Última hora

Última hora

Moscú intenta lograr la liberación de sus dos ciudadanos capturados por Ucrania

Moscú intenta por todos los medios lograr la liberación de sus dos ciudadanos capturados por Ucrania, que han reconocido pertenecer a las fuerzas

Leyendo ahora:

Moscú intenta lograr la liberación de sus dos ciudadanos capturados por Ucrania

Tamaño de texto Aa Aa

Moscú intenta por todos los medios lograr la liberación de sus dos ciudadanos capturados por Ucrania, que han reconocido pertenecer a las fuerzas armadas rusas.

Han sido acusados de terrorismo y podrían enfrentarse hasta a 15 años de prisión.

Fueron capturados tras resultar heridos y ahora se recuperan en el hospital militar de Kiev. Allí han recibido la visita de representantes de la Unión Europea, Amnistía Internacional, Cruz Roja y de la OSCE.

“Ambos individuos declararon ser miembros de una unidad de las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia y que estaban en una misión de reconocimiento. También que habían estado en Ucrania en misiones anteriores”, ha declarado Michael Bociurkiw, portavoz de la misión de vigilancia especial de la OSCE para Ucrania.

Como ya se esperaba desde hace meses, la Rada Suprema de Ucrania ha aprobado la suspensión de cinco acuerdos de cooperación militar con Rusia.

Mientras tanto, en el marco de las negociaciones de paz, se ha fijado una nueva reunión del grupo de contacto en Minsk, para el próximo 2 de junio.

A pesar de que, globalmente, el alto el fuego fijado el pasado 15 de febrero se respeta, sigue siendo frágil y prosiguen los combates esporádicos.

Tres soldados ucranianos han muerto y 12 han resultado heridos en los últimos enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y los separatistas prorrusos.

Amnistía Internacional acusa a ambos bandos de cometer crímenes de guerra.

“Se están llevando a cabo torturas y actos graves, a menudo por ambas partes. Los métodos son diferentes: las personas son golpeadas, encarceladas encapuchadas. A veces las dejan así durante mucho tiempo, otras veces son colgadas del techo y sometidas a descargas eléctricas”, ha explicado Denis Krivosheev, jefe adjunto de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central.