Última hora

Última hora

Meimarakis: "Vivir en Grecia ahora es más difícil que hace ocho meses"

Lleva años en los gobiernos de centro-derecha que, según la izquierda, han conducido al país a la crisis financiera. El líder de Nueva Democracia ha

Leyendo ahora:

Meimarakis: "Vivir en Grecia ahora es más difícil que hace ocho meses"

Tamaño de texto Aa Aa

Lleva años en los gobiernos de centro-derecha que, según la izquierda, han conducido al país a la crisis financiera. El líder de Nueva Democracia ha logrado en dos meses unir al partido y subir en las encuestas, desafiando a Alexis Tsipras. A pocos días de las elecciones, Vangelis Meimarakis ha concedido una entrevista a euronews.

Stamatis Giannisis, euronews: Señor Meimarakis, bienvenido a euronews.

Vangelis Meimarakis: Muchas gracias por invitarme.

Stamatis Giannisis, euronews: Hace nueve meses su partido sufrió una casi devastadora derrota ante Syriza pero ahora, según los sondeos, se encuentra empatado con el partido de Tsipras. ¿Qué ha cambiado en este tiempo?

Vangelis Meimarakis: Grecia ha cambiado, nosotros también hemos cambiado. Tsipras mintió mucho en enero. Hace nueve meses Grecia tenía un superávit fiscal y perspectivas de crecimiento a la vista. Ahora el país está otra vez en números rojos, con un gran déficit y mucho paro. Los inversores se han ido porque Tsipras los echó. En estos nueve meses los griegos han podido comparar lo que era el país antes, en enero, con las falsas promesas que les hizo Tsipras. Ahora pueden ver claramente lo que les prometieron y lo que realmente ha ocurrido. Vivir ahora es más difícil que en enero, cuando las cosas estaban yendo a mejor, y la mayoría de los griegos se han visto afectados.

Stamatis Giannisis, euronews: Sí, pero dice que si gana estas elecciones buscará alianzas con otros partidos, incluyendo Syriza.

Vangelis Meimarakis: La verdad es que en los últimos años nos hemos dado cuenta que sin entendimiento y colaboración Grecia no puede avanzar. No es coincidencia que en todos los países que han recibido un rescate, continúan con el programa de rescate o están casi en su fase de finalización del rescate sus poderes políticos o los partidos gobernantes se unieron para implementar el programa que acordaron en común, sin abandonar sus políticas o ideología. Por eso creo firmemente que en este momento solo la cooperación entre las fuerzas políticas y las instituciones pueden llevar el país hacia delante.

Stamatis Giannisis, euronews: Su partido votó para apoyar el acuerdo entre Tsipras y los países acreedores. Si fuera primer ministro el lunes, ¿cumpliría este acuerdo o trataría de cambiarlo, aunque fuera un poco?

Vangelis Meimarakis: Nosotros por lo que votamos fue por la continuación de Grecia en la senda europea, porque sabemos que sería devastador para el país dejar la Unión Europea. Ahora mismo Europa nos está ayudando, en razón de subsidios para nuestros agricultores por lo que producen, tenemos el Fondo Social Europeo, los fondos de solidaridad, el paquete de Juncker y ayudas al sector bancario. Todo eso se perdería si no hubiera un acuerdo con Europa. Pero las medidas de austeridad son el resultado del modo en que negoció Tsipras. Sé que Europa no quiere destruirnos, Europa quiere ayudarnos.

Con eso en mente, si Europa ve que el nuevo Gobierno griego durante su primer año de ejercicio quiere poner las cosas en orden, quiere racionalizar, quiere enviar un mensaje de que hay una fuerte voluntad política de implementar el programa de rescate, estoy seguro de que los compromisos que se asumieron y que no pueden ser aplicados porque crean más recesión, podrán negociarse de nuevo, pero solo cuando haya pasado algo de tiempo.

Creo firmemente que es un error pensar que durante este primer año de acuerdo podamos volver a negociar con nuestros acreedores, ya que esperan que se lleve a la práctica el acuerdo al completo.

Si queremos recuperar su confianza tenemos que seguir adelante con las privatizaciones, las reformas y los cambios estructurales que acordamos, mientras que aprovechamos los beneficios de los fondos europeos y las oportunidades de inversión si queremos una mayor cooperación y entendimiento con Europa.

Desgraciadamente, durante las negociaciones, el Gobierno de Tsipras presentó argumentos poco serios en cuestiones políticas clave, que supimos cuando hablamos de esos temas con nuestros colegas europeos. Daré un ejemplo en relación con los ingresos de los agricultores. Explicamos a nuestros homólogos europeos que no son fijos cada mes y, por lo tanto, no pueden aplicarse impuestos anticipadamente. Nos dijeron que los ministros de Tsipras nunca se lo habían dicho. Por eso los ministros griegos, poco preparados y mal informados como están, negociaron mal lo que condujo a un acuerdo desafortunado.

Stamatis Giannisis, euronews: Si ganara las elecciones, se sentaría en breve en la misma mesa con Juncker, Merkel, Hollande y los otros líderes europeos. ¿Qué les diría que ha cambiado en relación a su predecesor en Nueva Democracia, el señor Samarás?

Vangelis Meimarakis: Les explicaría en primer lugar que hasta finales de 2014 intentamos implementar el programa de rescate de 2012 de la mejor forma posible, tratando de suavizar los aspectos más duros del acuerdo. Fuimos hacia adelante con las reformas. Es verdad que no hubo la suficiente decisión y rapidez, pero estábamos operando en circunstancias excepcionales. Los mercados estaban en sus mínimos y no había perspectiva de compradores para pagar los precios que el gobierno griego consideraba satisfactorios.

Personalmente, como portavoz del Parlamento entonces, logré que los tres grupos parlamentarios que formaban parte del gobierno ampliaran sus miras. A pesar de las grandes diferencias ideológicas en varias cuestiones importantes, conseguimos un parlamento unido. Y lo hicimos contando con la presencia de populistas y extremistas dentro de las cámaras así como con aquellos que representaban un gran número fuera de ellas. Conseguimos llevar al país de vuelta a la normalidad y hubiera continuado a mejor si no hubiera sido frenado por las elecciones generales anticipadas que se produjeron a consecuencia de las presidenciales de diciembre.

Stamatis Giannisis, euronews: Durante las últimas semanas ha habido un enorme movimiento de refugiados que atraviesan el territorio griego. ¿Cuál es su opinión sobre esta situación y sobre la reacción de los países europeos que son el destino final de estas personas?

Vangelis Meimarakis: La crisis de refugiados es una bomba de relojería con la que tendremos que lidiar cuando ganemos las elecciones. La razón por la que se ha convertido en una bomba es porque el Gobierno de Syriza no manejó la situación como debería. Uno tiene que ser proactivo en temas así, porque si el problema te alcanza solo puedes optar por soluciones de emergencia, y ahora nos encontramos en esa situación.

Incluso el gobierno interino que ha reemplazado al de Syriza ha hecho más en siete días que lo que Tsipras hizo en siete meses. Estoy seguro de que la forma en la que el gobierno interino lo está manejando, con la valiosa ayuda del presidente de la República que ha pedido una cumbre europea, llevará a una solución.

Necesitamos ver cuántos refugiados abandonan el país y, tenga en cuenta que los refugiados no son inmigrantes ilegales. Son víctimas de la guerra de Siria, víctimas de algo insólito que ocurrió en sus vidas. La cuestión tiene un carácter profundamente humanitario e iremos a la par con las políticas europeas que se adoptarán ante esta situación.

En la cumbre se deben establecer estas nuevas políticas y las Naciones Unidas deberían involucrarse y contribuir. Lo que se necesita es mejorar la coordinación, mejorar los controles fronterizos, mejorar los centros de refugiados. También debemos hacer un uso eficaz de la asistencia económica que estamos recibiendo de la UE para poder hacer frente a este problema acuciante.