Última hora

Última hora

Francia abre sus puertas ante el éxodo de los cristianos de Mosul

Leyendo ahora:

Francia abre sus puertas ante el éxodo de los cristianos de Mosul

Tamaño de texto Aa Aa

París ha sido uno de los primeros en acompañar con hechos las condenas generalizadas en el mundo entero ante la situación que atraviesan los cristianos en Mosul, puestos entre la espada y la pared por las milicias yihadistas del Estado Islámico.

La comunidad cristiana de la cuidad, estimada en unas 3.000 personas, ha sufrido un golpe que según muchos de ellos, puede llevarles a desaparecer como tal. Los radicales suníes del EI, que controlan la ciudad y gran parte del país iraquí, les han colocado ante una difícil encrucijada: convertirse al Islam, pagar un impuesto por profesar otra religión o ser ejecutados.

Ante tal situación, optaron por huir en masa, siendo en muchos casos obligados a abandonar todas sus pertenencias y poner principalmente rumbo al kurdistán iraquí en busca de refugio.

La condena internacional ha sido unánime pero Francia ha dado un paso más. En un comunicado conjunto, los ministros de Exteriores e Interior, Laurent Fabius y Bernard Cazeneuve, han asegurado: “Estamos dando ayuda a los desplazados que están huyendo de las amenazas del Estado Islámico y han buscado refugio en el Kurdistán. Estamos listos, si así lo desean, para facilitar asilo en nuestro territorio”.

Esta afirmación responde a las exigencias de la opinión pública ante el tratamiento recibido por los cristianos de Mosul, cuyos hogares fueron marcados con la letra “ن”, equivalente a la “n” en árabe, palabra con la que empieza la palabra “nasrani”, “cristiano” en dicho idioma. Sin embargo, recibir dicha marca era sólo el primer paso. Después llegaba el ultimátum: 48 horas para convertirse, pagar o morir.

Las redes sociales fueron uno de los escenarios en los que el apoyo a dicha minoría se hizo patente, con muchos usuarios utilizando dicha letra “ن” en sus perfiles y “tuits” como forma de protesta.

Bagdad ha sido escenario igualmente de muestras de apoyo por parte de musulmanes a sus compatriotas cristianos y algunos de sus habitantes han decidido llevar la marca “ن” en sus camisetas. Sin duda, una nueva muestra de desafío al Estado Islámico, que mantiene sus intenciones de tomar la capital iraquí.