Última hora

Última hora

Inquietud en el primer día del corralito con los bancos cerrados hasta el próximo martes

Ansiedad y preocupación en el primer día del corralito en Grecia. Ansiedad de los pensionistas que quieren sacar su dinero en los cajeros, y

Leyendo ahora:

Inquietud en el primer día del corralito con los bancos cerrados hasta el próximo martes

Tamaño de texto Aa Aa

Ansiedad y preocupación en el primer día del corralito en Grecia.

Punto de vista

Estamos esperando para cobrar nuestras pensiones que hemos estado pagando durante toda nuestra vida

Ansiedad de los pensionistas que quieren sacar su dinero en los cajeros, y preocupación de todos griegos por el futuro de su país.

Todo tras la convocatoria de un referéndum para el próximo domingo para aprobar o rechazar, la última propuesta de refinanciación de los acreedores internacionales.

“Estamos esperando para cobrar nuestras pensiones que hemos estado pagando durante toda nuestra vida. Nos estan volviendo locos, y aquí estamos como mendigos esperando para sacar nuestro dinero, nuestros ahorros. Por eso hacemos cola, nos están volviendo locos, quieren que nos vayamos, nadie ha venido a informarnos. Las televisiones ahora están diciendo una cosa, una hora después la contraria, nos están volviendo locos a todos”, dice Vaso, una pensionista que responde a los periodistas en la cola de un cajero en Atenas.

“Por supuesto que estamos preocupados, no tenemos tan poca sensibilidad como para no preocuparnos. Pero creo que habrá días peores”, explica Katerina, otra pensionista.

Los bancos permanecerán cerrados durante una semana, hasta el próximo martes.

Se permite a los griegos la retirada diaria de los cajeros de hasta 60 euros, aunque no hay límite para los turistas extranjeros. Funcionan normalmente las operaciones de banca electrónica por Internet. Las transferencias internacionales están suspendidas salvo las autorizadas por un comité especial.

Los transportes y el resto de servicios públicos funcionan con absoluta normalidad en todo el país.

Mientras, los griegos en las calles siguen protestando, unos contra la austeridad, otros a favor de Europa.