Última hora

Última hora

Nueva piel para los edificios más antiguos

Leyendo ahora:

Nueva piel para los edificios más antiguos

Tamaño de texto Aa Aa

La mitad de todos los edificios europeos se construyeron antes de 1975. Aunque sean bonitos estéticamente, esconden una realidad menos agradable. Según Emilio Pizzi, arquitecto de la Universidad Politécnica de Milán, “estos edificios se construyeron cuando los parámetros energéticos como eficiencia, consumo y emisiones no eran las prioridades”. Así que “es muy necesario transformar y actualizar la eficiencia térmica de todo este patrimonio cultural europeo. Es el momento de innovar en nuevos sistemas para modernizar estos edificios… con la eficiencia energética en mente”, explica.

Los científicos del proyecto europeo investigación EEASE han desarrollado nuevos materiales de aislamiento para hacer más eficientes energéticamente edificios antiguos en sus fachadas, cavidades de los muros e interiores.

Karim Ghazi Wakili, físico del Instituto de Investigación EMPA explica los tres tipos que han ensamblado: “Primero tenemos un material de aislamiento hecho fundamentalmente de tres capas de fibras de poliéster. Se supone que proporciona el mayor aislamiento térmico. El segundo está constituido solamente por una capa de fibra de poliéster y dos de textil en los extremos. Y el tercer material, el más barato, está hecho de perlita. Es más grueso porque la perlita tiene una conductividad térmica más alta”.

Los investigadores han probado estos materiales en un edificio histórico que pertenece a la Universidad Politécnica de Milán, en Italia. Este edificio fue construido en 1965. Las paredes interiores de una de sus habitaciones han sido recubiertas de sensores y modernizadas con los tres prototipos de materiales aislantes.

Gabriele Masera, ingeniero de la politécnica, desgrana el sistema: “Los sensores miden la temperatura, la humedad y el flujo de calor en tres puntos: en el exterior del edificio, es por ello que hemos puesto sensores en la fachada, en las cavidades de los muros y finalmente en el lado interior de las paredes. Los sensores exteriores también miden la radiación y la velocidad del viento. De este modo podemos saber cuánto calor se escapa del edificio con cada material. Todos estos datos nos ayudan a construir un modelo matemático que nos permite entender cómo reacciona cada material a diferentes condiciones climáticas”.

La empresa Magnetti Building manufactura ‘kits’ prefabricados para la modernización de las fachadas. Los materiales de aislamiento desarrollados por los investigadores pueden ser incrustados en algunos de estos ‘kits’ en un proceso a medida.

El mercado está listo para estas soluciones, sabiendo que tienen un precio competitivo, dice Marco Preda, director de operaciones de la empresa: “Durante los últimos años hemos visto datos que parecen probar que el mercado de la modernización de las fachadas y de edificios existentes está ciertamente en alza. Así que somos bastante optimistas sobre las perspectivas de mercado de estos nuevos materiales de aislamiento”.

Los investigadores esperan que estas nuevas soluciones de aislamiento puedan convertirse en una realidad en el mercado en cuatro o cinco años.

Para más información

www.easee-project.eu