 2011.

Hace 28 años que Joaquim Pinto da Silva vive en Bruselas. Es propietario de la librería portuguesa Orfeu. Dice que comprende la indignación. “Los llamados “excesos del estado” deben eliminarse, pero no despidiendo a los funcionarios, como nos están haciendo creer. Debería hacerse eliminando ciertos sectores que se crearon en los últimos 20 ó 30 años y que son inservibles para la economía portuguesa, son una carga.”

Portugal recibió 78.000 millones de euros y está bajo tutela de la troika hasta 2014. El primer ministro Pedro Passos Coelho, líder de la coalición de centro derecha, subió los impuestos, despidió a funcionarios públicos y recortó los servicios del Estado.

Portugal está ahora peor, según los indicadores de la propia Comisión Europea.

Desde 2011, han salido del país más de 240 mil personas, el 2% de la población.

Sara Poeta, técnico en radioterapia que llegó a Bélgica hace tres años, empieza a dudar si el país debería quedarse en la Unión Europea. “Soy consciente de las facilidades que tuve por el hecho de pertenecer a la Unión Europea, pude venir aquí a trabajar sin tener ninguna dificultad de convalidaciones y en todos los procedimientos burocráticos. Pero en realidad, no estoy segura, en este punto, cuál es la solución. Creo que tenemos que pensar en los portugueses que están sufriendo, pasando hambre, no tienen seguro de salud. ¿Permanecer en el euro es lo mejor para nuestra gente, ahora?”

El Parlamento Europeo envió una delegación a Lisboa a finales de abril para revisar la situación. Diogo Feio, del Grupo del Partido Popular Europeo espera que la Unión dé más tiempo e incentivos para el crecimiento. “No tenemos a quién vender nuestros productos, pero necesitamos que nuestra economía crezca. Por lo tanto, tenemos que encontrar un balance: por un lado, consolidar las cuentas públicas, por otro, el crecimiento. Por el momento, la balanza está claramente descompensada.”

En la delegación también participó Marisa Matías, eurodiputada de la Izquierda Unitaria Europea. Defiende una renegociación del acuerdo con la troika y anticipar las elecciones. “Cualquier persona sabe que este gobierno ha perdido toda legitimidad. Tiene la legitimidad democrática de haber sido elegido, pero no la tiene para el ejercicio de sus funciones. El gobierno no ha cumplido ningún objetivo, sólo aplica medidas que reciben protestas en las calles.”

Pero el gobierno portugués y la troika creen que las medidas están funcionando porque el país volvió a los mercados de deuda a largo plazo colocando 3 mil millones de euros.

Isabel Marques da Silva, euronews: Ricardo Costa, Director del semanario Expresso nos acompaña aquí en euronews desde Lisboa. ¿Será Portugal como Irlanda y completará el acuerdo con la troika en el tiempo pactado, o será como Grecia y tendrá que renegociar la deuda?

Ricardo Costa, Expresso: Desde un punto de vista financiero, desde el punto de vista de los mercados y desde el punto de vista de la deuda pública, es cierto que Portugal parece seguir los pasos de Irlanda, con algunas semanas de retraso, pero acercándose. El interés de la deuda ha bajado a niveles que nadie podía predecir hace algunos meses. El problema es que este éxito financiero, entre comillas, no quiere decir que haya un éxito desde el punto de vista económico, en lo que concierne al presupuesto y a la llamada economía real. Particularmente en términos de crecimiento económico, que no ocurrirá pronto, y especialmente en términos de desempleo, que está alcanzando cifras alarmantes en Portugal.

euronews: Se habla mucho de la llamada “fatiga social” y, por ejemplo, en este nuevo paquete de medidas de austeridad, el gobierno optó por crear un factor de sostenibilidad en las pensiones, cuando algunos economistas sugerían que se aplicase, por ejemplo, a los fondos inmobiliarios, grandes grupos económicos o fundaciones. ¿Por qué no lo ha hecho?

RC: En un momento en el que la economía está por los suelos, cualquier acción del gobierno sobre los grupos económicos, transacciones económicas, o inversiones financieras puede debilitar la economía portuguesa. El gobierno no quiere seguir esa vía, y ¿en qué área se consiguen cantidades más significativas? Siempre a través de las pensiones y de las reformas.

euronews: Hay otras medidas como el despido de 30.000 funcionarios públicos y los recortes en los presupuestos de los ministerios de un 10%, ¿cuál va a ser el impacto en la calidad de servicios como la salud y la educación y la posible respuesta de la población a esa degracación de los servicios del Estado?

RC: El impacto puede ser enorme, sobre todo si la reforma se hace con prisas. Hay grandes mitos sobre el tamaño de la administración pública en Portugal. No es cierto que Portugal tenga más funcionarios públicos que la media de la Unión Europea, ni es verdad que la calidad de los servicios sea mala. Puede haber servicios públicos en los que las cosas ya estén reformadas para trabajar con menos gente, desde el punto de vista tecnológico y de la eficiencia, pero seguramente hay otros que no están preparados para esto y que van a empezar a fallar.

euronews: Algunos partidos de la oposición piden la dimisión del gobierno, hay un clima de tensión entre los dos partidos de la coalición gubernamental. La crisis política, ¿es sólo un fantasma o existe una posibilidad real de convocar elecciones anticipadas y cuál sería el impacto para el cumplimiento del acuerdo con la troika?

RC: Creo que la crisis política existe, sobre todo dentro del gobierno. Obviamente el apoyo al gobierno en este momento es mucho menor que cuando fue elegido. La cuestión es que los dos partidos que formaron la coalición, y también el presidente de la República, saben que en este momento si se junta una crisis política con una crisis económica y de presupuesto, probablemente se arruinaría el plan de ajuste y ayuda financiera.