Última hora

Última hora

Frank Gerhy: una fusión entre arquitectura y moda

Leyendo ahora:

Frank Gerhy: una fusión entre arquitectura y moda

Tamaño de texto Aa Aa

Es el arquitecto del momento, una estrella que muchos países e inversores soñarían con contratar. Euronews ha hablado con Frank Gerhy en Oviedo, España, donde ha recibido otro premio por una carrera llena de reconocimientos internacionales.

A sus 85 años, el creador del Museo Guggenheim de Bilbao no piensa en retirarse, sino en seguir haciendo historia con sus espectaculares construcciones.

Javier Villagarcía, Euronews:
“Frank Gehry, muchas gracias por estar con Euronews.
Acaba de inaugurar un impresionante museo en París mientras el Centro Pompidou celebra su carrera. Aquí, en Oviedo, le han otorgado el Príncipe de Asturias…
¿Qué siente ante tanto reconocimiento?”

Frank Gehry:
“Es muy sospechoso (ríe). Siempre trabajo con una inseguridad saludable, así que no me acabo de creer todo esto. Es bonito, te sientes bien, pero es secundario. Es algo que no puedo explicar…”

Euronews:
“El presidente francés ha descrito la Fundación Louis Vuitton como “una catedral de luz”. Otros invitados de la inauguración nocturna han visto un barco de vela, un pez, una nube… ¿Qué es?”

Frank Gehry:
“Todo. Hay todo tipo de metáforas. Soy marinero, navego, y cuando utilizas vidrio no puedes colgar cuadros, por lo que el auténtico edificio está dentro es un doble edificio, y se ha convertido en un conjunto de velas en el interior del parque”.

Euronews:
“¿Dónde obtuvo la inspiración para proyectar un edificio tan extraordinario?”

Frank Gehry:
“Primero me inspiró París, luego lo sagrado del lugar. El Jardín de Aclimatación es un parque del siglo XIX, donde jugaba Proust. Eso ha sido muy inspirador. Tengo un cliente, Bernard Arnauld. En cierto punto, es una especie de artista. Es ingeniero pero tiene mucha experiencia en el mundo del diseño, por lo que sabe trabajar con los artistas, con gente creativa”.

Euronews:
“Estamos hablando de Bernard Arnauld, propietario de Moët Hennessy – Louis Vuitton. Le encargó el proyecto tras su visita al Museo Guggenheim de Bilbao. ¿Cómo es de importante el museo en su carrera?”

Frank Gehry:
“¿Bilbao? ¡Dios mío! No sé qué porcentaje, pero fue muy importante. Transformó la ciudad, económicamente todo el mundo salió ganando. Y fue un proyecto modesto, de 80 millones de euros en 1997. 17 años después la ciudad se ve muy diferente, ahora tiene una apariencia próspera y estoy muy contento por ello; es un milagro de alguna manera”.

Euronews:
“Muchas ciudades querrían tener su propio Guggenheim y contar con usted”.

Frank Gehry:
“Sí, pero no me contratan. Contratan a otros arquitectos. Pero es interesante, ¿no? Es gracioso. No me quieren a mí, quieren a otra persona para que haga el proyecto y a veces no es posible.”

Euronews:
“Como arquitecto, ¿puede prometer el mismo impacto a otra ciudad o a un inversor rico? ¿Es posible?”

Frank Gehry:
“No lo puedo prometer, pero ha ocurrido varias veces. Ocurrió en Disney Hall, también en Chicago… Quizás haya tenido suerte”.

Euronews:
“Le voy a citar… ‘Hace ocho años, en un documental, dijo dijo: “Quiero esconderme bajo las sábanas cuando mis edificios abran al público. Me da pánico lo que pueda pensar la gente’. ¿Lo sigue pensando?”

Frank Gehry:
“Sí (ríe). Si dejamos de lado mi caso, sé que algunas personas, cuando han realizado construcciones importantes u otras cosas, se sienten muy orgullosas de ellas mismas. Para mí es difícil comprenderlo, quizás sea falsa modestia, pero así es como soy, no puedo evitarlo. Cuando trabajo en una nueva construcción, lo llamo inseguridad positiva porque nunca estoy seguro de mí, nunca sé si lo que voy a hacer lo haré bien”.

Euronews:
“He leído que algunas personas describen su talento como una ‘brillante locura”’…

Frank Gehry:
“¿Brillante qué?”

Euronews:
“Locura”.

Frank Gehry:
“¡Locura! En realidad no es tanta locura. Soy un ser humano, tengo ADN humano y no puedo escapar a la limitación humana. Muchos grandes artistas han sido tildados de locos, así que debería sentirme halagado”.

Euronews:
“Tiene muchos proyectos en marcha. Un nuevo Guggenheim esta vez en Abu Dhabi, un campus de Facebook en California, el Memorial Eissenhower en Washington… ¿Ha pensado en rebajar el ritmo o en retirarse?”

Frank Gehry;
“Lo estoy pensando justo ahora, me gustaría acostarme (ríe), pero no sé hacerlo. Me gusta mi trabajo y conocer gente. Tengo un gran equipo. En cierto modo, tengo la misión de reautorizar al arquitecto en mi ecuación. Hoy en día un arquitecto es menos importante que un contratista y quiero volver al punto en que el arquitecto debe ejecutar el proyecto. He desarrollado programas informáticos con Dassault y Timble para eliminar las órdenes d e cambios. Durante la construcción del museo de Bilbao realizamos el primer gran esfuerzo para utilizar este software y poderlo utilizar para llevar a cabo el proyecto. Ahorramos mucho dinero por un edificio que normalmente le habría costado más al contratista. Hicimos bajar el precio. Ello ha dado más poder al arquitecto, he tenido más relevancia para hacer las cosas, para hacer construcciones más expresivas. La única razón de construir edificios más expresivos es la de humanizarlos. Las cajas de cristal opaco son elementos fríos, poco amables, por lo que intento cambiar eso”.

Euronews:
“Para finalizar la entrevista le volveré a citar. Al comisario del Museo Louis Vuitton le dijo: ‘Te he hecho un violín, ahora tú tienes que tocarlo’. ¿Es así?”

Frank Gehry:
“Sí, se lo dije ayer”.

Euronews:
“Gracias, además, por la música. Muchas gracias señor Gehry”.