Última hora

Última hora

Al Qaeda consiguió más de 75 millones de euros en tres años gracias a los secuestros

Leyendo ahora:

Al Qaeda consiguió más de 75 millones de euros en tres años gracias a los secuestros

Tamaño de texto Aa Aa

Que el secuestro de civiles, sobre todo ciudadanos de países occidentales, es una de las principales fuentes de financiación del terrorismo islamista no es ninguna novedad. Sin embargo, el montante de los rescates pagados por diferentes gobiernos, y por las empresas privadas que intervienen en las negociaciones para su liberación alcanzan proporciones mayúsculas.

Según se puso de manifiesto el lunes en la reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (UN), los grupos teroristas vinculados a Al Qaeda obtuvieron en poco más de tras años ingresos de al menos 105 millones de dólares —76 millones de euros— gracias a los rescates, de acuerdo con los datos facilitados por el embajador británico, Mark Lyall Grant.

Estados Unidos estima que los militantes islamistas, incluyendo la rama de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), consiguieron durante la última década unos 120 millones de dólares —87 millones de euros—. La embajadora estadounidense, Samantha Power, fue tajante en su intervención “cada rescate pagado a una organización terrorista es un estímulo para futuros secuestros”.

El mismo Consejo de Seguridad aprobó en 2001 una resolución para penalizar las diversas formas de financiación de estas organizaciones criminales. También durante la cumbre del G8 —Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Canadá, Alemania, Francia, Italia y Japón— en junio de 2013, se acordó continuar desarrollando la lucha antiterrorista.

Sin embargo, algunos gobiernos continuaron pagando por la liberación de sus nacionales. Pese a que François Hollande dijo públicamente que París había terminado con el pago de rescates, Francia sigue bajo sospecha. El año pasado, el Gobierno galo restó importancia a las manifestaciones de una exdiplomática estadounidense que dijo en febrero de 2013 que Francia pagó en vano 17 millones de dólares —12 millones de euros— por el rescate de varios rehenes, secuestrados en 2010 en Níger.

Esta situación ha llevado al Consejo de Seguridad a aprobar por unanimidad una nueva resolución, a propuesta del Reino Unido, para acabar con el dinero fácil destinado a los terroristas. Unos pagos que sólo consiguen fomentar nuevos secuestros por parte, tanto de los grupos islamistas como de las organizaciones extermistas radicales.

El problema de fondo es que esta resolución no es vinculante.