Última hora

Última hora

"The last supper", del egipcio Ahmed El Attar, en la 69 edición del Festival de Aviñón

Leyendo ahora:

"The last supper", del egipcio Ahmed El Attar, en la 69 edición del Festival de Aviñón

Tamaño de texto Aa Aa

Presentada en la 69 edición del Festival de Teatro de Aviñón, “The last supper”, del egipcio Ahmed El Attar, retrata a una sociedad incapaz de

Presentada en la 69 edición del Festival de Teatro de Aviñón, “The last supper”, del egipcio Ahmed El Attar, retrata a una sociedad incapaz de deshacerse de la figura del tirano en todas sus formas de despotismo.

En un momento en el que el Egipto post-revolucionario debe hacer frente a desafíos políticos, económicos y sociales, los personajes de la obra muestran su indeferencia, su frivolidad y su desprecio por el pueblo.

“El argumento de la obra va mucho más allá del cambio político. Habla del levantamiento social tan solicitado. El arte es un reflejo de la sociedad en un momento en el que ésta ya no consigue expresarse”, explica El Attar.

La obra es una representación grotesca de la burguesía egipcia basada en conversaciones inconsistentes.

“Es como una ventana que se abre para esta clase, explica Boutros Ghali, actor. Como podemos constatarlo desde el principio de la obra hasta el final, todo es anodino. Los diálogos de esta clase son insignificantes. Son personas a las que solo les interesa el dinero, personas a las que no les interesa realmente lo que pasa”.

En la obra también hay personajes que no dicen nada: los criados.

“Este tipo de familia se caracteriza por la frágil relación que mantienen sus miembros. Todos prentenden ser felices. Todo se basa en las apariencias. Esta clase dominante es presentada como fútil, autoritaria, ávida de dominación y dispuesta a impedir cualquier cambio”, asegura la actriz Nanda Mohammad.

“Su vida está vacía, no hay nada. Su relación con los criados es la de los señores con sus esclavos. Es una clase social a la que le falta de todo. El diálogo no tiene sentido en la obra y esto es lo que demuestra que esta clase es superflua”, explica Sayed Ragab, actor.

“La realidad es absurda por ello intenté guardar un poco de absurdidad en un contexto muy realista. Esta clase evoluciona en el seno de un universo retrógrado e inmutable. Esta clase rechaza el cambio porque lo considera absurdo”, asegura El Attar.

Tras su paso por Aviñón, “The last supper” será representada en París este otoño y en Bruselas en enero de 2016.