Última hora

Última hora

La educación, una herramienta clave para la integración de los refugiados

Superar el trauma, aprender una nueva lengua o aprobar el curso. Estos son algunos de los desafíos a los que se enfrentan los refugiados y todos los

Leyendo ahora:

La educación, una herramienta clave para la integración de los refugiados

Tamaño de texto Aa Aa

Superar el trauma, aprender una nueva lengua o aprobar el curso. Estos son algunos de los desafíos a los que se enfrentan los refugiados y todos los que se ven forzados a abandonar su hogar. Esta semana le echaremos un vistazo a algunos proyectos que intentan ayudar a estas personas a sobrellevar esta difícil transición.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados ha alertado de que el número de refugiados ha alcanzado su nivel más alto con casi 60 millones de desplazados forzosos. Muchos tienen dificultades para conseguir comida, medicinas y educación. En esta programa conoceremos proyectos que ayudan a estas personas a adaptarse a su nueva vida y a sobrellevar las tragedias de las que han sido testigos.

Burkina Faso: olvidar bailando

¿Cómo pueden la música y el baile curar las heridas abiertas por un conflicto? En Burkina Faso un nuevo proyecto utiliza la danza para ayudar a los refugiados a encontrar su sitio.

En el campo de refugiados de Mentao, en Burkina Faso, la música está por todas partes. Niños como Amar, de 13 años, dan clases de baile en lo que antes era un aula. Es aquí dónde este joven tuareg ha descubierto una nueva pasión, bailar.

Los pasos a los que Amar se refiere son una mezcla de hip-hop y acrobacias. Bailar es una de las pocas actividades que se pueden hacer en el campamento.
Mentao abrió sus puertas en 2012 para acoger a las más de 13.000 personas que huyeron de Mali, la mayoría de ellos tuaregs.

Gaza: clases de apoyo para escapar del trauma

Las cicatrices, tanto físicas como psicológicas, son las horribles consecuencias de una guerra. En Gaza, dónde las familias viven rodeadas de escombros, estas heridas pueden afectar negativamente a los resultados escolares. Pero siempre queda un halo de esperanza para los más desfavorecidos.

Más de 200.000 refugiados palestinos estudian en las escuelas que las Naciones Unidas tienen en la franja de Gaza.

La agencia de la ONU para los refugiados de Palestina en Oriente Próximo lanzó este programa de apoyo en 2008 y permite que los niños tengan la oportunidad de consolidar sus conocimientos para pasar de curso. Las clases duran cuatro semas. Este año 25.600 niños han suspendido árabe, matemáticas o ambas.

Italia: aprender el idioma para integrarse

Un sitio nuevo, una nueva cultura y una nueva comunidad. Incluso cuando los refugiados llegan a un lugar seguro, se tienen que enfrentar a los desafíos que le presenta su nuevo hogar. Aprender el idioma ayuda sin duda a romper barreras. Veamos el caso de un centro en Italia que ayuda a la integración de los recién llegados.

Los centros de refugiados en Sicilia intentan facilitar toda la ayuda posible. Uno de ellos se llama “Open House”, un centro de día dirigido por Tina Luzzoni y su marido Francesco y financiado por la fundación alemana “Humedica”. Aquí, los refugiados reciben asistencia legal y psicológica, ropa y clases de italiano.

Las clases que da el centro siempre están llenas. Al final del curso, todos los estudiantes reciben un certificado con su nivel del idioma que les facilitará la búsqueda de trabajo. Los refugiados saben que las clases son muy importantes para la integración.