Última hora

Última hora

Jason Barnes, baterista gracias a un brazo robótico

Leyendo ahora:

Jason Barnes, baterista gracias a un brazo robótico

Tamaño de texto Aa Aa

El sueño de Jason Barnes de ser baterista se truncó en 2012 cuando sufrió un accidente mientras trabajaba en un restaurante en su ciudad natal. Los

El sueño de Jason Barnes de ser baterista se truncó en 2012 cuando sufrió un accidente mientras trabajaba en un restaurante en su ciudad natal. Los médicos que se ocuparon de él consiguieron salvar su vida pero no su brazo derecho. Pero hoy Jason toca la batería gracias a un brazo robótico.

“Cuando tocas la batería normalmente utilizas la muñeca y los dedos. Y eso es lo que consigue recrear este brazo robótico. Gracias a él puedo flexionar mi músculo. Puedo hacerlo en las dos direcciones y dirigir la baqueta”, explica Barnes.

“Puedo utilizar al mismo tiempo una segunda baqueta que funciona de manera independiente. Puedo crear todo tipo de ritmos. Ritmos que sin este brazo no podría conseguir. Así puedo seguir un ritmo con una baqueta y otro con la otra”, añade.

El brazo de Jason fue creado por el músico e inventor israelí de robots musicales Gil Weinberg.

“Nunca hubiese imaginado que un día podría dirigir dos baquetas con un solo brazo y tocar a una velocidad imposible para los humanos. Pero existe un tiempo para todo”, explica.

“Todavía estoy acostumbrándome. Sigo trabajando. Por ahora no hay resultados definitivos. Uno nunca puede ser lo suficientemente bueno en algo”, asegura el joven baterista.

Jason Barnes ha sido aceptado como estudiante en el Instituto de Música de Atlanta. Su sueño de ser baterista puede ahora hacerse realidad.