Última hora

Última hora

Yulia Timoshenko: "La cuenta atrás para el final del régimen de Putin ha comenzado"

Leyendo ahora:

Yulia Timoshenko: "La cuenta atrás para el final del régimen de Putin ha comenzado"

Tamaño de texto Aa Aa

Yulia Timoshenko se presentará como candidata a las presidenciales ucranianas del próximo 25 de mayo. Su rival Petro Poroshenko está por delante en las encuestas. Timoshenko fue el símbolo de la Revolución Naranja y la primera ministra entre 2007 y 2010. Tras tres años en prisión, fue liberada justo después de la caída de Víktor Yanukóvich. La campaña electoral la está llevando a todos los rincones del país para intentar conseguir votos en el sudeste del territorio y buscar un consenso entre los nacionalistas. Se trata de un juego político, sobre todo considerando la brecha existente entre los dos electorados.

Euronews: Bienvenida a Euronews. La situación en Ucrania es particularmente difícil, hay una enorme tensión con Rusia, una amenaza de guerra, al menos de guerra civil. ¿Qué piensa sobre las últimas declaraciones de Moscú, especialmente las del Kremlin, sobre la situación en su país?

Yulia Timoshenko: La guerra civil en Ucrania no es posible porque en el este y en el sur del país no apoyan esta agresión de Putin. Solo el 18% de la gente en el este y en el sur considera que Donetsk, Lugansk y Járkov se deben separar de Ucrania y unirse a Rusia. Es un porcentaje muy pequeño, casi nada. Así que no hay separación ni guerra civil, hay una guerra de facto no declarada financiada por Putin contra Ucrania, y hay que frenarla inmediatamente. .

E: ¿Cree que todos los países de la Unión Europa están preparados para ir contra Rusia?. Porque una parte importante de estos países tienen en realidad una excelente relación con Moscú y en particular algunos líderes europeos con Putin. Así que ¿cree que la Unión Europea estaría preparada para hacer esto, para dar este paso contra Rusia?

Y.T.:Creo que el mundo ha estado teniendo esta percepción, que en el territorio de la Federación Rusa se ha creado un Gobierno autoritario, se ha generado una economía cerrada y se están desarrollando procesos dañinos. El mundo ha pensado cómo normalizar la situación. El propio Putin le dio al mundo la posibilidad de destruir el régimen que existe en Rusia y que amenaza la paz mundial. Crimea y Ucrania son una trampa para Putin y ha caído en ella y creo que la cuenta atrás para el final de su régimen ha comenzado. .

E: Hablemos de las presidenciales. Las encuestas muestran que, aunque sus resultados mejoran, Poroshenko está por delante. ¿No cree que si se pospusiera la fecha de las elecciones sería una buena solución para usted ya que tendría la posibilidad de obtener un mejor resultado?

Y.T.: Estoy totalmente en contra de posponer la fecha de las presidenciales a otra que no sea el 25 de mayo. Pase lo que pase, las elecciones se deben celebrar porque para el país es muy importante tener un presidente electo legítimo. Creo que será un gran factor estabilizador para Ucrania y un factor importante para frenar la crisis económica. Estoy segura de que el nuevo presidente actuará firme y consistentemente y será capaz de cambiar muchas cosas. Esa es la forma en la que voy a actuar.

E: Recuerdo cuando salió en Maidán tras su liberación. ¿Esperaba un resultado así y una crisis política y, permítame usar la palabra, geopolítica con Rusia?

Y.T.: No podía esperar un giro así porque en 23 años de independencia nadie podría haber imaginado que Rusia comenzaría una guerra contra Ucrania. Pero la revolución, de hecho, ha triunfado y la revolución le ha dado una independencia real y una libertad real. Putin no podía aceptar esta revolución. Se ha acostumbrado a que a través de la ‘quinta columna’ dependiente de él en un Gobierno de un país, él básicamente estaba llevando a cabo su política y tenía planes de incrementar su imperio a costa de Ucrania. La revolución ha acabado con sus planes.

E: Hay un enorme problema en este país, la representación democrática y social de la región este del territorio. Como el Partido de las Regiones era un partido, Yanukóvich era la expresión de este partido y estas regiones. Pero sin Yanukóvich y con el Partido de las Regiones, que se ha convertido en algo así como un hombre de paja, el problema persiste…

Y.T.: Es cierto lo que dice de que los ucranianos en el este y el sur sienten de alguna manera una falta de atención. Hoy no tienen esos políticos de los que podían depender. Es por lo que en las últimas semanas he pasado todo mi tiempo en las regiones del este, en Donetsk, en Lugansk, también cerca de los edificios bloqueados para, en primer lugar, escuchar a los ucranianos del este, para entender cuáles son sus mensajes para el Gobierno ucraniano, quiero entender qué esperan conseguir, qué apoyos del nuevo Gobierno. Y estamos preparados para darles ese apoyo. Creo que este es uno de los temas principales y le he dedicado mucho tiempo, a pesar de que la campaña electoral ya está en marcha. Creo que el momento ha llegado, como dijo uno de los grandes presidentes de la historia (Nelson Mandela), para curar las heridas del país, para unirle y no para luchar contra el otro, sino para entenderle. Para el entendimiento y acercarse al otro, esta es la manera de volver a la paz.

E: Usted fue una de las protagonistas de la Revolución Naranja. ¿Podría hacer una comparación para nuestros espectadores que no son necesariamente ucranianos, sino también de otros países, e intentar explicar cuál es la diferencia entre la Revolución Naranja y el Maidán?

Y.T.: La Revolución Naranja nació, en parte, para apoyar a un candidato presidencial, Víctor Yúschenko. Así que había una revolución conducida por políticos y ganada por la gente. Esta revolución es totalmente diferente. Esta revolución de la dignidad ha ocurrido sin el apoyo de la política. Ha sido una revolución de líderes de la sociedad civil y aquellos que les siguieron, ha sido una revolución de todos los ucranianos que querían libertad.