Última hora

Última hora

Japón, un modelo en la prevención de riesgos en catástrofes naturales

Leyendo ahora:

Japón, un modelo en la prevención de riesgos en catástrofes naturales

Tamaño de texto Aa Aa

En este primer programa de ‘Target’, nos vamos a Sendai, en Japón. La ciudad está situada en una región que se vio sacudida hace 4 años por un terremoto y un tsunami. Y es precisamente aquí donde acaba de realizarse la tercera conferencia de la ONU sobre la reducción de riesgos en catástrofes naturales.

“El primer ministro japonés Shinzo Abe acaba de anunciar aquí, en Sendai, una nueva partida para la prevención de riesgos en catástrofes naturales. 3 millones ochocientos mil euros para los próximos 4 años que servirán para formar a 40.000 personas y desarrollar la cooperación internacional en este sector”, señala nuestro enviado especial a Sendai,

De Sendai han salido varios objetivos: 100.000 muertes menos para los próximos 10 años, pero también el de reducir las pérdidas económicas relacionadas con las catástrofes naturales.

“Hemos calculado que estas catástrofes tienen un coste anual de 300 mil millones de dólares al año. Un coste que en los últimos 10 años ha crecido dramáticamente”, apunta Neil McFarlane, coordinador de la Conferencia Mundial de la ONU sobre reducción de riesgos en desastres.

Periódicamente Japón sufre el efecto de los tifones. Acoge, además, más de un centenar de volcanes activos y concentra cerca del 20% de terremotos de más de 6 grados de magnitud que registra el planeta.
A pesar de ello el número de víctimas es mucho menor que en otros lugares, y eso es gracias a una verdadera “cultura” en la prevención de riesgos”.

“Disponemos de más de 4000 puntos de control, distribuidos por todo el archipiélago. En un instante somos capaces de medir la magnitud del seísmo y enviar inmediatamente la información al resto del país. Por ejemplo cuando se produjo el temblor en 2011 había un centenar de trenes de alta velocidad en circulación. Los paramos de inmediato y evitamos accidentes. No hubo muertos”, señala Yoshiyasu Hyoutani, director general para asuntos de desastres del gobierno japonés.

Es la infraestructura más grande del mundo destinada a la prevención de inundaciones: un gigantesco tanque principal, cinco silos de contención y una red de tubería subterráneas de más de 6 kilómetros y de 10,6 metros de diámetro.
Este sistema recoge, drena las inundaciones que producen 4 ríos y expulsa hasta 200 metros cúbicos de agua por segundo en un río principal de esta región cercana a Tokio.
El impacto de esta instalación, en un sector donde la tasa urbanizada es del 50%, es considerable.

“El resultado es que tenemos un numero de zonas inundadas cuatro veces inferior… , nos cuenta Oosu Eiichi, jefe del área metropolitana de alcantarillado. “Y las casas afectadas por las inundaciones se han reducido en un tercio”, apunta.

El Tokyo Sky Tree y sus 634 metros de altura se ha convertido en el símbolo de Tokio pero también en una obra arquitectónica que resiste seísmos. Y todo ello gracias a su estructura: un pilar central conectado con otros elementos exteriores de acero por un sistema de amortiguadores.

“El pilar centrar y la estructura de acero se balancean en direcciones opuestas. Pueden, de esta forma, compensar hasta en un 50% la energía que recibe el edificio. Y así este resiste los seísmos”, nos dice Haruki Nagatsuma.

El reto es enorme ya que esta torre sirve también para difundir información en caso de catástrofes naturales.. Otra de las claves del ingenioso sistema japonés en prevención de riesgos.