Última hora

Última hora

G20: ¿hacia un enfrentamiento anunciado?

Leyendo ahora:

G20: ¿hacia un enfrentamiento anunciado?

Tamaño de texto Aa Aa

Cinco años después de su creación tras la crisis financiera de 2008, el G20 desembarca en San Petersburgo con una agenda igual de cargada por la economía y el paro, pero en la que también figura Siria.

La crisis siria no ha dejado de cavar el foso entre Estados Unidos y Rusia, ya que Moscú es el principal aliado de Bachar al Asad y tiene derecho a veto en la ONU. El caso Snowden ya había tensado considerablemente las relaciones entre

Vladimir Putin y Barack Obama. Este último anuló la cumbre bilateral en Moscú con su homólogo ruso prevista para la víspera del G-20.
El miércoles, el presidente Putin aseguró que esa cancelación no era una “catástrofe” y negó tener un mal contacto personal con el presidente Obama.

Vladimir Putin. Presidente de Rusia: “El presidente Obama no fue elegido por el pueblo estadounidense para complacer a Rusia. Y este, su humilde servidor, no ha sido elegido por el pueblo de Rusia para complacer a nadie tampoco. Colaboramos, discutimos sobre algunos temas. Somos humanos. A veces uno de nosotros se enfada. Pero me gustaría reiterar que los intereses globales mutuos forman una buena base para hallar una solución conjunta a nuestros problemas.”

Siria también ensombreció la atmósfera del G8 en Irlanda del Norte el pasado junio. El apoyo de Hizbulá al régimen sirio llevó a Washington a anunciar su apoyo militar a los rebeldes. Tras dos horas de reunión, Obama y Putin comparecieron ante la prensa internacional visiblemente tensos y sin ocultar sus diferencias.

Y sin embargo, el primer mandato de Obama arrancó marcado por la voluntad de impulsar las relaciones con Moscú tras la era Bush dándole al “reset”.

Hillary Clinton. Exsecretaria de Estado estadounidense:
“Hemos trabajado mucho para dar con la palabra rusa ¿está bien?

Sergei Lavrov. Ministro de Exteriores de Rusia:
“No, se han equivocado. Debería ser ‘peresagrouska’ y aquí está escrito ‘peregrouska’ que significa “sobrecarga”.

Andrei Belkevich. euronews:
La reunión del G-20 en San Petersburgo que tendrá lugar este Jueves, debería haber sido precedida por una mini-cumbre entre Rusia y Estados Unidos en Moscú. .

Para Vladimir Putin y Barack Obama habría sido la ocasión de abordar diversos problemas sobre la seguridad mundial, especialmente, la crisis en Siria, pero el presidente estadounidense canceló la cita a mediados de agosto después de que Rusia decidiera conceder asilo a Edward Snowden, ex colaborador de los servicios de inteligencia de Estados Unidos.

¿Cuál es el estado actual de las relaciones ruso-estadounidenses? Fyodor Lukyanov, redactor jefe de la revista “Rusia en política global”
nos responde a ésta y a otras preguntas.

La mayoría de los analistas coinciden en que el caso Snowden no es la causa de la anulación de la visita y del nuevo enfriamineto de las relaciones entre Moscú y Washington, sino que se trató más bien de un pretexto. ¿cuál es la verdadera causa de ese alejamiento para usted?

Fiodor Loukianov. Analista político y redactor jefe de “Rusia enpolítica global”: Yo creo que de no haber sido por Snowden, Obama habría ido a Moscú, pero de todas formas, el problema principal habría surgido igualmente. Ese problema es que Putin y Obama no tienen asuntos de los que hablar seriamente. Por supuesto, hay problemas en curso, crisis, especialmente la que se vive en estos momentos en Oriente Medio, pero eso es rutina política, aunque esas crisis sean así de fuertes e intensas.

Pero de lo que subyace en esas relaciones bilaterales, asuntos estratégicos, como la reducción del armamento, no se habla, porque Rusia no quiere hacerlo. Rusia está satisfecha con la situación actual. De la democracia y los derechos humanos, que también están siempre en el orden del día, incluso desde la era soviética, es inútil hablar, porque las posiciones son radicalmente diferentes. Y si se examinan detenidamente los programas conjuntos, no queda casi ninguno.

Andrei Belkevich. euronews
Dice que Rusia y Estados Unidos ya no tienen prácticamente programas conjuntos. Y probablemente, en un futuro próximo, la situación no va a cambiar. Pero tal vez eso no sea necesariamente negativo, ¿cree que eso permitirá que se construyan las relaciones bilaterales sin grandes dramas, sin grandes ofensas de forma que se puedan resolver los problemas cotidianos paso a paso?

Fiodor Loukianov:
Sería posible si la situación en el mundo fuera tranquila, predecible y controlable. De ser así, podríamos tomar un descanso y abordar serenamente los problemas técnicos y esperar el momento adecuado para una nueva conversación sobre los problemas de fondo. Pero vivimos en un planeta donde casi todos los días sucede algo que transforma nuestra visión del mundo. Lo que ayer parecía evidente hoy parece incorrecto. En una situación así, un periodo de calma entre Moscú y Washington, lamentablemente no es posible. Y lo estamos viendo claramente ahora en Oriente Medio.

euronews:
Durante la próxima cumbre del G20 en St. Petersburgo ¿se podrá dar un poco marcha atrás para reducir el nivel de recriminaciones mútuas entre Moscú y Washington, o cree más bien que la situación empeorará aún más?

Fiodor Loukianov:
Creo que el principal problema de las relaciones ruso-estadounidenses no se resolverá así como así en el G-20. Y este problema no tiene nada que ver con el hecho de que las relaciones sean malas.
Actualmente asistimos a un alejamiento progresivo pero constante entre Rusia y EE.UU. Es como dos socios que están cara a cara en un ring de boxeo, pero que se niegan a pelear. Para ellos, el combate, y hasta el diálogo son inútiles. Y me temo que eso no cambiará ni en la cumbre de San Petersburgo ni en un futuro cercano. En Rusia cada vez se dice más que Estados Unidos convierte problemas menores, problemas locales en problemas mundiales, como si los estadounidenses quisieran asegurarse de que todo el mundo se verá afectado por sus problemas.

euronews:
Fiodor Loukianov , redactor jefe de la revista “Rusia en política global”, muchas gracias por sus aclaraciones.