Última hora

Última hora

¿Afectará la crisis griega al turismo del país?

Ajenos a lo que ocurre en el país los turistas siguen yendo y viniendo a Grecia, prácticamente, como si nada ocurriera. Sin problemas, a priori, para

Leyendo ahora:

¿Afectará la crisis griega al turismo del país?

Tamaño de texto Aa Aa

Ajenos a lo que ocurre en el país los turistas siguen yendo y viniendo a Grecia, prácticamente, como si nada ocurriera. Sin problemas, a priori, para sacar dinero de los bancos con sus tarjetas extranjeras lo único que les preocupa es la posibilidad de que una huelga arruine sus vacaciones.

“Todo el mundo ha sido muy amable, incluso con nosotros que somos alemanes. Ha estado genial. Ahora espero que los barcos funcionen con normalidad. Es nuestra única preocupación”, señala una chica.

“Si no puedo retirar dinero, eso afectaría a mis vacaciones, desde luego. Y si hay una huelga también. Pero mientras que no ocurra una gran revuelta, todo estará bien”, apunta otro turista francés.

La industria turística del país esperaba de este 2015 un nuevo récord de llegadas, con cerca de 24 millones de visitantes. Algo que, tras lo ocurrido en los últimos días, podría no llegar a conseguirse.

“En junio, con toda esta incertidumbre tuvimos muchas caídas en las reservas. La situación está bajo control. Es verdad que en los últimos días no ha habido muchas reservas de última hora, pero apenas se han producido cancelaciones”, señala Andreas Andreadis, presidente de la Confederación griega de turismo.

Países como Alemania, Bélgica, Finlandia o Polonia han emitido advertencias de viaje aconsejando a los turistas que lleven dinero en metálico e incluso Estados Unidos les advierte ante la posibilidad de que se produzcan manifestaciones violentas.

“El turismo es un pilar en la economía griega y vital para un país que intenta salir de la recesión. Con los flujos turísticos en su mejor momento, en estos días, las empresas turísticas claman por que el país vuelva a la normalidad tan pronto como sea posible, para que, así, no se proyecte una mala imagen de cara al exterior”, apunta nuestra corresponsal en Atenas Symela Touchtidou.