Última hora

Última hora

Malos tiempos para Lufthansa

La reputación de Lufthansa está en entredicho tras las nuevas revelaciones sobre el drama de Germanwings, y además, en medio de turbulencias

Leyendo ahora:

Malos tiempos para Lufthansa

Tamaño de texto Aa Aa

La reputación de Lufthansa está en entredicho tras las nuevas revelaciones sobre el drama de Germanwings, y además, en medio de turbulencias financieras para la compañía alemana.

El martes, Lufthansa, matriz de Germanwings, reveló que Andreas Lubitz, el copiloto del Airbus 320 siniestrado informó a la escuela de vuelo de Lufthansa de que en 2009 atravesó episodios de depresión severa.

Esta revelación pone en tela de juicio el proceso de selección de los pilotos, aunque la compañía, por boca de su presidente, presume de formar “los mejores pilotos del mundo”.

También pone en aprietos a su director general, Carsten Spohr, que el 26 de marzo declaró no poder revelar las razones de la interrupción en la formación del copiloto.

Hasta ahora las bajas médicas que encontraron en el apartamento de Lubitz hacían recaer la responsabilidad del drama en un solo hombre, según las conclusiones del fiscal de Düsseldorf.

Christoph Kumpa. Fiscal de Düsseldorf:
“El hecho de que, entre otras cosas hubiera bajas rotas, recientes, e incluso del día del crimen, refuerzan la hipótesis de que el difunto ocultaba su enfermedad a su empresa y a sus colegas de profesión.”

Este asunto merma inevitablemente la envidiable reputación de fiabilidad de Lufthansa tocada ya desde hace un año por las repetidas huelgas de pilotos.

Barbara Schaedler. Portavoz de Lufthansa:
“Afortunadamente tenemos clientes muy leales. Aunque notamos una disminución de las reservas con cada huelga, se trata sólo de un corto período de tiempo. Aún así supone un golpe para nuestra reputación y obviamente es algo que nos gustaría dejar atrás lo más rápidamente posible.”

El conflicto ha costado a la compañía más de 230 millones de euros en 2014, precisamente cuando Lufthansa debe imperativamente reducir gastos para hacer frente a sus competidores de bajo coste en Europa, y a rivales como Emirates y Turkish airlines en los vuelos transoceánicos.