Última hora

Última hora

Turquía confirma que continuará su ofensiva contra el grupo Estado Islámico y el PKK

Turquía confirmaba el sábado el segundo ataque aéreo contra el grupo Estado Islámico. Cazas F16 de las fuerzas aéreas despegaron en la madrugada del

Leyendo ahora:

Turquía confirma que continuará su ofensiva contra el grupo Estado Islámico y el PKK

Tamaño de texto Aa Aa

Turquía confirmaba el sábado el segundo ataque aéreo contra el grupo Estado Islámico. Cazas F16 de las fuerzas aéreas despegaron en la madrugada del viernes de la base de Diyarbakir y en cuestión de pocos minutos bombardeban varias posiciones del grupo yihadista en Siria respondiendo así a los últimas ataques perpetrados por los radicales a lo largo de la frontera turco-siria en los últimos días, además del atentado de Suruç que acabó con la vida de una treintena de jóvenes activistas.

Y el primer ministro turco Ahmet Davutoglu ha dado un paso más allá, acusando a varias organizaciones, entre ellas el PKK, de colaborar con el grupo Estado Islámico para cometer actos terroristas: “Estas operaciones contra las bases destinadas a golpear a Turquía continuarán hasta que consideremos conveniente”, aseguró.

Las autoridades detuvieron el viernes en una macro operación policial a 300 personas por presunta vinculación con la guerrilla kurda o con el grupo yihadista. La postura del gobierno de Erdogan, que ha girado 180 grados, no distingue entre grupos.

De hecho ha censurado varios medios de comunicación kurdos, incluidos algunos cercanos al Gobierno.

Un trato del que se queja Shilan Eminoglu, representante kurda en Irak, que desmentía la implicación los kurdos en ningún ataque: “La nación kurda se ha mantenido al margen sin luchar y hoy hemos visto ataques a civiles y a jóvenes encarcelados por razones políticas”, aseguraba.

Así, Ankara ha bombardeado posiciones del PKK en el norte de Irak, dejando varios heridos. La organización armada kurda puso hace dos semanas fin al alto el fuego y desde entonces ha cometido varios atentados mortales contra miembros de las fuerzas de seguridad turcas.

En Estambul, nuevos enfrentamientos entre policia y manifestantes han reflejado el descontento con un Gobierno al que acusan de no hacer lo suficiente para frenar la amenaza yihadista ni los últimos actos de represalia del PKK.