Última hora

Última hora

Berlín, año ZERO

Leyendo ahora:

Berlín, año ZERO

Tamaño de texto Aa Aa

Una importante retrospectiva, con más de 200 obras, está sirviendo para homenajear en Berlín al movimiento alemán ZERO, un grupo que nació en los

Una importante retrospectiva, con más de 200 obras, está sirviendo para homenajear en Berlín al movimiento alemán ZERO, un grupo que nació en los años 50 tras la Segunda Guerra Mundial.

Nacido en Düsseldorff el movimiento pronto tuvo gran eco internacional. Sus seguidores pretendieron desligarse de todo lo anterior y crear algo nuevo, algo en el que la luz y las sombras adquirían un importante protagonismo.

“Cuando comenzaron querían realmente empezar de cero. Fue después de la Segunda Guerra Mundial, cuando la cultura alemana estaba en una especie de quiebra. No sabían por donde empezar y decidieron hacerlo de cero. También se puede decir que se despojaron de todas las ideas tradicionales que había en pintura. No se trataba de hacer cuadros sobre la luz, sino mostrar la propia luz”, nos señala Daniel Birnbaum, director del Museo de arte Moderno de Estocolmo y representante de la fundación ZERO:

Mack y Uecker, al lado del ya fallecido Otto Piene fueron sus fundadores. Los críticos consideran que el movimiento nació como reacción al expresionismo abstracto con el argumento de que el arte debía de estar vacío de color y emoción. Una manera de rebelarse desde la búsqueda de la claridad contra la oscuridad amarga de los años de la postguerra alemana

ZERO es libertad, es apertura, es un punto al que siempre puedes volver. ZERO es la puerta, una puerta abierta, la puerta que está aquí pero que, a la vez, está en todas partes. Todos los sitios están en ninguna parte y ninguna parte es esto”, apunta Herman de Vries, artista perteneciente al movimiento ZERO.

Más de 3000 metros cuadrados en el que se exponen 200 trabajos de este movimiento que, oficialmente, desapareció en 1967, pero que tuvo gran influencia en las décadas posteriores.

La actual retrospectiva se podrá visitar en Berlín hasta el 8 de junio. Quienes quieran verla después podrán hacerlo pero ya en Amsterdam.