Última hora

Última hora

Indonesia, Malasia y Tailandia "juegan al ping pong" con los inmigrantes, según las organizaciones humanitarias

Cerca de 700 inmigrantes son rescatados por pescadores indonesios después de que la marina de Malasia les impidiera entrar en sus aguas

Leyendo ahora:

Indonesia, Malasia y Tailandia "juegan al ping pong" con los inmigrantes, según las organizaciones humanitarias

Tamaño de texto Aa Aa

Cerca de 700 inmigrantes son rescatados por pescadores indonesios después de que la marina de Malasia les impidiera entrar en sus aguas territoriales.

El barco se encontraba a la deriva desde hace semanas tras ser abandonado en pleno mar por los traficantes que lo conducían. Es solo un ejemplo del drama que se vive en las aguas fronterizas entre Indonesia, Malasia y Tailandia, países que se responsabilizan mutuamente y rechazan acoger a los inmigrantes. La mayoría son rohingyas, miembros de la minoría musulmana de Myanmar, uno de los pueblos más perseguidos del mundo, según la ONU.

Su secretario ha denunciado la situación que se vive en el mar de Andamán y el estrecho de Malaca donde miles de personas esperan en pleno mar a que algún país se haga cargo de su rescate.

“El Secretario General pide a los gobiernos que respeten la obligación de socorrer a los inmigrantes ya que está prohibido rechazarles y abandonarles. Exigimos a los gobiernos que faciliten el desembarco de esas gentes y mantengan sus fronteras y puertos abiertos para que puedan recibir la asistencia que necesitan”, ha dicho el portavoz del secretario general de Naciones Unidas, Stephane Dujarric.

Birmania principal país de salida de los inmigrantes ha amenazado con boicotear la cumbre regional sobre inmigración al acusar a Tailandia de endurecer su política de inmigración.

Según algunas ONG, unos 8.000 rohingyas se encuentran a la deriva en aguas limítrofes entre Indonesia y Tailandia.