Última hora

Última hora

El S.O.S de los refugiados cristianos de Erbil

Leyendo ahora:

El S.O.S de los refugiados cristianos de Erbil

Tamaño de texto Aa Aa

Vivían, trabajaban y educaban a sus hijos en Mosul hasta que los insurgentes suníes del grupo Estado Islámico tomaron la norteña ciudad iraquí hace 4 meses.

Desde entonces, en un goteo continuo, han buscado refugio en el kurdistán iraquí. Erbil, la capital de esta región autónoma, se ha convertido en el último lugar seguro para los cristianos.

En la iglesia de Mar Yusef, reconvertida en campo de refugiados, el tiempo pasa despacio.

Por ahora, volver a la ciudad tomada por los yihadistas, que les exigen convertirse y el pago de tasas, no es una opción para los refugiados, aunque el día a día sea extremadamente difícil:

Soham Yakoub. Refugiada cristiana:
“Sufrimos constantemente. No podemos dormir, ayer por ejemplo llovió, y el ruido del agua en nuestra tienda de campaña sonaba como si nos estuvieran tirando piedras. Esta mañana mi hijo me ha dicho que quiere volver a casa. Me dijo que íbamos a volver hoy. Le pregunté cómo íbamos a hacerlo, si lo había soñado o algo así, y no me ha respondido. Se ha quedado callado mirándome. No sé, tal vez haya soñado que volvíamos”.

Debido a la falta de medios, muchas familias se ven obligadas a compartir tienda, con una tela o un colchón a modo de muro de separación. El temor de que se propaguen enfermedades y el invierno que se avecina tienen en vilo a los refugiados.

Asrar Walid. Refugiada:
“La vida aquí es horrible. Lo peor es cuando llueve. No podemos lavar la ropa, no tenemos dinero, no tenemos nada. Queremos que nos ayuden a salir de Irak. Todos nos miran de lejos, pero no hacen nada aunque saben perfectamente lo mal que lo estamos pasando. En cuanto llueve el agua se filtra en las tiendas de campaña”.

Fadia Salem. Refugiada:
“Huimos de nuestras casas en la zona de Qaraqosh, y ahora no queda nadie, todo el mundo se ha ido. Si hubiésemos tenido protección internacional, no habríamos tenido que irnos de nuestras casas y no viviríamos en estas tiendas de campaña, pero ¿existe realmente una protección internacional?

Se calcula que actualmente hay medio millón de cristianos en Irak, una quinta parte aproximadamente de los que residían en el país antes de la invasión estadounidense en 2003. De hecho, es la primera vez en la historia de Irak que no hay cristianos en Mosul.

Douglas Bazi. Sacerdote caldeo de Erbil:
Cuando han borrado nuestra historia y nuestro nombre, se trata de un genocidio, los que más han sufrido lo que ha ocurrido en Mosul son nuestros hermanos yazidíess y el pueblo cristiano, y la verdad es que no me sorprende. Si los yihadistas del grupo Estado Islámico matan a los que pertenecen a su religión, imagínese lo que hacen con la gente de otras religiones y con los que no tienen ninguna! “

Las familias que se hacinan en estos campamentos improvisados, denuncian el silencio internacional sobre su situación y las escasas ayudas de las organizaciones humanitarias.

Mohammed Shaikhibrahim. euronews:
“No eran parte del conflicto político, vivían tranquilamente en sus casas y ahora son refugiados diseminados por diferentes países tras una de las peores campañas de persecución religiosa que se han vivido en Oriente Próximo”.