Última hora

Última hora

Marco Confortola, alpinista: "Los nepalíes no se rinden nunca"

El alpinista italiano Marco Confortola fue testigo directo de la devastación que causó en Nepal el terremoto del pasado 25 de abril. El seísmo

Leyendo ahora:

Marco Confortola, alpinista: "Los nepalíes no se rinden nunca"

Tamaño de texto Aa Aa

El alpinista italiano Marco Confortola fue testigo directo de la devastación que causó en Nepal el terremoto del pasado 25 de abril.

El seísmo sorprendió al deportista de 43 años en el campamento base del Dhaulagiri, a una altitud de 4.500 metros.

Marco Confortola:
“Al principio no estaba claro lo que estaba pasando. Luego, como el temblor era continuo nos dimos cuenta de que era un terremoto. Diez minutos más tarde, hubo otra fuerte sacudida y entendimos que era una réplica del seísmo que acababa de arrasar el valle.”

Daniella Castelli. euronews:
En un momento determinado, decidieron dejar el campamento base y descender. Al fin y al cabo son alpinistas, ¿cómo fue ese descenso?

Marco Confortola:
“Estábamos seguros de que los helicópteros estaban ya en el Everest para rescatar heridos, y nosotros estábamos bien físicamente. Nuestro descenso fue escalonado y difícil porque todo estaba destrozado: carreteras, puentes, caminos…No fue fácil, pero parecía lógico. Como socorrista se que hay que dar prioridad a las personas que necesitan realmente el helicóptero y a la población local.”

Confortola intentó descender lo antes posible para ayudar a la población. Lo que más le marcó fue el escenario de devastación que encontró tras dos días de descenso.

Marco Confortola:
“Vi muchísimas casas y pueblos enteros destruidos. Había tanta tristeza y devastación. Pero también vi una población nepalí dispuesta a levantar cabeza: estaban entre los escombros pero tratando ya de prepararse para la reconstrucción.”

Unas ganas de levantar cabeza complicadas por el nuevo terremoto de este martes. Aunque para Confortola, la resistencia de los nepalíes les hará, pese a todo, salir adelante.

Marco Confortola:
“De hecho, se me ha quedado grabada la sonrisa de una niña en un pueblo. El terremoto destrozó su casa. Le dí caramelos y algunas medicinas porque tenía disentería. Pero me sonreía y me daba las gracias. Los nepalíes no se rinden, es gente que no se da por vencida. El terremoto les ha tumbado, pero quieren levantarse rápido.”