Última hora

Última hora

Un cómic como arma para combatir el extremismo en las escuelas de Pakistán

Leyendo ahora:

Un cómic como arma para combatir el extremismo en las escuelas de Pakistán

Tamaño de texto Aa Aa

Gauhar Aftab es autor de un cómic que lucha contra el extremismo en Pakistán. En esta escuela de Lahore los jóvenes están hablando acerca del libro

Gauhar Aftab es autor de un cómic que lucha contra el extremismo en Pakistán.

En esta escuela de Lahore los jóvenes están hablando acerca del libro, “El guardián”, un tebeo que se centra en la vida de dos chicos que deciden enrolarse en una organización con fines caritativos pero que acaba siendo un campo terrorista.
Uno de los chicos seguirá en la organización, sin embargo el otro se cuestionará su militancia.

Este libro es fruto de la experiencia personal de autor, al cual le empezaron a adoctrinar en una escuela de Lahore a finales de los 90.

Gauhar Aftab, autor del libro dice:
“Si no actuamos para contrarrestar los efectos de algunos, puede írsenos de las manos muy rápidamente. Es algo que nos afecta a todos.
Tarde o temprano pueden darse casos de discriminación. Simplemente por llevar unos vaqueros o por el tamaño de la barba se pueden matar unos a otros.
Es natural llegar a una cosa de estas si se tiene esta ideología y en Pakistán se acepta este tipo de odio, en el oeste también pasa”.

Aftab trabaja con un grupo llamado “CFXcomics”, el cual ha desarrollado una aplicación gratuita para poder leer el cómic en el teléfono móvil.
Su libro también se ha traducido al Urdu.

Un exmilitar del servicio antiterrorista de Pakistán considera que la situación ha mejorado en los últimos años pero que los sucesivos Gobiernos no han hecho lo suficiente para combatirlo.

Khawja Khalid Farooq, exmilitar del servicio antiterrorista, comenta:
“Cuando todo el mundo recibe un mensaje por parte del Estado en el que se se deja claro que lo que ocurre es grave, y la sociedad es consciente de ello, se lleva a cabo el cambio. Pero creo que sigue siendo un sueño lejano”.

Numerosas acciones por parte de la sociedad civil intentan cambiar este tipo de pensamientos entre los más jóvenes.

En la ciudad de Karachi, amigos de una activista asesinada por su pensamiento liberal, han reunido a 300 artistas locales para pintar un graffiti en contra de la violencia.

Adeela Suleman es una de las artistas que participa en la actividad. Ella asegura:
“Esto es como leer, si lees algo todo el tiempo te deja una marca en tu mente, especialmente entre los más jóvenes, los que pasan por aquí y cruzan a diario por esta carretera. Si hablas de odio, el odio se propaga, si hablas de amor, el amor se propaga”.

Iniciativas como esta ayudan a las nuevas generaciones a tener más conciencia y puede que de esta manera sus mentes sean menos manipulables por los extremistas islámicos u los mensajes de odio.