Última hora

Última hora

El eclipse de Sol, entre la magia y la decepción

Un puñado de privilegiados ha podido disfrutar de un eclipse total de Sol en el norte del planeta. Concretamente en las islas Feroe, territorio danés

Leyendo ahora:

El eclipse de Sol, entre la magia y la decepción

Tamaño de texto Aa Aa

Un puñado de privilegiados ha podido disfrutar de un eclipse total de Sol en el norte del planeta. Concretamente en las islas Feroe, territorio danés situado entre Escocia e Islandia, donde el mal tiempo deslució un poco el espectáculo, y en las noruegas islas Svalbard, en el Ártico.

Otros esquivaron las nubes volando sobre ellas. Como los pasajeros de aviones rusos o daneses fletados especialmente para ver el eclipse sobre el Ártico, sin obstáculos.

La espectación fue máxima en toda Escandinavia, donde la Luna ocultó el 90% del Sol. En Alemania, Reino Unido, Francia o el norte de España, la ocultación del astro rey fue de en torno al 80%. Aunque las nubes estropearon la fiesta a muchos, para otros fue una experiencia inolvidable.

“Esta es, probablemente, una experiencia única en mi vida. La próxima vez, en 2081, ya no estaré aquí, por eso lo estoy disfrutando ahora”, ha señalado Sabine Bruehne, una vecina de Berlín.

Además de en gran parte de Europa, el eclipse pudo verse en el oeste de Asia, el norte de África y Oriente Próximo.

Lo vieron vecinos y turistas desde uno de los lugares en los que antiguamente se adoraba al Sol, las grandes pirámides de Egipto.

“El Sol era un dios en la antigua cultura egipcia y podemos ver, en varios lugares de Egipto, la alineación de la salida del sol y la puesta del sol con el templo”, ha explicado Alaa Ibrahim, profesor asociado de Astrofísica Espacial de la Universidad Americana de El Cairo.

Un minisatélite de la Agencia Espacial Europea nos permitió ver el eclipse solar desde el espacio.