Última hora

Última hora

Douste-Blazy: "Hemos demostrado que se puede cambiar el mundo con una microscópica contribución de solidaridad"

Leyendo ahora:

Douste-Blazy: "Hemos demostrado que se puede cambiar el mundo con una microscópica contribución de solidaridad"

Tamaño de texto Aa Aa

Faltan tan sólo unos meses para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU. Para el presidente de la UNITAID es una carrera contrarreloj. Esta organización de desarrollo está a la vanguardia de la financiación innovadora, en particular en la lucha contra la malaria, la tuberculosis y el SIDA. Philippe Douste-Blazy, exministro del gobierno francés y presidente de la UNITAID trabaja sin descanso. Es el invitado de este The Global Conversation. Gracias por estar con nosotros.

Philippe Douste-Blazy, Presidente de UNITAID

*Philippe Douste-Blazy es un pionero en soluciones innovadoras de financiación para cubrir el déficit cada vez mayor en la ayuda al desarrollo. Desempeñó un papel fundamental en la creación de un impuesto solidario sobre los billetes de avión: se cobra un euro por cada billete de clase económica que es destinada a la UNITAID, para financiar su trabajo.

*La UNITAID fue creada en 2006 por los gobiernos de Brasil, Chile, Francia, Noruega y Reino Unido para mejorar el acceso a medicamentos en los países en desarrollo. Ofrece una financiación sostenible para aumentar la disponibilidad de medicamentos a precios accesibles y diagnósticos para el SIDA, la tuberculosis o la malaria.

*Antes de ingresar en la UNITAID, Philippe Douste-Blazy ejerció la medicina, como cardiólogo. Pronto entró en la política francesa y, entre 1993 y 2007, ocupó distintos cargos. Fue ministro de Salud, así como de Cultura, Comunicación y Asuntos Exteriores.


Philippe Douste-Blazy: Gracias por su invitación

Isabelle Kumar, euronews: He mencionado el SIDA. Su erradicación forma parte de los Objetivos del Milenio. Pero es raro, porque casi nadie habla ya de esta enfermedad. ¿Por qué?

Philippe Douste-Blazy: El SIDA es una enfermedad de la pobreza y, si me lo permite, voy a explicarle lo que estamos haciendo; queremos erradicar la pobreza extrema, que no hace más que aumentar en el mundo actual. Pero, ¿cómo encontrar la forma de ayudar a los más pobres?¿Con qué dinero, cuando la mayor parte de los países denominados ricos están más o menos en quiebra? ¿Cómo pedir a un diputado griego, italiano, español, francés, incluso a un estadounidense que dé más dinero? Así que inventamos una cosa: la llamada financiación innovadora. Se trata de una pequeña, microscópica e indolora contribución. Un euro por vuelo, por ejemplo, que se dona a una organización llamada UNITAID.

Euronews: Aunque es indolora hay todavía muchos países que se muestran reacios a ella. ¿Por qué?

Philippe Douste-Blazy: Bueno, yo no lo entiendo. Somos 194 países, 14 han introducido este sistema, un euro por billete de avión, y gracias a eso hemos conseguido recaudar dos mil millones de dólares. Hemos podido tratar a niños con SIDA de todo el mundo. De los que han sido tratados, ocho de cada diez, lo han sido gracias a esta idea.

Euronews: Volveremos a esta cuestión de financiación innovadora, pero me gustaría hablar sobre el SIDA. Hace poco más de un año, en 2013, el expresidente francés Jacques Chirac, que también es fundador de UNITAID, dijo que gracias a esta organización consigue imaginar la erradicación del SIDA. ¿Verdaderamente cree que es posible? Y si es así, ¿cuándo?

Philippe Douste-Blazy: Es posible, pero para ello se necesita mucho dinero. Cuando ayudamos a los más pobres hay mucha gente que dice que es como si regáramos en el desierto o como agua y arena, pero no es verdad. Mire el sarampión, la vacuna contra el sarampión fue capaz de reducir en un 98% la mortalidad, podríamos hacer lo mismo con el SIDA.

Tomemos como ejemplo los niños con SIDA: hay tres millones en todo el mundo y sólo hay 700.000 que reciben tratamiento, porque se les abandona, porque son los más pobres, son niños que tienen todo para ser infelices. Nacieron con la enfermedad y tienen un 50% de posibilidades de morir antes de haber cumplido su segundo año de vida. Van a ser huérfanos y discriminados, porque tienen el SIDA escrito en la frente, y les abandonamos en su pueblo. Y bien, a esos niños nosotros les queremos ayudar. Gracias a la UNITAID, junto con la fundación Presidente Clinton, hemos logrado tratar a 700.000, pero nos faltan dos millones 300.000 niños. Esto no es aceptable, es una vergüenza para la humanidad no encontrar dinero para eso.

Euronews: ¿Por qué estas tres enfermedades? Es una pregunta que han hecho nuestros internautas, alguien que se llama Abbas Amizou, que pregunta qué hace la ONU en la lucha contra el Ébola, ya que es una enfermedad mortal.

Philippe Douste-Blazy: De hecho, UNITAID es un laboratorio que quería demostrar que con poca financiación, sin grandes esfuerzos y multiplicado por millones de personas, se podrían cambiar las cosas. Había que elegir, teníamos que poner un objetivo y escogimos el sexto Objetivo del Milenio; el SIDA, la tuberculosis, la malaria. Podíamos haber elegido otra cosa. Pero lo que hemos demostrado es que se puede cambiar el mundo con una microscópica contribución de solidaridad como esta.

Euronews: Pero es un gran trabajo convencer a los líderes políticos, ¿por qué no lo aceptan?

Philippe Douste-Blazy: Porque creo que, lamentablemente, los jefes de Estado, los políticos, de los que formé parte mucho tiempo así que no tengo ninguna lección que dar, son demasiado locales. Se encargan de sus elecciones. Cuando se es un alcalde de un pueblo no se es el alcalde de otro, cuando se es presidente de un país no se es de otro. No se dan cuenta de que hay que tener en cuenta la globalización. Si queremos que nuestros hijos y nietos vivan en paz en el siglo XXI, ya que se trata de una guerra de paz, hay que atender a esos derechos fundamentales de la vida, de la dignidad del hombre, en los lugares más pobres del mundo. La única solución son los micro financiamientos como este.

Euronews: Ha hablado del impuesto sobre las transacciones financieras en Europa, que se está diluyendo. ¿Tiene miedo de no ser capaz de obtener los fondos que esperaba?

Philippe Douste-Blazy: Hace diez años nuestra lucha era crear una tasa sobre las trasacciones financieras. Todo el mundo nos decía que no funcionaría. Y después, desde hace tres años, vemos que cada vez más los países opinan que es una buena idea, pero entendí el porqué. Nosotros pensábamos que el dinero de las transacciones se enviaría a los países más pobres, pero ahora los países dicen que no, que es para ellos, para equilibrar su presupuesto, para encontrar más dinero para sus problemas….Así que les dije a los jefes de Estado: “Muy bien, nos encontramos en un momento difícil, en un periodo de crisis. Quedaos con el dinero, pero al menos dadnos el 20-25% para los países más pobres. Así que éste es nuestro combate y la señora Merkel ha acordado aplicar el impuesto sobre las transacciones financieras. También lo ha hecho el primer ministro de Austria, y los de España, Italia, Grecia… Francia ya ha puesto en marcha el impuesto sobre las transacciones financieras.

Euronews: Entonces, ¿qué porcentaje van a recibir?

Philippe Douste-Blazy: En Francia el 15%, es histórico. El presidente francés ha aceptado que el 15% del impuesto sobre las transacciones financieras vaya a los países pobres.

Euronews: ¿Y eso a cuánto equivale?

Philippe Douste-Blazy: Por ahora es poco, 160 millones de euros. Pero el mundo no será estable si se permite que la gente gane un dólar por día. Mire por dónde entra Al Qaeda. Se introduce sólo dónde hay pobreza extrema, dónde hay miseria. Si tengo 17 ó 18 años y he visto morir a mi hermano, a mi madre, a mi padre y a mi hermano pequeño porque me falta medio dólar y veo en internet, porque un día llegará allí, en pleno desierto, que puedo comer en París por 40 euros y que por medio dólar mi hermano pequeño ha muerto… Si alguien me quiere manipular lo tendrá fácil para hacerlo y lanzarme contra occidente.

Euronews: Hemos recibido esta pregunta, y vuelvo al impuesto sobre las transacciones financieras, de un grupo que se llama “@Robin Hood”

Philippe Douste-Blazy: Sí, claro.

Euronews: Recuerdo que “Robin Hood” es “Robin de los Bosques”, que es uno de los apodos para el impuesto sobre las transacciones financieras en inglés. Ellos preguntan cómo pueden estar seguros de que ese dinero llegará a buen puerto.

Philippe Douste-Blazy: Sí, es exactamente nuestro trabajo, es lo que he explicado a los diferentes jefes de Estados. Hay que dividir. Un impuesto sobre las transacciones financieras del 15, 20 ó 25%, espero, irá a los países más pobres. Hay que luchar por ello. Y después he propuesto que haya una división en dos partes: para la sanidad globlal en organismos multilaterales como UNITAID, como el fondo mundial de lucha contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria y después la otra mitad para el medio ambiente.

Euronews: Usted defiende también un impuesto sobre el barril de petróleo. Sería un impuesto aplicado directamente a los propios países africanos, ¿es eso?

Philippe Douste-Blazy: Esa es una discusión que he tenido con algunos jefes de Estado.

Euronews: ¿Podría decirnos con cuáles?

Philippe Douste-Blazy: Todavía es demasiado pronto. Pero se lo voy a adelantar. Es la forma de decir que hay ciertos países africanos que tienen la fortuna de contar con recursos extractivos: petróleo, minas y gas y otros no tienen nada. Así que pensé que estaría bien de la parte del Estado. Sabe que cuando se encuentra petróleo en un país hay una parte para las compañías y otra para el Estado. Sobre esta parte del Estado dar 5, 10 ó 15 céntimos por barril de petróleo permitiría luchar contra una grave epidemia. Un 30% de los niños africanos se ven afectados: es la malnutrición crónica.

Euronews: Usted ha hablado de la globalización de la solidaridad, ¿no entristece un poco cuando la gente no comparte sus ideas?

Philippe Douste-Blazy: Sí, pero es peor que eso. Es decir, no es sólo los políticos, sino también los medios de comunicación. Mire, si hay un accidente de autobús en Francia con niños es terrible, es horrible, hay por ejemplo 30 niños que han resultado heridos o muertos. Será la noticia de apertura de todos los informativos en Francia y, sin embargo, hay un niño que muere cada tres segundos, es más, cada tres segundos muerte un niño en el mundo por una enfermedad que se puede evitar y que tiene cura. Por casi nada, podríamos haberlo evitado. Y no hay una línea en los periódicos, vivimos como si no sucediera.

Euronews: Una de las personas que ha cambiado el mundo es Bill Gates, uno de los hombres más influyentes y ricos del mundo. Él apoya su fundación y usted tiene trato con él. ¿Cuál es la lección más importante que ha aprendido a su lado?

Philippe Douste-Blazy: Le invité el otro día a París y dijo una cosa increíble. Dijo: “han tenido que pasar más de 50 años para darme cuenta de que la vida que tenía era muy interesante, es verdad, he creado Microsoft, etc. Pero no había dado un verdadero sentido a mi vida hasta ahora, ahora sí lo he hecho”. Creo que cada uno, con trabajo o sin trabajo, un periodista, un médico, un político, creo que en algún momento tiene que dar un sentido a su vida.

Euronews: Mencionaba la política. Me gustaría pedirle que se pusiera su traje de expolítico francés. Porque usted está en plena innovación, pero vemos que en Francia parece que falta. Hay una necesidad de cambiar las cosas. ¿Cómo, en su opinión, habría que cambiar las cosas a nivel económico para que Francia se reactivara?

Philippe Douste-Blazy: El problema que tenemos es que no hemos tenido suficientes reformas. Tuvimos miedo porque los sindicatos son muy fuertes, porque los franceses son, a menudo, gente que se queja bastante. Yo mismo en primer lugar, cuando estaba en el gobierno, debería haber tenido más valor, emprender reformas más arriesgadas y es eso lo que nos falta, pero creo que ha llegado el momento. Creo que la gente desea moverse, cambiar… han visto que países como España, Grecia, Italia después de sufrir un golpe muy duro, se recuperan.

Euronews: A lo largo de su carrera ha vivido muchas etapas: cardiólogo, ministro, militante. Lo que me gustaría saber es cómo ha sido el cambio entre ellas, por ejemplo, de ministro a militante.

Philippe Douste-Blazy: ¿Cuál es la diferencia entre un militante, un activista y un político? Los tres verdaderamente piensan que hay que cambiar el mundo. En la política asumes compromisos porque no se puede cambiar de pronto. Hay partidos, hay parlamentarios, hay votos. A veces pierdes, a veces haces un esfuerzo en cambiar tu lenguaje para obtener un voto y por eso creen que eres falso. ¡Pero es un compromiso! Esto no es un compromiso, no es lo mismo. Por el contrario, donde estoy ahora puedo soltarme, puedo decir: hay que hacer financiación innovadora, hay que venir a UNITAID, hay que evitar las guerras y los conflictos y dar un poco, un poco de derecho a la vida para los más pobres.

Euronews: Usted es apasionado y ha pasado por todas estas etapas, ¿cuál será la siguiente?

Philippe Douste-Blazy: La próxima etapa es la de convencer a los jefes de Estado de que tenemos que llevar a la práctica estas microscópicas contribuciones de solidaridad, en los billetes de avión como hemos dicho, podemos hacerlas sobre los contratos de teléfonos pero, por qué no también, en el sector privado. Estoy convencido de que Apple, Google, Facebook, Twitter mañana, ya que están a nivel mundial, pueden inventar micro contribuciones. Parar este capitalismo espantoso de especulación y volver al capitalismo social: al hombre, a la persona humana, sagrada.
Un niño que ha nacido en Bamako es tan importante como un niño que ha nacido en el hospital Necker de París. Pero la comunidad internacional no piensa en ello. Piensa que un niño que ha nacido en Bamako no es nada, mientras que uno que ha nacido en Londres, en Oslo o París es un niño importante. Y eso no es verdad, es lo mismo.