Última hora

Última hora

¿El pacto con Irán pacificará Oriente Medio... o todo lo contrario?

El acuerdo firmado entre Irán y las potencias mundiales entrará en vigor 90 días después de que el Consejo de Seguridad de la ONU apruebe una

Leyendo ahora:

¿El pacto con Irán pacificará Oriente Medio... o todo lo contrario?

Tamaño de texto Aa Aa

El acuerdo firmado entre Irán y las potencias mundiales entrará en vigor 90 días después de que el Consejo de Seguridad de la ONU apruebe una resolución al respecto.

Ha sido calificado de histórico. Pero, ¿en qué sentido? Porque puede que no suponga precisamente un impulso para la estabilidad en Oriente Medio, donde Irán lucha por reforzar su estatus como potencia regional.

“El pacto ayuda a controlar uno de los riesgos de Irán, el de la proliferación nuclear”, comenta este analista. “De forma inmediata no afecta a ninguna de las otras cuestiones, que van del Yemen al Líbano, Siria y otros países”.

Arabia Saudí, gran aliado suní de Estados Unidos, ha recibido oficialmente el tratado como una esperanza para mejorar las relaciones con su rival chíi. Pero, en privado, sus autoridades temen que cuando abandone el aislamiento y se enriquezca, Teherán estrechará también sus lazos con los enemigos de los saudíes.

Ambos países se enfrentan abiertamente en el Yemen, donde Riad lidera una campaña de bombardeos sistemáticos contra los hutíes, rebeldes chíies apoyados por Irán.

Las dos potencias se disputan la hegemonía en Oriente Medio.
Teherán respalda las milicias chiíes en El Yemen e Irak, al chíi Hezbolá en el Líbano, a Hamás en Gaza y al presidente Bachar al Asad en Siria.

La república islámica le ha proporcionado soporte militar y económico desde que comenzó la guerra civil hace más de cuatro años.
Los saudíes, en cambio, han apoyado a los insurgentes que intentan derrocarle.
Así que al Asad aplaude el acuerdo nuclear; en una carta al líder supremo Ali Jamenei sugiere que ahora le podrán prestar más ayuda.

En Irak, los iraníes también respaldan a las guerrillas chíies que luchan contra los yihadistas del Estado Islámico, enemigo común de Estados Unidos.
En Bagdad el pacto nuclear ha sido bien recibido por el Gobierno de mayoría chíi. La minoría suní, que ya se quejaba de estar marginada, podría sentirse ahora más amenazada.

Israel es, desde la revolución islámica de 1979, el otro gran enemigo en la región. El primer ministro Benjamin Netanyahu mantiene lo dicho en la ONU hace tres años: Irán es un régimen terrorista que amenaza la propia existencia del Estado judío. “Y a partir de ahora”, afirma, “recibirá miles de millones de dólares para conseguirlo”.

Tuit del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu sobre su oposición al acuerdo nuclear

Tuit de los analistas de Council of Foreign Relations sobre los temores de Arabia Saudí e Israel respecto al acuerdo