Última hora

Última hora

Operación de transparencia en el Parlamento Europeo

No ocurría desde hace 25 años. El Parlamento Europeo ha decidido sacar a concurso su servicio de restauración como una medida de transparencia y de

Leyendo ahora:

Operación de transparencia en el Parlamento Europeo

Tamaño de texto Aa Aa

No ocurría desde hace 25 años. El Parlamento Europeo ha decidido sacar a concurso su servicio de restauración como una medida de transparencia y de reducción de gastos. El concurso se abrirá en junio y en otoño ya tendrán nuevos gestores, según David Sassoli, vicepresidente del Parlamento Europeo. La multinacional Sodexo dejará de tener el monopolio ya que otras empresas podrían gestionar el restaurante, la cantina, los bares e incluso las máquinas de café. El ganador será el que presente la mejor oferta.

Fuentes oficiales aseguran que el objetivo es mejorar la calidad y también ahorrar. El contrato hasta ahora no contempla el llamado “riesgo empresarial”, los costes relacionados con la eliminación de residuos y restos de comida que sufraga el Parlamento Europeo y, por tanto, los contribuyentes comunitarios. Con la introducción de esta cláusula se podrán ahorra unos 1.600 millones de euros.

Además, se van a revisar los gastos de los edificios utilizados para servicios relacionados con el Parlamento, que se están modernizando y renovando para responder a los criterios de seguridad y eficiencia. Quizá el caso más espinoso es el de la doble sede, en Estrasburgo y en Bruselas, donde se celebran las sesiones plenarias. Algunos eurodiputados han cifrado en 200 millones de euros y 19.000 toneladas de CO2 anuales el gasto de desplazamientos de personal y material de oficina hasta la ciudad francesa, donde se desplazan 12 veces al año para celebrar la sesión, mientras que el resto de las sesiones se celebra en la capital belga. El trabajo de los asistentes locales también ha generado polémica en algunos partidos, como el Frente Nacional francés. Bruselas investiga por fraude a una veintena de asistentes de este partido que se estarían dedicando a labores propias de esta formación política mientras reciben dinero comunitario. Cada eurodiputado dispone de unos 20.000 euros al mes para el pago de asistentes. Mientras, se estima que el gasto aumentará en un 2,5% el año que viene, incluyendo gastos extraordinarios para los edificios y gastos ordinarios.