Última hora

Última hora

Caso Snowden: un regusto de Guerra Fría

Leyendo ahora:

Caso Snowden: un regusto de Guerra Fría

Tamaño de texto Aa Aa

China, Rusia, Ecuador, Cuba…destinos reales o potenciales de Snwoden con un denominador común, son países emblemáticos del antiimperialismo, y dan a su caso un cierto regusto de guerra fría.
Sobre todo, porque Vladimir Putin se ha comprometido a no extraditar al hombre que tanto sabe sobre el espionaje estadounidense amparándose en el derecho:

Vladimir Putin. Presidente de Rusia:
“Cualquier acusación a Rusia es un disparate. Solo podemos entregar a ciudadanos extranjeros a aquellos países con los que tenemos los correspondientes tratados de extradición de criminales. Espero que nuestros socios lo comprenderán”

La réplica de Estados Unidos es contundente. El secretario de Estado no se molesta en velar sus acusaciones:

John Kerry. Secretario de Estado estadounidense:
“Esperamos que, como nación, como país soberano, Rusia no vea interés en ponerse del lado de una persona acusada de violar la ley en otro país y que es un prófugo de la justicia según las normas internacionales de derecho “.

Los dos antiguos enemigos de la Guerra Fría mantienen relaciones cordiales de cara a la galería, pero los puntos de fricción entre las dos grandes potencias son numerosos. Como también lo son los desencuentros con Pekín. Tanto para China como para Rusia, recibir a los “traidores” que Washington califica como “enemigos de occidente” no es un gesto anodino, como subraya esta analista:

Masha Lipman. Masha Lipman, presidenta de la Sociedad del Centro Carnegie de Moscú y del Programa de las Regiones:
“Muestran a Estados Unidos que no se preocupan por las relaciones bilaterales. Hemos bajado básicamente al patrón de la Guerra Fría con el famoso “el enemigo de su Gobierno es nuestro amigo “. La Administración rusa no ha llegado tan lejos, pero no sabemos lo que está haciendo. En cualquier caso, es otro dolor de cabeza para el presidente de Estados Unidos y probablemente se alegren de ello”

Consciente de ello o no, Snowden ha desencadenado mucho más que una tempestad mediática.

Al huir a países que no son precisamente conocidos por su apoyo a la libertad de expresión pero que en cambio tienen mucho interés en desafiar la hegemonía estadounidense, el exconsultor de la NSA, la Agencia de Seguridad Nacional ha desenterrado viejos reflejos nacionalistas.

A continuación, hablamos sobre el caso de Edward Snowden con Gilles Merritt, especialista en cuestiones de defensa. Esta es la entrevista que nos ha concedido en Bruselas.

Euronews:
“Giles Merritt, es usted director del think-tank Security and Defense Agenda. Muchas gracias por dedicarnos su tiempo. En los últimos días hemos visto un duro cruce de declaraciones entre Moscú y Washington a propósito del caso Snowden. ¿Cree usted que las relaciones entre los antiguos contendientes de la guerra fría pueden congelarse de nuevo? ¿O es pura retórica?”

Giles Merritt:
“Está claro que Snowden es una patata caliente. Y los rusos están intentando manejarla sin quemarse los dedos. Pero la cuestión principal, sospecho yo, es la opinión pública. ¿Cómo se puede apaciguar un sentimiento que parece recorrer el mundo? Esa impresión de que todos nuestros correos electrónicos, nuestros mensajes de texto, todas nuestras comunicaciones están vigiladas por esos fisgones pagados por los gobiernos. Creo esa es la verdadera cuestión. Y creo además que todos los gobiernos son culpables. Así que la pregunta es ¿nos pueden asegurar que están jugando limpio?

Euronews:
“¿Qué quiere decir con juego limpio? Se refiere a una especie de garantía legal antes de espiar a alguién?”

Giles Merritt:
“Sí. Eso es lo que creo. Los romanos decían: quién guardara a los guardianes. Existe un sentimiento popular creciente de duca. Y no necesitamos que nos den todos los detalles, pero deberíamos saber si hay alguien independiente y en el que se pueda confiar que vigila a esos fisgones”

Eurojnews:
“Volvamos a Rusia, el presidente Valadimir Putin ha calificado de tontería la petición estadounidense para extraditar a Snowden. ¿Qué gana Putin utilizando unas palabras tan duras contra Estados Unidos?”

Giles Merritt:
“Lo de Putin es, hay que decirlo, puro oportunismo. Porque además está el problema de Siria y otros asuntos. Putin no es muy popular en Rusia y está actuando para la galería. Pero al mismo tiempo, creo que existe el sentimiento de que todo el mundo tiene las manos sucias. Y Estados Unidos, que ahora pesigue a Snowden y antes a otras personas, recordemos todo el caso Wikileaks, está actuando de una manera muy torpe, como si no pudiera equivocarse”.

Euronews:
“Con Snowden en el foco, ¿cree usted que habrá un cambio de política en los programas de vigilancia, sabiendo además que Snowden cuenta con un gran respaldo popular?

Giles Merritt:
“Creo que la respuesta es sí. Creo que va a haber muchas presiones y no sólo de los defensores de los derechos civiles, sino de los medios de comunicación y de la opinión pública en general. Todos ellos van a exigir más transparencia en el sistema de control, precisamente para tener la garantía de que quienes nos vigilan también están vigilados”.