Última hora

Última hora

Mycola Azarov: "Decidimos no firmar el Acuerdo con la UE cuando vimos que no obtendríamos ayuda de ninguna parte"

Leyendo ahora:

Mycola Azarov: "Decidimos no firmar el Acuerdo con la UE cuando vimos que no obtendríamos ayuda de ninguna parte"

Tamaño de texto Aa Aa

Querían formar parte del club europeo y dar la espalda al paternalismo ruso. Los ucranianos proeuropeos, profundamente decepcionados, tienen la intención de seguir manifestándose contra el frenazo que su Gobierno ha dado al acercamiento con la UE. No aceptan el argumento económico, porque consideran que la apertura a Europa representaría el acceso sin contrapisas a un mercado de 500 millones de consumidores. El Acuerdo de Asociación entre Kiev y Bruselas era la condición sine qua non para la apertura de verdaderas negociaciones para la adhesión de Ucrania a la Unión Europea.

Pero pese a este tropiezo, el proceso de ampliación de Europa hacia el Este no ha terminado…

La reciente adhesión de Croacia, vigesimooctavo Estado Miembro desde este verano, pone de manifiesto que pese a una profunda crisis financiera y de identidad, la brujula de Bruselas sigue apuntando hacia el Este.

Un camino que comenzó en 2004, con la llegada de 10 nuevos Estados Miembros en el mayor movimiento de ampliación desde la creación de la Unión.

Dos están en el Sur, 8 son exrepúblicas soviéticas o antiguos miembros del Pacto de Varsovia.

Tres años después, dos otros exmiembros del bloque del Este firman antes de la llegada de Croacia este año.

Pero también el camino del futuro parece conducir mayoritariamente al Este

Entre los cinco países con candidaturas reconocidas, tres son de los Balcanes (República de Macedonia, Montenegro y Serbia), y otros tres son candidatos potenciales (Albania, Bosnia Herzegovina y Kosovo).

38 años después de su creación, la Unión reagrupaba 15 miembros. En nueve años, han entrado otros 13. Una ampliación ultrarápida, demasiado según algunas voces que critican que los beneficios económicos para la Unión no son siempre visibles, pero que refleja la voluntad política de tener en su esfera de influencia a países potencialmente inestables en la frontera de sus fronteras.

El primer ministro ucraniano, Mycola Azarov, ha hablado en exclusiva con euronews sobre el plantón de su Gobierno a la UE.

Sergio Cantone. euronews:
¿Está sorprendido por la reacción de los ucranianos que están protestando contra la decisión de su Ejecutivo de no firmar el acuerdo de Asociación con la Unión Europea?

Mykola Azarov. Primer ministro ucraniano:
Claro que no estoy sorprendido, porque durante los tres últimos años y medio, tanto el Presidente como nuestro Gobierno hemos promovido activamente esta idea de acuerdo con la UE en la sociedad ucraniana.

Fue nuestro Gobierno el que redactó el borrador del acuerdo y constantemente, explicamos a nuestro pueblo por qué lo estábamos haciendo. Por tanto me parece bastante normal que cuando hicimos nuestro anuncio, un número significativo de gente se echara a la calle pidiendo la continuación del proceso. La participación activa de nuestro pueblo prueba de nuevo que en general, nuestras políticas sobre la integración con la UE eran correctas.

euronews:
¿Podría por lo menos explicarnos por qué su Gobierno tomó en el último minuto la decisión de no firmar el acuerdo?

Mykola Azarov:
Le voy a responder con un proverbio: mejor tarde que nunca. Tomamos la decisión cuando quedó claro que no obtendríamos ayuda de ninguna parte. Ese fue el momento de tomar decisiones duras. De otra forma ya sabe lo que habría sucedido. Ya conoce las previsiones de las agencias de calificación con respecto a Ucrania. No voy a entrar en esto de nuevo, pero tratamos de retrasar la decisión hasta muy tarde. Teníamos la esperanza de encontrar una solución, encontrar compensaciones financieras. Tomamos la decisión cuando se hizo evidente que no hay compensaciones.

euronews:
¿Acaso Rusia ha ofrecido a Ucrania una reducción del precio del gas que Ucrania le compra? porque eso posibilitaría al FMI conceder a Ucrania los créditos que necesita sin tener que aumentar los precios del gas al consumidor ucraniano.

Mykola Azarov:
Es un asunto peliagudo, porque si Rusia acepta la reducción de los precios del gas, perdería miles de millones de dólares que nosotros nos ahorraríamos. También es difícil porque el contrato es tan draconiano para nosotros y tan beneficioso para Rusia, que nos resulta difícil cumplir con los términos legales del contrato. Pero siempre he sido una persona optimista y digo a nuestros socios rusos que este contrato empeora nuestra economía, y no sólo eso: también deteriora las relaciones bilaterales y nos lleva a reducir las importaciones de gas. Ya importamos casi la mitad. Por tanto, les digo este contrato es malo para Rusia y para Ucrania y hay que revisarlo.

euronews:
Está culpando al FMI, pero ¿Cómo piensa que la UE puede influir en esta organización internacional que es una organización financiera mundial?

Mykola Azarov:
El Fondo Monetario Internacional es una organización financiera internacional gobernada por un consejo de directores que representa a los líderes del “Viejo Mundo”, hay representantes de Francia, Alemania, Gran Bretaña y de Estados Unidos.

Si todos ellos se hubieran puesto de acuerdo dentro del FMI, habrían retirado esa exigencia que consiste en que aumentemos el precio del gas a nuestros consumidores que económicamente no es razonable.