Última hora

Última hora

El reto de cuidarse unos a otros

¿Qué papel juegan los profesores respecto a la salud y la seguridad de sus alumnos más allá de las aulas? Veamos ese otro aspecto del trabajo

Leyendo ahora:

El reto de cuidarse unos a otros

Tamaño de texto Aa Aa

¿Qué papel juegan los profesores respecto a la salud y la seguridad de sus alumnos más allá de las aulas? Veamos ese otro aspecto del trabajo docente.

Puerto Rico ante un problema de talla

Muchas familias en Puerto Rico podrían tener que pagar una multa de 800 dólares por tener niños obesos. En el Caribe la tasa de obesidad infantil alcanza casi el 30%. ¿Tendrá exito este proyecto tan radical y controvertido?

En Puerto Rico, con 3 millones y medio de habitantes, uno de cada tres niños es considerado obeso; mientras que en EE.UU, con 319 (trescientos diecinueve) millones de habitantes la obesidad infantil afecta a uno de cada cinco niños.

¿Cómo abordar este problema de proporciones alarmantes? Israel García es profesor de educación física:

“Yo considero en los últimos años en mi programa de educación física hemos notado que nuestros niños tienen más sobrepeso del normal de acuerdo a su edad y estatura. Y esto me llevó a mi, como le dije, a hacer una serie de actividades prolongadas a la niñez y especialmente eventos como la caminata con el lema de la Prevención a la obesidad infantil para preocuparnos por nuestros niños porque cada día se nos están enfermando más.”

Este problema de salud pública se quiere abordar desde la escuela.

Ejercicio y dieta serían las claves, pero también la educación familiar y una alimentación equilibrada.

Los profesores tendrán que hacer un seguimiento de los alumnos con sobrepeso. Y el departamento de salud establecerá si se trata de un problema médico o de una alimentación inadecuada.

Los padres podrían enfrentarse a multas de hasta 800 dólares. Muchos maestros están en contra del proyecto de ley.

El profesor de gimnasia, Israel García nos cuenta:

“Yo prácticamente no estoy de acuerdo que se multa a los padres, yo estoy de acuerdo que lo que se haga sea educar a nuestros padres, a nuestros niños, mejorar la nutrición. Este curriculum para la escuela, que incluya salud, educación, más actividades físicas, que se cumpla los horarios correspondientes.”

En Puerto Rico, este proyecto de ley está siendo debatido en el Senado y ha despertado bastante polémica. Muchos alegan que hay que mejorar los menús que proponen en los comedores escolares.

Si la ley llegara a aprobarse, según algunos pediatras, conllevaría aún más problemas a las familia de niños con sobrepeso.

Ricardo Fontanet es el Presidente de la Academia de Pediatras:

“Los pediatras nos oponemos a este proyecto. Entendemos que si existe un problema grande de obesidad en Puerto Rico que tenemos que trabajar, y que tenemos que crear consciencia, pero no haciéndole cargos de maltrato a los padres, no implicando a los servicios sociales y a los maestros, sino implicando a los profesionales de salud que se dedican al bienestar de estos niños, tanto la nutricionista pediátrica como los pediatras de la comunidad.”

Desde 1980, la obesidad se ha más que doblado en todo el mundo.

En Puerto Rico, una multa de 800 dólares ¿no sería una sanción excesiva en un país en el que la pobreza afecta a más del 40% de la población?

Las familias con menos ingresos podrían verse doblemente penalizadas.

Yolanda Gómez es una madre que sabe lo caro que resulta comer sano:

“La situación económica no ayuda, verdad? Quizás que uno en la casa no tiene una compra cien por ciento nutritiva, porque los vegetales y frutas, lamentablemente, son alimentos perecederos y costosos.”

La obesidad puede prevenirse. La OMS recomienda una actividad física periódica y que los hábitos de alimentación saludable sean asequibles.

Si la obesidad puede resultar evidente, los problemas de violencia doméstica no se ven tanto. Además, en muchos países la violencia intrafamiliar es un tema tabú que solo se trata de puertas adentro. Veamos cómo una ONG aborda este problema en Albania.

Albania y la violencia doméstica

En Albania, tres de cada cuatro niños han sufrido agresiones físicas por parte de un familiar.

Sólo una ínfima parte de estos incidentes llega a oídos de las autoridades, pues la violencia doméstica se trata de puertas a dentro en este país balcánico.

La ONG Save the Children intenta cambiar las cosas mediante un diálogo entre los profesores y padres de alumnos.

Aquí en Elbasan, los niños aprenden sobre sus derechos y también a protegerse.

Besnik Kadesha trabaja para Save the Children:

“No debemos pelearnos y los profesores tampoco han de usar la violencia. Esta es una buena lección.”

“Muchas familias creen que la educación de los niños y los problemas familiares no han de salir de casa. Si nadie habla los abusos infantiles quedan ocultos.”

La iniciativa de esta ONG ayuda a los jóvenes a expresarse sin tapujos sobre situaciones difíciles que viven en el hogar.

Rei es alumno y participa en este seminario:

“Hay muchos casos de niños que sufren en casa la violencia de sus padres. Pegan a sus hijos y les maltratan. Es terrible para ellos, porque cuando están en la escuela están traumatizados por el miedo y no pueden sacar el máximo provecho al aprendizaje.”

Save the Children organiza miles de encuentros entre profesores y padres de alumnos para prevenir las consecuencias de la violencia doméstica es todo el mundo.

La directora del colegio, Laureta Misiri nos explica:

“Organizamos cursos con cientos de padres de alumnos. Resulta muy positivo pues conocemos las necesidades de los niños y advertimos a los padres de que la violencia solo engendra violencia.”

Con este cursillo de disciplina positiva, un 60% de los alumnos observó que sus padres eran menos agresivos.

Escuchemos la opinión de Ramiz Pisha padre de familia:

“Antes todo era distinto. En tiempos del comunismo solía decirse: “quien bien te quiere te hará llorar”. Hoy en día vivimos otra época y afortunadamente los chicos saben mucho más.”

En Durres, ciudad a orillas del Adriático, esta guardería trabaja con Save the Children que ha introducido un nuevo programa para que los niños conozcan sus derechos y puedan construir las bases de la confianza en sí mismos.

Rudina Aliaj es profesora de educación infantil:

“Para los niños era normal si el padre pegaba a la madre o a los hijos porque decía que se lo merecían. Pero con el tiempo tanto los padres como los niños conocen mejor sus derechos. Vemos cómo estos problemas dejan de formar parte de la vida cotidiana, aunque tampoco podemos decir que vayan a desaparecer por completo.”

Desde que se inició este proyecto más de 10.000 niños han sido orientados en torno a sus derechos y la forma de denunciar la violencia familiar.

Los abusos pueden adoptar muchas formas, y en el caso del ciberacoso puede ser implacable e invisible para los demás. Hablar con una sola persona responsable suede ser la solución. Esa persona ¿puede ser el profesor?

Bélgica lucha contra los cibermatones

Sarah fue víctima de acoso cibernético hace un año y medio. Durante 6 meses, esta chica de 13 años recibió mensajes ofensivos a través de las redes sociales. Poco a poco fue aislándose cada vez más hasta sentirse incapaz de enfrentarse a los demás.

“Todo empezó con insultos de tipo eres una puta, una guarra. Y por la noche, entre las 2 y las 4 de la madrugada recibí un montón de comentarios sin parar.”

Sarah recibió unos 300 comentarios en la red social “Ask”.

Eran mensajes anónimos cada vez más agresivos y humillantes, algunos incluso la animaban a suicidarse.

Los problemas empezaron a afectar a su rendimiento escolar.

“En los pasillos del colegio empiezas a andar con la cabeza baja, dejas de mirar e intentas no prestar atención, prosigue Sarah. Un día en clase de religión salió el tema del acoso. La profesora se dió cuenta de que yo no me sentía muy agusto con el tema. Y al final de la clase fui a hablar con ella y le conté todo. Entonces me dijo: esta tarde habla con tu madre y si no lo haré yo.”

Sarah se armó de valor y habló con su madre que presentó una denuncia contra persona desconocida. Según Olivier Bogaert, inspector de la Unidad de Delitos Informáticos, uno de cada tres adolescentes sufre acoso cibernético en Bélgica.

“Los profesores deben incitar a los alumnos a hablar y a expresarse. Hay clases que pueden propiciar el debate, y tiene que haber un momento para abordar ese tipo de problemas, donde se hagan preguntas de tipo: ¿qué hacéis en Internet, con la informatique o con los smartphones ? Entonces se puede crear un diálogo y algunas de esas víctimas que sufren acoso van a poder expresarse y decir: no puedo más se están burlando de mí todo el tiempo.”

El director del centro de información para jóvenes ‘Infor Jeunes’recorre los centros escolares para prevenir la violencia 2.0 gracias a un juego de mesa.

Michel Duponcelle es el Director de Infor Jeunes:

“El objetivo del juego consiste antes que nada en hablar y dar la palabra a quienes suelen hablar poco para que sean conscientes de que Internet es una herramienta increíble, no hay duda de ello,pero que ha de utilizarse de forma inteligente. Es importante que los centros educativos retomen este tipo de debate porque en última instancia tenemos que educar a los niños y a los jóvenes para que sean capaces de defenderse contra este tipo de fenómenos.”

Bajo el lema ‘No al odio!’ la asociación establece una serie de estrategias para hacer frente a todo tipo de violencia.

“Alguna vez tuvo un profesor que le ayudó a superar sus problemas? Y si es así, ¿cómo lo hizo? Envíenos sus comentarios a través de nuestras redes sociales. Adiós.