Última hora

Última hora

Los niños refugiados de Erbil

Desde que estalló el conflicto en Siria hace 4 años, más de 220.000 personas se refugian en Erbil, en el Kurdistán iraquí.

Leyendo ahora:

Los niños refugiados de Erbil

Tamaño de texto Aa Aa

Desde que estalló el conflicto en Siria hace 4 años, más de 220.000 personas se refugian en la localidad de Erbil, en el Kurdistán iraquí. A ellos se han unido, en los últimos meses, los cerca de 2 millones de iraquíes que huyen de los yihadistas. La mitad de estos refugiados, más de 1 millón, son niños.

Punto de vista

Lo que para nosotros es una crisis, una guerra, para los niños es normal. Para ellos, lo que es inusual es la vida normal.

UNICEF ha catalogado 2014 como un “año devastador” para millones de niños en todo el mundo atrapados en conflictos.

En Erbil, los más pequeños sólo conocen la guerra y la violencia, un drama complejo, según explica el director de comunicaciones de UNICEF, Jeffrey Bates:

“Lo que para nosotros es una emergencia, una crisis, para los niños es normal. Para ellos, lo que es inusual es la vida normal. Lo que UNICEF y otras organizaciones humanitarias tratamos de hacer es crear para ellos una vida razonable . Un campo de refugiados no es una casa, pero si estos niños pueden tener un lugar de recreo, ir a la escuela, estar con los amigos y la familia, en definitiva, un lugar donde ses sientan seguros, entonces, entonces, estaremos dándoles la oportunidad de seguir creciendo “

Para los refugiados de la minoría yazidí, ver la cara felíz de un niño es un sueño lejano, casi una utopía.

“No hay futuro para nuestros hijos y para nosotros, tampoco. Los jihadistas aún controlan muchas áreas en todas las partes, así que no podemos pensar en el futuro. Es incierto “, relata uno de los refugiados.

El futuro implica también la educación escolar, pero aquí es imposible

Hay una escuela, casi pegada al campo de refugiados, a la que los niños yazidís no tienen acceso, porque La enseñanza está reservada principalmente a los niños (naturales) de Erbil. Y además, las clases se imparten en inglés y kurdo, cuando la mayoría de los refugiados sólo hablan árabe.”

La situación se repite en el campo de refugiados cristianos. Sólo en educación primaria hay 4.000 solicitudes pendientes de una plaza y otras tantas para cursos superiores. No hay escuela y fuera de casa, los días se hacen eternos. Las iniciativas de las oenegés para ofrecerles una vida cotidiana a estos jóvenes desarraigados son insuficientes.

“Antes, teníamos nuestra dignidad, nuestra casa, nuestra escuela. Aquí no tenemos nada “, se lamenta Bachika, un niño de 7 años

“Antes vivíamos mejor. Por lo menos, teníamos la escuela, vivíamos holgados. Pero aquí… ¿Qué tenemos aquí ? No hay nada que hacer”, añade otro joven, Savio

“Quiero volver a casa, Quiero regresar “, reclama una niña.

Un signo de esperanza, en estas fiestas, ha sido la inauguración, el pasado 11 de diciembre, de la primera escuela prefabricada en el barrio cristiano de Ankawa, en Erbil. El edificio forma parte de un programa de asistencia a los refugiados de una organización cristiana. Otras 7 escuelas se instalarán en la zona para ser inauguradas a finales de enero.