Última hora

Última hora

Hungría: Orbán pierde terreno pero conserva su mayoría cualificada en el Parlamento

Leyendo ahora:

Hungría: Orbán pierde terreno pero conserva su mayoría cualificada en el Parlamento

Tamaño de texto Aa Aa

Como vaticinaban los sondeos, los conservadores nacionalistas se han impuesto por un amplio margen en Hungría.

Aunque el gubernamental Fidesz ha perdido mucho terreno con respecto a los anteriores comicios, el primer ministro saliente, Viktor Orbán, retiene su mayoría cualificada de dos tercios en el Parlamento.

Viktor Orban. Primer ministro de Hungría:
“Esta no ha sido una victoria cualquiera. Hemos logrado un triunfo contundente, cuyo alcance todavía no podemos comprender plenamente esta noche”.

Con ocho puntos porcentuales menos que en 2010, el Fidesz podrá seguir adoptando leyes de rango constitucional sin tener que negociar con la oposición. Para el bloque opositor de la izquierda, es una situación anómala favorecida por los cambios en la ley electoral decididos en 2012 por el Ejecutivo de Orbán.

Efectivamente, el nuevo sistema electoral, que contempla una sola vuelta y una reducción del número de diputados, 199 en vez de 368, ha influido en el resultado de los votos, sobre todo debido a la nueva composición de las circunscripciones que ha diluido el voto de la izquierda.
Fidesz obtuvo más votos en 2002 y en 2006, años en los que el partido perdió, que este año que ha ganado.
Y sobre todo, muchos menos que en las elecciones de 2010, sin que eso le prive de su mayoría parlamentaria.

Destacable también el ascenso del partido de extrema derecha Jobbik, que en algunas circunscripciones se ha colocado incluso por delante del bloque de izquierda.

Un avance muy sorprendente para la formación que logró sus primeros escaños hace solo cuatro años y que durante la campaña ha intentado normalizar la imagen del partido acusado de antisemitismo y xenofobia. Del 17% en 2010, Jobbik ha pasado a tener más del 20% de los apoyos.
Su líder, Gabor Vona, que reivindica el estatus de partido radical nacionalista más fuerte de la Unión Europea, piensa repetir éxito electoral en las elecciones europeas previstas para de mayo.

El auge de Jobbik obedece en parte a la debilidad de la oposición de izquierda. Unida en una plataforma electoral de conveniencia, la coalición liderada por el socialista Attila Mesterhazy se ha visto lastrada por varios escándalos y por su incapacidad de ofrecer a los húngaros una alternativa convincente.

En los próximos días vamos a saber si Fidesz logrará mantener su mayoría de dos tercios en el Parlamento. Todavía hay algunas circunscripciones demasiado disputadas para saberlo y algunos votos por contar que vienen del extranjero.

No importa cuál sea el resultado final, es seguro que el Fidesz ha logrado obtener con la nueva ley electoral cerca de dos tercios de los escaños con sólo el 44,5% de los votos.

Peter Krekó está en nuestro estudio de Budapest. ¿Cuál es su opinión de que la nueva ley electoral? ¿De ahora en adelante será un camino de rosas para el Fidesz o el nuevo sistema es un arma de doble filo?

Peter Krekó, analista:
En general podemos decir que el nuevo sistema electoral creado por Fidesz funciona muy bien para ellos. Con una mayoría relativa se las arreglaron para conseguir los dos tercios o cerca de dos tercios de la mayoría. Yo no creo que tengan ningún problema con esto en un futuro cercano.

euronews:
La mayor sorpresa de la elección fue el 20% del partido de extrema derecha Jobbik, aunque parecían no estar muy contentos con este resultado. ¿Qué esperaban? ¿Tienen más votantes potenciales?

Peter Krekó:
Era bastante extraño ver el estado de ánimo en las sedes del partido, ya que el 20% es un muy buen resultado para ellos, cuatro por ciento más de lo que recibieron en la anterior. Lo mejor para ellos es que esto les puede ayudar a movilizar seguidores para la elección al Parlamento Europeo en mayo, así que creo que van a conseguir más apoyo, pueden obtener hasta un 25%.

euronews:
Víktor Orbán , en su discurso de triunfo, dijo ayer que los húngaros votaron para permanecer en la UE, pero que necesitan un Gobierno nacional fuerte. ¿Qué quiso decir con eso? ¿Es el comienzo de su campaña europea?

Peter Krekó:
Sí, este es definitivamente el principio. Tiene el tener en cuenta que el partido Fidesz es euroescéptico suave: critica mucho a la UE, pero al que le gustaría quedarse en su interior. Por otro lado Jobbik hasta ahora quería salir de la Unión, si bien podría cambiar un poco de retórica, ya que la mayoría de sus nuevos seguidores no admitirían una salida completa.

euronews:
¿Qué podemos esperar en los próximos cuatro años? El resultado es una fuerte señal a Víktor Orbán para continúe con su nada ortodoxa política económica. ¿Cree usted que el gobierno tiene margen para más recortes de la factura de la luz e impuestos adicionales con que gravar a las multinacionales?

Peter Krekó:
El mayor problema para el Gobierno es que las expectativas son muy altas después de los muy populares recortes en la factura eléctrica y que podría no ser capaz de cumplir.
La cuestión más importante es si esta política económica poco ortodoxa atraerá inversiones tras cuatro años de decisiones ad hoc y un entorno económico de inseguridad jurídica con los impuestos extra a los bancos y multinacionales.

Podemos esperar una estancación de la economía en los próximos años y esto no es bueno para mantener la popularidad.