Última hora

Última hora

La díficil relación entre La UE y Turquía

Leyendo ahora:

La díficil relación entre La UE y Turquía

Tamaño de texto Aa Aa

Estamos en el barrio turco de Bruselas, conocido como la “pequeña Anatolia”. Muchos turcos que viven aquí regentan restaurantes y comercios. Este año es la primera vez que participan en las elecciones presidenciales turcas. Desde el 31 de julio hasta el 3 de agosto han podido votar en las embajadas de Bélgica. La diáspora turca representa el 5% de los votos.

“Si me pregunta a quién voy a votar, le diré que a alguien que se capaz de gobernar bien el país, que respete el derecho internacional, los derechos humanos y que represente de manera justa a Turquía a nivel internacional. Y esa persona es Ekmeleddin Ihsanoglu”, dice este hombre.

“Recep Tayyıp Erdogan parece el candidato más fuerte. Creo que es que va a recibir más votos”, explica este otro.

“Yo prefiero a Demirtas, va a trabajar por la paz”, asegura este hombre.

“No se nos ha informado mucho. Así que espero que el que gane nos traiga cosas buenas”, responde este otro.

Desde hace unos años se tiene mucho más en cuenta el voto de los turcos de la diáspora, por su influencia en el resultado final de las elecciones.

Según el analista Stevent Blockmans, del Centro de Estudios de Política Europea, los mítines políticos fuera del país se multiplicaron de cara a estos comicios: “El debate político en Turquía se exporta a los Estados miembros de la Unión Europea y a la diáspora turca que tiene pasaporte turco. Los políticos han venido a ciudades como Bruselas, con sus ideas y eso ha hecho que las divisiones sean todavía más profundas también en las diásporas en los Estados miembros de la Unión”.

En Europa hay 6 millones de turcos, viven sobre todo en Alemania, donde hay 3 millones. En Bélgica viven 200.000. Algunos especialistas están preocupados por el retroceso de los derechos democráticos en Turquía.

Conectamos ahora con New Castle, donde está nuestra invitada, Amanda Paul. Amanda, usted es analista política del Centro de Política Europea.

Gülsüm Alan, euronews:
Las negociaciones Unión Europea-Turquía empezaron en 2005, pero ahora están casi congeladas. Europa ha criticado duramente los últimos acontecimientos en Turquía. ¿Cómo ve el estado de las relaciones entre ambas partes?

Amanda Paul, analista política del Centro de Política Europea:
“Creo que las relaciones entre Turquía y la Unión Europea se encuentran en una situación difícil, lo que es bastante dramático. En los últimos dos años este país ha sufrido una ralentización del proceso de reformas y en el último año se ha retrocedido especialmente en democracia, en lo que respecta al Estado de derecho, a los derechos y libertades civiles, incluida la libertad de información. Y eso se ha agravado con el hecho de que el primer ministro Erdogan, que se encuentra ahora en su tercer mandato, está obsesionado con el poder. Como la Unión Europea no tiene influencia sobre Turquía, no puede hacer nada para detener el retroceso de democracia”.

euronews:
El futuro presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dijo que no esperaba nuevas adhesiones durante su mandato de cinco años. ¿Se cierran las puertas también para Turquía?

Paul:
“Europa está ahora mucho más centrada en lo que pasa dentro de sus fronteras. Todavía está saliendo de la crisis económica y no hay voluntad para que haya nuevas adhesiones. Lo más importante es que se continúe con el proceso de reformas. Los 28 no han llegado a un acuerdo sobre si Turquía debe entrar en la Unión o no. Y Turquía también se está cuestionando si debe formar parte del bloque o no. El resultado es que el proceso de reformas y la democratización en Turquía se han parado”.

euronews:
El 10 de agosto, por primera vez, los turcos irán a las urnas para elegir a su presidente. La Unión Europea seguirá muy de cerca este proceso. ¿Qué significan estas elecciones para la Unión Europea?. ¿Cree que Europa dará la bienvenida Erdogan si es elegido presidente como ya hizo en 2007 con Gül?

Paul:
“La Unión Europea tiene que ser neutral. Pero creo que, por lo general, hay mucha preocupación por las posibles consecuencias de la presidencia de Erdogan. Porque Erdogan ya dejó claro que si llega a la presidencia su puesto no será simbólico y eso significa probablente que Turquía se alejará de la vía democrática. Pero desafortunadamente esto representa solamente la voluntad de la mitad del país y la otra mitad será ignorada. Esto es perjudicial tanto para Turquía como para la Unión Europea y va a afectar de manera muy negativa a toda la región”.

Hemos hablado también con Alperen Ozdemir, representante en Bruselas de la Asociación de Industriales y Empresarios Independientes sobre la relación Unión Europea-Turquía

Gülsüm Alan, euronews:
Las negociaciones entre la Unión Europea y Turquía empezaron en 2005. Desde entonces ha habido altibajos. ¿Ahora, en qué punto está esta relación entre las dos partes?

Alperen Ozdemir, representante de la Asociación de Industriales y Empresarios Independientes:
“Entre 2010 y 2013 no se abrió ningún capítulo. El último que se abrió fue el de las políticas regionales, en noviembre de 2013. Y es un avance positivo. Por lo que vemos, la presidencia italiana de la Unión podría acelerar las negociaciones. El 2014 es el año de la Unión Europea en Turquía. Son puntos positivos a nuestro favor. Durante la presidencia italiana esperamos que se abran uno o dos capítulos”.

euronews:
¿Cuál será el impacto de las elecciones presidenciales y del resultado de estos comicios en las relaciones Unión Europea-Turquía?

Ozdemir:
“Durante la campaña presidencial, la Unión Europea no ha sido el tema central de los debates políticos. No se ha hablado mucho de Europa, porque los turcos ya no tienen tanta ilusión como antes por la Unión Europea. Esa falta de entusiasmo se nota tanto en los ciudadanos como en los empresarios turcos.
Pero el último Eurobarómetro señala que el 50% de los turcos ve el proceso de adhesión de su país a la Unión Europea como algo positivo. Además de eso, también sabemos que los tres candidatos presidenciales apoyan abiertamente la adhesión al bloque comunitario”.