Última hora

Última hora

Siete finales en el segundo día del World Judo Masters

Durante la segunda jornada del World Judo Masters celebrado en Rabat han tenido lugar 7 finales de distintas categorías. En la femenina -70 kg la

Leyendo ahora:

Siete finales en el segundo día del World Judo Masters

Tamaño de texto Aa Aa

Durante la segunda jornada del World Judo Masters celebrado en Rabat han tenido lugar 7 finales de distintas categorías.

En la femenina -70 kg la número uno del mundo, la holandesa Kim Polling ha confirmado su buen estado de forma venciendo a la colombiana Yuri Alvear por yuko.

En la categoría -78 kg la norteamericana Kayla Harrison se ha llevado el oro al derrotar a la británica Natalie Powell por ippon en tan solo 94 segundos.

Song Yu ha ganado el World Masters por segunda vez consecutiva en la categoría +78kg. La china ha vencido por 3 shidos a la japonesa Kanae Yamabe.

En el cuadro masculino Nagase Takanori ha sido el vencedor sorpresa en -81 kg. El japonés, que no figuraba entre los favoritos ha ganado al ruso Ivan Nifontov con una inmobilización por ippon.

En la categoría -90 kg el georgiano Beka Gviniashvili ha batido al japonés Yoshida Yuya en menos de 3 minutos por ippon con un fantástico koshi-waza.

En la categoría -100 kg ha habido sorpresa final. Parecía que el checo Krpalek tenía dominado el combate pero el azerbaiyano Gasimov se ha apuntado un waza-ari a menos de un minuto para el final.

Finalmente en la categoría +100 kg el yudoca francés Teddy Riner ha ganado el oro con un o-soto-gari para ippon en un combate igualado hasta el tramo final al húngaro Barna Bor.

El siete veces campeón del mundo, que ha participado activamente en la organización de este Masters en Rabat, confía en que este tipo de eventos contribuyan a aumentar la popularidad del judo.

“Eventos como este hacen que nuestro deporte avance. Ayudará a que el judo se popularice. Un día tal vez superará al baloncesto, al fútbol… No solo estamos mostrando la belleza de nuestro deporte, sino también que el judo tiene un código moral con valores y que es agradable a la vista”, afirma Riner.