Última hora

Última hora

Turquía: principales retos de las elecciones

Las elecciones legislativas del domingo en Turquía podrían marcar el final de doce años de dominio absoluto del AKP, el partido del presidente

Leyendo ahora:

Turquía: principales retos de las elecciones

Tamaño de texto Aa Aa

Las elecciones legislativas del domingo en Turquía podrían marcar el final de doce años de dominio absoluto del AKP, el partido del presidente saliente. Recep Tayip Erdogan aspira a conseguir una mayoría de 330 escaños para poder modificar la constitución e instaurar un régimen presidencialista. Pero varios obstáculos podrían alzarse en su camino, porque aunque su victoria es segura, los sondeos vaticinan un retroceso del partido en el poder.

El HDP es uno de esos obstáculos. El surgimiento de este pequeño partido kurdo de izquierda representa una seria amenaza para el AKP, ya que podría rebasar la barrera del 10% y entrar por primera vez en el Parlamento turco.
Su líder, el carismático Selahattin Demirtas, obtuvo el 9,8% en las presidenciales del pasado agosto. Hasta ahora, el AKP era el principal beneficiario de los pobres resultados electorales del HDP gracias al reparto proporcional que le permitía recuperar la mayoría de los escaños que habría ocupado ese partido de superar la barrera del 10%, la más alta del mundo.

El estancamiento de la economía también juega contra el AKP: después de años de un crecimiento de entre el 4% y el 10% del PIB, en 2014 se redujo al 2,9% y 2015 comenzó con un crecimiento cero en el primer trimestre.
Esto ha puesto de manifiesto las debilidades de una economía demasiado dependiente de la construcción, del consumo privado y del endeudamiento de los hogares. La economía se ha convertido en un argumento de campaña de la oposición y pone al AKP a la defensiva.

Otro asunto que erosiona el apoyo al partido en el poder es su política hacia Siria. Cuatro años de guerra han cambiado la demografía de las zonas fronterizas turcas con el aflujo de 1,8 millones de refugiados, más que cualquier otro vecino de Siria.
La llegada de los refugiados ha provocado una sensación de inseguridad económica entre los turcos. Además de esta política de “fronteras abiertas”, Ankara ha sido un virulento opositor al régimen de Bachar al Asad. Una política que muchos turcos percibieron como demasiado agresiva e intervencionista en los asuntos de un país vecino.

Para analizar la situación dos días antes de la elecciones, el corresponsal de Euronews en Turquía ha hablado con el director de A&G Public Poll Institute, M.Adil Gür.

Bora Bayraktar: “¿Cuál es el panorama en Turquía según las últimas encuestas de A&G Public Poll Institute?

M.Adil Gür, director de A&G Public Poll Institute:

“Un par de asuntos han preocupado mucho a los turcos en los últimos tres meses, se resumen en dos cuestiones: ¿Podrá el partido prokurdo HDP superar la barrera del 10%? y, en segundo lugar, ¿habrá un gobierno fuerte con un solo partido o volveremos al escenario de los año 90 con coaliciones gubernamentales?

Según las encuestas de opinión y las entrevistas realizadas a muchas personas en los últimos tres o cuatro meses, por primera vez en unas elecciones, unas décimas más o menos cuentan.

Y puedo decirle a nuestros telespectadores que, en función de las encuestas, es imposible saber con certeza si habrá un gobierno fuerte o será necesaria una coalición. Creo que el próximo domingo, hasta que no se cuente la última papeleta, hasta que no sepamos a quién pertenece el último escaño, estaremos con la duda.”

Euronews: En las últimas elecciones hemos visto que la gente vota en función de su identidad. En estos comicios, ¿qué es lo que va a motivar a los electores?

M.Adil Gür, director de A&G Public Poll Institute:

“Hay varios aspectos, la mayoría de los votantes del partido prokurdo HDP votan por cuestiones ideológicas, porque se sienten representados como grupo étnico y creen que el partido es ideológimente más cercano a sus preocupaciones.

La mayoría de los partidarios del Partido Nacionalista, MHP, vota en función de reflejos nacionalistas. Cuando el partido prokurdo sube en las encuentas, los nacionalistas turcos reaccionan. Un esquema sociológico que se repite en otras partes del mundo.

La mayoría de los votantes del Partido Republicano del Pueblo votan por razones ideológicas, votan por oposición al AKP. Sin embargo, los seguidores del partido gobernante, AKP, dicen que votan porque están satisfechos con su vida diaria, con los servicios sociales y que, por ello, mantienen su confianza al gobierno.

Para concluir, los votantes tienen varias razones para depositar su papeleta, les motivan los temas económicos y las preocupaciones ideológicas.

Pero en Turquía, la principal motivación de los electores, la que puede decidir quién gobernará y quién no, es la economía que permite que la gente sea feliz cada día. La gente necesita saber si va a poder seguir pagando su alquiler a finales de mes, si podrá pagar las tasas escolares o si podrá tener visibilidad respecto a su jubilación.”

Euronews: Y según esta descripción del electorado, ¿cree que habrá un gobierno estable? ¿o existe la posibilidad de elecciones anticipadas?

M.Adil Gür, director de A&G Public Poll Institute:

“Turquía ha estado muy polarizada en los últimos años. Los diferentes líderes políticos utilizan un lenguaje muy duro para criticarse, palabras que, incluso, la gente evita. Y esto ha generado un clima muy tenso, muchas divisiones sociales. Esto me hace pensar que verles en un gobierno de coalición es casi imposible.

Y si el partido ganador tiene poco margen, no creo que aguante mucho tiempo en un país con los problemas actuales que tiene Turquía, con la cuestión kurda, la guerra civil en Siria y el resto de temas candentes en Oriente Medio.

Por estas razones, según mi experiencia como politólogo creo que, en ambas situaciones, sea la de un partido ganador con un estrecho margen o la de una coalición, los turcos volverán a las urnas en breve. Habrá elecciones anticipadas.”