Última hora

Última hora

Mundial de F1: no hay quien frene a Mercedes

Desde el Gran Premio de Indianapolis de 2005 no veíamos tan pocos coches en una parrilla de salida. El Gran Premio de Australia de Fórmula 1 empezó

Leyendo ahora:

Mundial de F1: no hay quien frene a Mercedes

Tamaño de texto Aa Aa

Desde el Gran Premio de Indianapolis de 2005 no veíamos tan pocos coches en una parrilla de salida. El Gran Premio de Australia de Fórmula 1 empezó con solo 15 monoplazas y, al igual que el año pasado, Mercedes demostró que está un paso por delante de los demás.

Doblete de Mercedes para inaugurar la temporada y victoria del defensor de la corona en el circuito de Albert Park.

Tanto Lewis Hamilton como su compañero Nico Rosberg demostraron que, como el año pasado, los monoplazas alemanes son la escudería a batir.

Al igual que en las ocho últimas carreras de la pasada temporada, los coches del británico y del alemán ocuparon la primera línea de salida y completaron las 58 vueltas de Melbourne en cabeza para coronar el podio.

El tercer lugar fue para el cuatro veces campeón del mundo, Sebastian Vettel, que con su nuevo Ferrari adelantó al Williams de Felipe Massa tras una parada del brasileño.

Aparte de Mercedes, pocos equipos tuvieron motivos para estar contentos. En Melbourne, McLaren vivió una auténtica pesadilla. En los entrenamientos oficiales Jenson Button y Kevin Magnussen fueron los más lentos y el día de la carrera no les fueron mejor las cosas.

Si las dos últimas temporadas de McLaren han sido desastrosas, la cita australiana parece augurar otro año trágico para la escudería británica.

El joven sustituto de Fernando Alonso, Kevin Magnussen, no pudo ni colocar su monoplaza en la salida por una avería en el motor en la vuelta de formación. Su compañero Jenson Button llegó el último a la meta y fue el único piloto que no consiguió puntuar.

Dudas sobre la solidez mecánica de sus monoplazas que se unen a la incertidumbre sobre el estado de salud de Alonso, tras su accidente en Montmeló. La escudería asegura que el español está listo para estrenarse en Malasia.

Como Fernando Alonso, Jack Brabham también ganó dos mundiales consecutivos, pero además añadió un tercero a su palmarés. El mejor australiano de todos los tiempos nunca pudo competir en casa pero sí que consiguió dejar una marca en la Historia de la Fórmula 1.

Sir Jack Brabham no solo es una leyenda para los australianos, también lo es para todo aficionado al gran circo de la Fórmula 1.

El ya fallecido piloto fue el único en ganar un mundial al volante de un coche que diseñó y construyó él mismo. Fue en 1966 pero entonces ya tenía otras dos coronas en su haber con la escudería Cooper, conseguidas en 1959 y 1960.

La primera persona del motor en recibir el título de Sir por la reina Isabel II decidió crear su propio equipo en 1962, una escudería con su apellido y que en tres décadas ganó dos títulos mundiales de constructores y cuatro de pilotos.

No fue hasta 1985 que el Gran Premio de Australia entró en la Fórmula 1 pero los aficionados de este país solo tuvieron que esperar un año más para vivir una carrera inolvidable. Nigel Mansell, Nelson Piquet y Alain Prost se disputaron el título mundial en la última carrera de la temporada de 1986 en Adelaida.

El segundo Gran Premio de Australia puso punto final a una temporada de infarto. El gran favorito para llevarse el título era Nigel Mansell que contaba con setenta puntos conseguidos gracias a sus cinco victorias. Alain Prost le pisaba los talones con cuatro triunfos y seis puntos menos y en tercer lugar estaba el brasileño Nelson Piquet con uno menos.

Mansell, que tenía la “pole”, solo tenía que subir al podio para llevarse el título pero los repetidos ataques de Rosberg, el compañero de Prost, pusieron nervioso al británico y la rueda trasera izquierda de su Williams reventó dejando al francés vía libre para conseguir su segundo campeonato del mundo consecutivo.

Después de la victoria de Alain Prost nos movemos hacia el éxito de Nicolas Prost. El hijo del pentacampeón del mundo celebró su primera victoria en la Fórmula E en Miami.