Última hora

Última hora

Las dudas de Merkel obstaculizan el camino de Juncker hacia la presidencia de la Comisión Europea

Leyendo ahora:

Las dudas de Merkel obstaculizan el camino de Juncker hacia la presidencia de la Comisión Europea

Tamaño de texto Aa Aa

Jean-Claude Juncker tiene el enemigo en casa. El candidato del Partido Popular Europeo para sustituir a José Manuel Durao Barroso al frente del ejecutivo comunitario no cuenta con el respaldo de todos sus correligionarios. Las dudas de Angela Merkel, que siempre pone un “pero” a sus muestras de apoyo al político luxemburgués, han abierto la carrera por la presidencia de la comisión europea a otros aspirantes de su grupo.

- “Como miembro del PPE apoyo a Jean-Claude Juncker. Es nuestro candidato y no lo he olvidado”, decía Merkel. “Pero también tengo que respetar el Tratado”, apostillaba para señalar que el Tratado de Lisboa establece que los 28 jefes de Estado y de Gobierno deben acordar un candidato por una “mayoría cualificada”, y que este debe ser aprobado por el Parlamento por mayoría.

Entre los líderes conservadores que reniegan de Juncker, al que ven como un viejo federalista europeo, se encuentran el primer ministro británico, David Cameron, o los dirigentes de países como Suecia, Holanda o Finlandia.

¿Será Juncker o Schulz? ¿O un candidato sorpresa? Tras las elecciones europeas el candidato del partido más votado sería el próximo presidente de la Comisión.

Eso es lo que se le dijo a los votantes. El conservador Partido Popular Europeo es el más fuerte. Su candidato y por lo tanto el de Merkel es el expresidente del Eurogrupo Jean-Claude Juncker.

Pero la partida acaba de empezar. Ahora los jefes de Gobierno deben negociar los nombramientos. Hablamos con Nikolaus Blome, uno de los redactores jefe del semanario “Der Spiegel” desde Berlín.

Señor Blome, con el Parlamento Europeo apoyándole: ¿qué obstáculos tiene en su camino Juncker?

Nikolaus Blome, chief editor, Der Spiegel: La segunda institución de la estructura europea se interpone en su camino. Por un lado tenemos el Parlamento y en el otro 28, también legítimamente elegidos jefes de Estado y Gobierno y que tienen derecho opinar.
Ambas instituciones tienen que estar de acuerdo. Y los jefes de Estado y Gobierno quieren tiempo adicional por razones poco claras.

Büring: Durante la campaña los conservadores alemanes se concentraron en la canciller Angela Merkel. De Juncker ni palabra. En cambio el socialista Martin Schulz aparecía en los carteles de campaña. ¿Por qué está Merkel contra Juncker?

Blome: Ambos se conocen desde hace mucho tiempo. Juncker ha tenido cargos en Europa durante treinta años, en tanto que primer ministro de Luxemburgo durante gran parte de ese tiempo.
Ningún otro jefe de Estado o de Gobierno lleva tanto tiempo en el puesto como Angela Merkel. Ambos se conocen muy bien y han chocado en varias ocasiones.
Y desde el principio ella no estaba convencida de designar un cabeza de lista, porque lo que sospechaba que pasaría ha pasado: que la carrera entre los dos candidatos presionaría a los jefes de Estado y de Gobierno y limitraría sus opciones. Y eso es algo que a Merkel no le gusta nada.

Büring: ¿Cuál es el peso de Angela Merkel en Bruselas? ¿Seguirá llevando la batuta en Europa?

Blome: Ya veremos, pero creo que tiene más peso que nunca en Europa ya que otros jefes de Estado y de Gobierno como David Cameron y François Hollande han perdido mucho terreno en estas elecciones. Otros partidos, especialmente los euroescépticos, han tomado ventaja; es el caso del Frente Nacional en Francia y del UKIP en Gran Bretaña, lo que debilita a ambos. Paradójicamente ahora será más difícil todavía hallar un compromiso.

Büring: Si eligen a un tercer candidato ¿no sería traicionar al votante? ¿Una prueba más de que en Bruselas las decisiones se toman entre bambalinas?

Blome: Es como una partida de póker, una lucha de poder entre dos instituciones democráticamente legítimas. Básicamente no es malo. Ocurre también entre la cámara alta y la cámara baja del Parlamento alemán. Pero en este caso se complicaría si se hace caso omiso de la voluntad de los electores.
Todos deben pensarlo muy muy bien. Y puedes apostar a que si los Gobiernos eligen a un tercer candidato y lo presentan para ser refrendado por el Parlamento, donde tiene que tener mayoría, sea quien sea, será rechazado.

Büring: ¿Cuál es su predicción? ¿Quién será el próximo presidente de la Comisión Europea?

Blome: Creo que al final Jean-Claude Juncker. Tendrán que encontrar un compromiso para equilibrar los intereses de los 28 a cambio del nombramiento del vicepresidente de la Comisión, que también se encarga de la política exterior, o el presidente del Consejo Europeo. De momento es Herman van Rompuy, que tendrá que ser reemplazado.
Al final habrá que encontrar un acuerdo. Pero en cuanto la presidencia y Juncker, no creo que haya margen de negociación con el Parlamento Europeo.

Büring: Gracias Nikolaus Blome, uno de los redactores jefe de “Der Spiegel”.

Blome: Gracias