Última hora

Claves de la Carta Encíclica "Laudato si" sobre el medio ambiente del Papa Francisco

El papa Francisco ha publicado este jueves la Carta Encíclica “Laudato si”, un alegato para salvar el medio ambiente en el que el Sumo Pontífice

Leyendo ahora:

Claves de la Carta Encíclica "Laudato si" sobre el medio ambiente del Papa Francisco

Tamaño de texto Aa Aa

El papa Francisco ha publicado este jueves la Carta Encíclica “Laudato si”, un alegato para salvar el medio ambiente en el que el Sumo Pontífice advierte del “comportamiento suicida” del sistéma económico que ha convertido el planeta en un “depósito de porquería”.

A continuación hemos seleccionado una serie de extractos. La encíclica está precedida por una introducción y dividida en seis capítulos.

Mi llamado

“El desafío urgente de proteger nuestra casa común incluye la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar”.

“Hago una invitación urgente a un nuevo diálogo sobre el modo como estamos construyendo el futuro del planeta”.

Capítulo I. Lo que está pasando a nuestra casa

“Existen formas de contaminación que afectan cotidianamente a las personas. La exposición a los contaminantes atmosféricos produce un amplio espectro de efectos sobre la salud, especialmente de los más pobres, provocando millones de muertes prematuras”.

“Estos problemas están íntimamente ligados a la cultura del descarte, que afecta tanto a los seres humanos excluidos como a las cosas que rápidamente se convierten en basura”.

“Mientras se deteriora constantemente la calidad del agua disponible, en algunos lugares avanza la tendencia a privatizar este recurso escaso, convertido en mercancía que se regula por las leyes del mercado”.

El resto del capítulo detalla problemas como el de la pérdida de la biodiversidad, la pérdida de calidad de vida, la inequidad planetaria, las desigualdades y la debilidad de respuesta de los gobiernos.

Capítulo II. El evangelio de la creación

Es el más religioso de los capítulos, junto al último.

“La ciencia y la religión, que aportan diferentes aproximaciones a la realidad, pueden entrar en un diálogo intenso y productivo para ambas”.

“Es un bien para la humanidad y para el mundo que los creyentes reconozcamos mejor los compromisos ecológicos que brotan de nuestras convicciones”.

Capítulo III. Raíz humana de la crisis ecológica

“No nos servirá describir los síntomas, si no reconocemos la raíz humana de la crisis ecológica. Hay un modo de entender la vida y la acción humana que se ha desviado y que contradice la realidad hasta dañarla”.

“Propongo que nos concentremos en el paradigma tecnocrático dominante y en el lugar del ser humano y de su acción en el mundo”.

El texto analiza también el papel de la tecnología, la globalización de la tecnocracia y “la crisis y los efectos del antopocentrismo moderno”.

Capítulo IV. Una ecología integral

“No hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental. Las líneas para la solución requieren una aproximación integral para combatir la pobreza, para devolver la dignidad a los excluidos y simultáneamente para cuidar la naturaleza”.

“Cualquier menoscabo de la solidaridad y del civismo produce daños ambientales. En ese sentido, la ecología social es necesariamente institucional, y alcanza progresivamente las distintas dimensiones que van desde el grupo social primario, la familia, pasando por la comunidad local y la nación, hasta la vida internacional”.

“Las predicciones catastróficas ya no pueden ser miradas con desprecio e ironía. A las próximas generaciones podríamos dejarles demasiados escombros, desiertos y suciedad”.

Capítulo V. Algunas líneas de orientación y acción

Corresponden a las proposiciones concretas que hace la encíclica.

“La estrategia de compraventa de « bonos de carbono » puede dar lugar a una nueva forma de especulación, y no servir para reducir la emisión global de gases contaminantes”.

“Los países pobres necesitan tener como prioridad la erradicación de la miseria y el desarrollo social de sus habitantes”.

“Urgen acuerdos internacionales que se cumplan, dada la fragilidad de las instancias locales para intervenir de modo eficaz”.

“El creciente problema de los residuos marinos y la protección de las áreas marinas más allá de las fronteras nacionales continúa planteando un desafío especial”.

“La mayor parte de los habitantes del planeta se declaran creyentes, y esto debería provocar a las religiones a entrar en un diálogo entre ellas orientado al cuidado de la naturaleza, a la defensa de los pobres, a la construcción de redes de respeto y de fraternidad”.

Capítulo VI. Educación y espiritualidad ecológica

“Se destaca así un gran desafío cultural, espiritual y educativo que supondrá largos procesos de regeneración”.

“Cuando somos capaces de superar el individualismo, realmente se puede desarrollar un estilo de vida alternativo y se vuelve posible un cambio importante en la sociedad”.

“Invito a todos los cristianos a explicitar esta dimensión de su conversión (ecológica)”.

Texto completo