Última hora

Última hora

La investigación de la FIFA

Sepp Blatter ha acabado tirando la toalla. En plena tormenta, el patrón de la FIFA permanecía firme e imperturbable, pero al final, ha optado por

Leyendo ahora:

La investigación de la FIFA

Tamaño de texto Aa Aa

Sepp Blatter ha acabado tirando la toalla. En plena tormenta, el patrón de la FIFA permanecía firme e imperturbable, pero al final, ha optado por retirarse al considerar que no tiene el apoyo integral del mundo del fútbol.

La Federación internacional de fútbol vivió una semana negra la semana pasada. El 27 de mayo, en este hotel de Zurich, fueron detenidos 7 de los principales dirigentes de la FIFA a petición de la justicia estadounidense, que investiga casos de corrupción que se remontan a hace más de 25 años.

La única imagen que circula de estas detenciones es este video, en el que se ve a un hombre oculto bajo una sábana saliendo por la puerta de atrás del hotel rodeado por varios policías.

El mismo día tuvo lugar otra redada en los locales de la CONCACAF (Confederación de Norte, Centroamérica y el Caribe de Fútbol) en Miami. Los dos casos estaban relacionados. En total, las autoridades practicaron 14 detenciones, nueve de ellas de altos dirigentes de la FIFA como el exvicepresidente de la federación Jack Warner, Jeffrey Webb, actual vicepresidente y miembro del comité ejecutivo de la FIFA, Nicoláa Leoz, presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, y Eugenio Figueredo,uno de los ocho vicepresidentes de la FIFA por citar sólo algunos.

Los siete detenidos en Suiza se niegan a ser extraditados a Estados Unidos, donde el procedimiento judicial puede durar seis meses. Los 47 cargos que se les imputan cubren un periodo de 25 años y una suma total de 150 millones de dólares en sobornos y comisiones para hacerse con los derechos de televisión y de marketing en los torneos internacionales de fútbol.

Paralelamente, en otro proceso, se están investigando asimismo presuntas irregularidades cometidas en la atribución del Mundial a Sudáfrica, en 2010, y las polémicas elecciones de las dos próximas sedes del Mundial de Fútbol, Rusia en 2018 y Catar en 2022

El último episodio de este escándalo que no cesa, salpica al número dos de la Federación Jerome Valcke. El secretario general de la instancia habría sido el encargado de pagar a Warner 10 millones de dólares en el marco de la atribución del Mundial de 2010. El tiro de gracia para Sepp Blatter que hasta ahora jugaba la carta de que el capitán es el último que abandona un barco naufraga.