Última hora

Última hora

¿O restricciones a la inmigración en el Reino Unido o adiós a la Unión Europea?, advierte Cameron

Leyendo ahora:

¿O restricciones a la inmigración en el Reino Unido o adiós a la Unión Europea?, advierte Cameron

Tamaño de texto Aa Aa

A seis meses para las elecciones generales, el primer ministro británico quiere acabar con la barra libre de prestaciones sociales a los inmigrantes, sobre todo a los comunitarios, cuyo número no para de aumentar.

Propuestas que David Cameron vincula al futuro encaje del Reino Unido entre los Veintiocho: “Nuestro estado del bienestar en la medida en la que debería ser como un club, es el fruto de las aportaciones del trabajo duro de los contribuyentes británicos. Millones de personas haciendo las cosas bien, pagando sus impuestos, generación tras generación. No puede ser un derecho que los inmigrantes lleguen y exijan de inmediato todos los derechos de pertenecer a ese club. O sea que está claro que tenemos que hacer estos cambios juntos. Los inmigrantes de la Unión Europea deberían tener una oferta de trabajo antes de venir aquí. Los contribuyentes británicos no tendrán que mantenerlos si no quieren. Y una vez que tengan un empleo no podrán acceder a las prestaciones o una vivienda social a menos que lleven cuatro años aquí. Sí, son reformas radicales pero a la vez razonables y justas. Y los británicos necesitan saber que estos cambios para reducir la inmigración de la Unión Europa, serán requisito indispensable en la negociación que voy a llevar a cabo, manifestó el primer ministro británico.

Según los últimos datos oficiales, en un año llegaron al Reino Unido 583.000 personas (entre junio de 2013 y el mismo mes de 2014) de las cuales más de la mitad eran ciudadanos de alguno de los países de la Unión Europea.

“Si me eligen como primer ministro en mayo, negociaré la reforma de la Unión Europea y sus relaciones con el Reino Unido. El tema de la libre circulación de personas será clave en esta negociación. Si como dije, tengo éxito, haré campaña para mantener al Reino Unido en una Unión Europea reformada. Si fracasamos o si hacen oídos sordos, y no podemos avanzar en una mejor relación con la Unión Europea, entonces todo es posible incluso nuestra salida”, señaló Cameron.

En Bruselas, el mensaje de momento es de tranquilidad. Dialogo franco y debate sin dramas, aunque la libertad de movimientos es un principio inalienable para la Comisión.