Última hora

Última hora

Jesse Jackson: "Ahora somos libres, pero no somos iguales"

Leyendo ahora:

Jesse Jackson: "Ahora somos libres, pero no somos iguales"

Tamaño de texto Aa Aa

Símbolo durante décadas de la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos, el reverendo Jesse Jackson, estrecho colaborador del asesinado Martin Luther King, encarna todavía la voz de la comunidad afroamericana. Jackson que fue candidato a las primarias presidenciales del Partido Demócrata (1984, 1988) recibe a euronews al cumplirse medio siglo de la histórica Marcha sobre Washington.

Stefan Grobe, euronews:
Reverendo Jackson, muchas gracias por acompañarnos. Permítame empezar con una pregunta presonal. ¿Cuáles son sus recuerdos de aquel 28 de agosto de 1963?¿Cómo fue ese día?

Jesse Jackson, activista por los derechos civiles:
“Recuerdo haber llegado aquí en aquel día de 1963, tras salir de la cárcel en Greensboro, en Carolina del Norte, por intentar utilizar los servicios públicos. Y eso me provocaba ansiedad, temor y esperanza. Ansiedad porque teníamos que ir a Washington y regresar. Miedo porque si conducías un coche y cruzabas la demarcación del Estado con una matrícula diferente, te podía pasar cualquier cosa. Megdar Evers había sido asesinado el 12 de junio, el rastro de su sangre todavía se respiraba en el ambiente. Washington estaba prácticamente cerrada a cal y canto. El Gobierno decía que podía haber incidentes al tiempo que nombraba al alcalde de la Capital Federal. Por primera vez desde los tiempos de la Ley Seca cerraron todas las tiendas de venta de alcohol. Todos los policías trabajaron durante 18 horas seguidas y fueron movilizados los soldados de las cinco bases de la zona. Este lugar estaba blindado. Y, sin embargo, pese a ello, surgió ese brote de esta flor maravillosa, de gente, blancos y negros, alzándose juntos, cantando juntos, dándose ánimos unos a otros, nuestro deseo de libertad y de dignidad era mayor que la resistencia a darnos nuestros derechos”.

euronews:
Cincuenta años después ¿qué hay del sueño americano del que habló del doctor King?

Jesse Jackson:
“El sueño nunca fue algo inamovible. El sueño, en 1964, era terminar con la humillación. Me refiero a que los soldados negros tenían que sentarse detrás de los prisioneros de guerra nazis. El sueño era acabar con la falta de dignidad. Uno no podía pararse en un hotel ni en un motel, no podía comer en un restaurante público, ese era el sueño. Al año siguiente el sueño fueron las leyes para que eso fuera ilegal. Al siguiente, el derecho de voto… después la libertad de residencia. El sueño era la campaña de la justicia e igualdad para los pobres, acabar la Guerra de Vietnam. Ahora somos libres pero no somos iguales. A nivel legal la segregación prácticamente no existe pero las diferencias han aumentado”.

euronews:
¿Cómo son actualmente las relaciones interraciales en Estados Unidos? Tenemos la polémica sobre las leyes para la identificación de los votantes, la tragedia de Trayvon Martin, el debate sobre las detenciones y registros con cierto perfil racial en la ciudad de Nueva York. ¿Hay riesgo de una vuelta al pasado?

Jesse Jackson:
“En muchos sentidos. Trayvon Martin fue asesinado, un inocente. Durante el último año han muerto asesinados 136 negros a manos de algún ‘sheriff’, de algún ayudante o de algún vigilante, 136 no uno solamente! De los dos millones y medio de estadounidenses en prisión, más de 54 por ciento son afroamericanos. Vemos que el trabajo en prisión aumenta, que la factura por las llamadas telefónicas en la cárcel alcanza los 1.500 millones de dólares al año (más de 1.100 millones de euros), que hay compañías que cotizan en bolsa que poseen prisiones como negocio, tenemos las detenciones a la espera de juicio, gente encarcelada que espera hasta cinco años para la vista, peor que en Guantánamo, algo nada halagüeño. Con franqueza, creo que en el país hay sentimientos encontrados. Entre los grandes logros, la victoria del presidente Barack Obama, él es la joya de la corona de nuestros 54 años de lucha. Aunque, por otra parte, está en el punto de mira, que si no es cristiano, que si no es estadounidense, en este momento todas estas cosas repugnantes suponen un desafío para nuestra grandeza”.

euronews:
Mucha gente afirma que las relaciones interraciales son buenas porque en la Casa Blanca hay un presidente negro. La victoria de Obama ¿fue un síntoma de normalidad política o sólo un accidente de la historia?

Jesse Jackson:
“Bien, se trata de un logro histórico, sin duda, porque se produjo una combinación de las fuerzas del bien que ha ido más allá. Muchos americanos dejaron a un lado el tema de la raza y optaron por la persona más preparada. El voto nos hizo sentirnos bien con nosotros mismos. Pero hay otro elemento que nos amenaza aunque no tendría por qué. El Sur no debería sentirse amenazado por nuestros avances. Los derechos civiles han hecho del nuevo Sur un territorio próspero. Me refiero a que no habría el mismo nivel de inversiones de Honda, Mitsubishi o Toyota y todas han invertido en el Sur, clubes deportivos profesionales, los Juegos Olímpicos en el Sur (Atlanta, 1996). El nuevo Sur ha renacido gracias a los derechos civiles. Y aquí está la ironía de que quienes más se beneficiarían llegan a ser a menudo quienes se sienten más amenazados”.

euronews:
Vayamos más allá de Obama. La comunidad afroamericana ¿tiene un mayor poder?¿Habrá otros Obamas en el futuro?

Jesse Jackson:
“Bien, veremos más mujeres, más gente de color que se atreve con el sueño, y que pueden hacerlo muy bien. Me acuerdo del 88, cuando el presidente Barack Obama era un estudiante, y vio el debate me dijo y se dijo a sí mismo, podemos hacerlo. Así que las semillas que plantas, uno no sabe nunca cuando van a brotar, cuando van a crecer. Hay mujeres cualificadas, hispanos y negros, no hay una falta de gente preparada para ser presidente de los Estados Unidos. Y pienso que hay un buen número de personas que pueden soñar con ello. Y si uno sueña, puede hacer que suceda”.

euronews:
Finalmente, ¿cuál es su mayor preocupación?¿qué le hace pasar las noches en vela?

Jackson:
“Bien, estoy preplejo por nuestra inclinación a la guerra, por la extrema concentración de la riqueza, la pérdida de la clase media por culpa de nuestro desequilibrio económico y por el aumento de la pobreza. La pobreza en nuestro país está alcanzando proporciones muy peligrosas. Demasiado odio, demasiada pobreza. De hecho, nosotros debemos soñar, vivir más allá de nuestros problemas diarios y cambiar nuestras prioridades”.

euronews:
Reverendo Jackson, una conversación fascinante, muchas gracias.