Última hora

Última hora

Francia vira hacia el centro-derecha en las departamentales

Francia vira hacia el centro-derecha en la segunda vuelta de las departamentales La coalición liderada por Nicolas Sarkozy ha arrebatado a la

Leyendo ahora:

Francia vira hacia el centro-derecha en las departamentales

Tamaño de texto Aa Aa

Francia vira hacia el centro-derecha en la segunda vuelta de las departamentales

La coalición liderada por Nicolas Sarkozy ha arrebatado a la izquierda gran parte de sus feudos al imponerse en 64 de los 101 departamentos del país.

Con esta victoria, la mayor en este tipo de comicios de la historia de la V República francesa, Sarkozy frena en seco el avance de la ultraderecha y obtiene una plataforma para facilitar su vuelta al Elíseo en las elecciones de 2017.

Nicolas Sarkozy. Líder del partido Unión por un Movimiento Popular:
“Vamos a acelerar la preparación de un proyecto republicano alternativo para redirigir nuestro país, un proyecto profundamente novedoso para detener el declive en el que se ha hundido después de estos tres años del socialismo más arcaico de Europa.”

El partido socialista de François Hollande, ha sufrido un severo revés al perder prácticamente la mitad los 61 departamentos en los que gobernaba hasta ahora.

Unos malos resultados que el primer ministro achaca a la división de la izquierda:

Manuel Valls. Primer ministro de Francia:
“La izquierda, demasiado dispersa y dividida en la primera vuelta experimenta un franco retroceso pese a los buenos resultados de los ejecutivos departamentales.”

Tampoco ha obtenido los resultados esperados el Frente Nacional, el partido de extrema derecha liderado por Marine Le Pen, que aunque gana terreno, no ha conseguido hacerse con las riendas de ningún departamento.

Pese a todo, Le Pen se declaraba satisfecha por los resultados de su formación:
“Nuestro objetivo está más cerca: llegar al poder y aplicar nuestras medidas para reactivar Francia, devolverle su libertad, su seguridad, su prosperidad.”

En París y Lyon, las ciudades más pobladas de Francia no se ha votado. Además, con una abstención del 50%, muchos analistas consideran que los resultados de las departamentales no son extrapolables a nivel nacional.

Euronews:
Jean Yves Camus, buenos días. Usted es director del Observatorio de radicalismo político, y es especialista en extrema derecha.

El Frente Nacional se ha convertido en un partido cuyos resultados son escrutados con atención elección tras elección. Tras esta segunda vuelta de las departamentales las interpretaciones son un poco confusas. ¿Cuál es la suya?

Jean Yves Camus:
Todo depende de si miramos al número de departamentos ganados o al porcentaje de votos que ha conseguido el Frente nacional en esta segunda vuelta. En cuanto a los departamentos, solemos decir que entre 40 y 50 es un buen resultado. Después, cuando vemos los porcentajes, departamento por departamento, vemos que en muchos casos el Frente nacional le pisa los talones a la alianza entre UMP-UDI, y que, debido al sistema de mayorías, no hay concordancia entre el número de votos y los escaños obtenidos por el Frente Nacional. De todas formas el principal problema es que con un 25% estamos en un esquema tripartito de la vida política o más aún, en el tripartidismo que todos los observadores evocan
.
Euronews:
Esa es precisamente mi siguiente pregunta. ¿Seguimos en el bipartidismo o estamos ante la llegada del tripartidismo?”

Jean Yves Camus:
La manera de repartir los escaños hace que el tripartidismo sea algo extremadamente complicado. Para ello tendría que generalizarse la proporcionalidad, salvo, evidentemente, en las presidenciales. Así que, de un lado, tenemos instituciones que nacen de la bipolarización de derecha-izquierda de la vida política y de otro, una formación, el Frente Nacional que empuja, y lleva gradualmente a la existencia de 3 fuerzas políticas y no 2 que se repartan el mismo pastel en unas proporciones bastante similares. Esto significa que, con el tiempo, puede que se produzca una importante restructuración de la vida política francesa
.
Euronews:
La victoria incontestable de la derecha, ¿es una señal decisiva de lo que ocurrirá en 2017 o todo puede cambiar?

Jean Yves Camus:
2017 está aún lejos. No tenemos ni siquiera el casting de candidatos salvo, claro está, para el Frente Nacional que parte con una pequeña ventaja porque ellos no tienen primarias. No hay duda de quién les representará. Tras las elecciones no sabemos quién lo hará en la derecha y en todo caso la figura de Marine Le Pen, hoy día, no ganaría las presidenciales. Queda por saber en que proporción las perderá. Lo que sí sabemos es que no lo hará con el mismo porcentaje que lo hizo Jean Marie Le Pen en 2002. No tendremos un 82% contra el 18%. El abanico estará mucho más cerrado.

Euronews:
¿Qué conclusiones puede extraer la izquierda tras este cuarto revés electoral consecutivo?

Jean Yves Camus:
Hoy en día la izquierda maneja dos opciones. La primera es la que anunció el primer ministro ayer noche y que consiste en decirnos que vamos por el buen camino, que hay que perseverar en ello esperando que los resultados, especialmente las cifras del paro y del poder adquisitivo. Asegura que queda exactamente un año para que eso sea así. Entonces empezará la campaña electoral.
Hay otra línea que anoche también se pudo escuchar a los críticos que hay dentro del partido socialista y que consiste en decir que ahora se está produciendo una especie de big bang. Así que hay que hacer un cambio, y parar de pensar que habrá un momento en el que vana a cosechar los resultados de una política cuya orientación ellos cuestión de raíz.

Euronews:
Muchas gracias, por su tiempo

Jean YVes Camus:
Gracias