Última hora

Última hora

Protesta en el Festival de Cine de Estambul por la censura de un documental sobre el PKK

El Ministerio de Cultura envió una carta a la dirección para que retirara la cinta al carecer de un certificado de registro. En respuesta, más de una

Leyendo ahora:

Protesta en el Festival de Cine de Estambul por la censura de un documental sobre el PKK

Tamaño de texto Aa Aa

El Ministerio de Cultura envió una carta a la dirección para que retirara la cinta al carecer de un certificado de registro. En respuesta, más de una veintena de realizadores renunciaron a participar en el festival, que ha cancelado la competición por el “Tulipán de Oro” y la gala de clausura.

“Pedimos libertad para exhibir las películas que seleccionamos en nuestro programa, sin solicitar documentos dentro del contexto de festivales y actividades culturales, como ocurre en el resto del mundo. Si una cinta no consigue ese documento, lo que pasa es que ha sido censurada”, decía la directora del festival, Azize Tan.

A diferencia de los turcos, los filmes extranjeros no necesitan ningún certificado de este tipo para participar en el festival. El ministerio afirmó el lunes que no hay lugar para la propaganda del PKK en una sociedad democrática.

“Los cines tienen que estar abiertos al público, es decir, compras tu entrada, ves la película y después piensas qué te ha parecido. No deberías de tener miedo a eso. Esto no ayuda al proceso de paz”, explica el conocido director turco, Erol Mintas.

El polémico documental, “Bakur”, relata la vida de guerrilleros del Partido de Trabajadores de Kurdistán en campamentos situados dentro de las fronteras de Turquía y también de Siria e Irak. Dirigido por Çayan Demirel y Ertugrul Mavioglu, fue rodado en el verano de 2013.

Wolfgang Spindler, euronews:

El resultado de esta intervención política en el cine es que el festival de cine más importante de Turquía no tendrá un ganador ni tampoco una ceremonia de clausura. Además, lo ocurrido podría empeorar las ya complicadas relaciones entre turcos y kurdos. Un triste resultado.