Última hora

Leyendo ahora:

El placer de la lectura: del papel a la pantalla


learning world

El placer de la lectura: del papel a la pantalla

En asociación con

Las funciones cerebrales mejoran con la lectura, según un estudio realizado por la Universidad de Emory, en EE.UU. Veamos cómo conseguir que la gente se aficione a la lectura con ejemplos en tres lugares diferentes del mundo.

Sudáfrica: Leyendo con el móvil

Los teléfonos móviles han transformado la comunicación. Pero, ¿podrán además revolucionar el acceso a las bibliotecas haciendo que los libros lleguen a las comunidades de escasos recursos? Veamoslo en este reportaje en Sudáfrica.

La mayoría de los sudafricanos vive en municipios pobres o en zonas rurales. Las escuelas cuentan con escasos recursos.

Sólo el 8% de los centro escolares de este país dispone de una biblioteca, por lo que muchos estudiantes no aprenden bien ni a leer ni a escribir.

Cerca del 18% de los adolescentes son analfabetos y muy pocos se consideran asiduos a la lectura.

FunDza, la Fundación para la alfabetización, abrió sus puertas en 2011 para cambiar esta realidad de forma innovadora.

“Uno de los principales motivos por los que en Sudáfrica no existe el hábito de la lectura es porque los libros son muy caros y están fuera del alcance de la mayoría de la gente. Por eso tratamos de facilitar el acceso, no sólo a cualquier libro. Lo cierto es que necesitamos a nivel local generar contenidos que entusiasmen a los jóvenes y que les hagan ver que sus vidas son importantes, que sus historias son relevantes y que se pueden ver reflejados en los libros y en las historias que leen.”

FunDza utiliza la tecnología móvil para conectarse con los lectores. Más de 50.000 jóvenes sudafricanos, de entre 13 y 25 años, acceden cada mes a este sitio dedicado a la lectura mediante ordenadores, tabletas y teléfonos inteligentes. Los lectores pueden responder a algunas preguntas al final de cada capítulo o dejar un comentario.

Kholisa Ngcuwama, estudiante de primaria está desarrollando un gusto por la lectura en la pantalla:

“Mis amigos y yo leemos todo el tiempo con nuestros teléfonos celulares o en el ordenador. Siempre leemos juntos. Todos los viernes nos sentamos juntos a leer un libro.”

“Queremos asegurarnos de que los lectores pueden compartir los contenidos con sus amigos, asegura Mignon Hardie. Hemos creado mecanismos de intercambio con la aplicación Mixit donde pueden responder a algunas preguntas. Realmente estamos tratando de alentar a nuestra comunidad de lectores.”

La lectura es fundamental para formar el intelecto y el espíritu crítico. El personal de Fundza apuesta por desarrollar contenidos utilizando las nuevas tecnologías para los jóvenes lectores y cada semana publican una historia nueva.

FunDza además está creando una comunidad de autores, pues trabaja con unos 30 escritores de todo el país que narran historias en los once idiomas oficiales de Sudáfrica. Gracias a este programa, los jóvenes autores desarrollan sus técnicas narrativas y mejoran sus textos.

Zimkitha Mlanzeli anima un taller de escritura para nuevos talentos:

“Cuando ves los progresos que han hecho y cómo han mejorado en su estilo y su escritura es estupendo. Y lo bueno es que yo formo parte de ese trabajo. ¡Es creíble!.”

Nosibusiso Tshetu desarrolla su pasión por la escritura sabiendo que muchos jóvenes la estarán leyendo con sus móviles:

“Una a veces se olvida de que tiene un talento o algo especial, pero FunDza esta sácando lo mejor de mí misma, mostrándome un camino a seguir en mi vida.”

Gracias a la tecnología móvil, miles de jóvenes de Sudáfrica se han convertido en lectores asiduos.

Esta fundación les propone textos de sus contemporáneos: una biblioteca aún por florecer.

Bélgica: De la hoja a la pantalla

En nuestra era digital, muchos profesores se preguntan si los libros de texto impresos sirven todavía en las aulas. Pero, ¿acaso los libros electrónicos pueden reemplazarlos? Veamos este reportaje desde Bélgica.

Anne Belien enseña inglés y holandés en un colegio francófono de Bruselas. Este establecimiento escolar pone a disposición de los profesores tabletas electrónicas y nuevas tecnologías

Para ella se trata de un dispositivo que se adapta bien tanto al trabajo en grupo como al trabajo individual.

“Con este dispositivo los alumnos interactúan en clase mucho más, asegura Anne Belien, profesora en el Ateneo Real del municipio de Ganshoren. Uno debe leer las consignas, mientras que otro maneja el libro digital, un tercero puede buscar una palabra en el diccionario, y un cuarto alumno puede tomar notas. Después pueden enviar y compartir el fruto de su trabajo mediante el iPad, enviándomelo a mi correo electrónico. Y eso les obliga a trabajar juntos.”

Cada alumno tiene un iPad con el que sigue en clase la lección. Los estudiantes pueden, por ejemplo, escuchar cómo se pronuncian las palabras.

Los estudiante Wilfried Mbungu y Mehdi Khalifa ven muchas ventajas:

“La primera ventaja es que no tenemos que cargar con tantos libros. Así la mochila pesa menos.”

“Es un trabajo colectivo. Podemos entrar en Internet, por lo que hay más donde elegir. Resulta más fácil y al final sacamos mejores notas.”

La profesora cuenta con una pizarra digital con la que imparte su clase. De manera colectiva, los alumnos corrigen los ejercicios. Esto facilita la lectura y mejora la ortografía. Y cuando un alumno falta ya no es una excusa para no hacer los deberes:

“Cuando un alumno falta a clase puede tener todos los documentos con los que hemos trabajado directamente en su casa”

Con este sistema también se pueden compartir vídeos que ayudan a tratar temas de actualidad. Pero, ¿se adaptan los libros de texto a las necesidades de los alumnos?

Responden dos estudiantes belgas: Sara Vandenberghe y Johan Badibengi:

“Yo prefiero seguir la clase con el libro de texto por las referencias y ejercicios. Pero no me gusta cuando la clase se basa solo en seguir el texto.”

“Yo preferiría tener el libro digital y un profesor que además explique. Porque uno no siempre encuentra todo en los libros. Hace falta un profesor que desarrolle cada asignatura.”

Muchos libros de texto están evolucionando para convertirse en una especie de caja de herramientas que el profesor puede utilizar a su manera. Así funciona, por ejemplo, la serie “Ser un Crack en Mates” en la que ha participado François-Marie Gerard, especialista en educación:

“Ser un Crack en mates” es una colección de libros de matemáticas para profesores de enseñanza primaria y consiste en presentar un conjunto de situaciones y problemas relacionados con la vida cotidiana y con los que se pueden encontrar los niños”

De Boeck es una de las principales editoriales belgas de libros de texto. Los manuales escolares se realizan en colaboración con los profesores y se actualizan cada cuatro años. Hoy en día, el desarrollo de libros de texto en versión digital aún no tiene mucho impacto en el volúmen de impresión de libros.

Olivier Ruol trabaja en la sección educativa de la editorial De Boeck:

“Todavía quedan muchos temar por solucionar respecto al sector digital: Aún hay muchos colegios que no tienen instalación wifi, hay que formar a los profesores y nosotros como editores, invertimos mucho dinero en el sector digital para una demanda que aún es muy escasa.”

El sector digital se va a desarrollar considerablemente en los próximos años. Y las editoriales adaptarán sus contenidos del papel a la pantalla.

Portugal: jóvenes y mayores unidos por la literatura

Algunas investigaciones sugieren que la lectura puede prevenir en las personas mayores un diagnóstico de Alzheimer. En Portugal descubrimos un proyecto que trata de reavivar el gusto por la lectura a través del intercambio intergeneracional.

Estamos en Caldas da Rainha, en el Instituto de educación secundaria “Rafael Bordalo Pinheiro”.

Ancianos y jóvenes estudiantes participan en una iniciativa conjunta. Se han reunido con el propósito de “leer y oír la voz humana”.

Los estudiantes dedican parte de su tiempo libre a trabajar diferentes textos que después van a interpretar para las personas de la tercera edad.

Nos lo cuenta Ana Simão, estudiante: “He aprendido a disfrutar con otros géneros literarios que antes no me gustaban. Por ejemplo, ahora me gusta leer literatura portuguesa mucho más. Mientras que antes cuando intentaba leerla no entendía nada.”

Lurdes Santos está jubilada y vive en una residencia de ancianos:
“Es bueno convivir y escuchar.”

Y también es bueno intercambiar impresiones con la gente joven…

“Sí, están los proverbios, anécdotas y adivinanzas. Este tipo de cosas que a ellos les gusta. Y cuando cantan cantamos con ellos. Yo no suelo empezar a cantar, pero me uno a ellos.”

Filomena Cravo, coordinadora de proyectos para el Plan Nacional de Lectura pone de relieve la importancia de estar juntos, y de compartir experiencias e historias:

“Pensamos que estos jóvenes son muy importantes en esta intervención. Con este proyecto animamos a los jóvenes a leer más, pero fundamentalmente a leer mejor. Ayudándoles también a crecer como ciudadanos, pues actúan a favor de su comunidad.”

El Instituto Rafael Bordalo Pinheiro desarrolla este tipo de proyectos por segundo año consecutivo. Gracias a esta iniciativa jóvenes y mayores comparten experiencias y establecen puentes solidarios.

¿Le parece importante fomentar el gusto por la lectura? Uno de nuestros seguidores de Facebook, Dawid Pukerimi, dice que leer es un placer y es la mejor manera de aprender cosas nuevas que no se aprenden ni en la escuela ni en la universidad. ¿Y a usted que lé parece? Esperamos sus comentarios.

¿Cómo cree que se puede fomentar el gusto por la lectura de manera creativa?

Envíenos sus comentarios mediante twitter a la cuenta siguiente: twittereuronews_LW

ALL VIEWS

Teclear para averiguar

Selección del editor

siguiente artículo

learning world

Adquirir desde el aula el olfato para los negocios