Última hora

Última hora

Cinco claves para entender el golpe de Estado en Burkina Faso

Burkina Faso vive un golpe de Estado pocas semanas antes de las cruciales elecciones presidenciales que debían poner fin a la transición. La pasada

Leyendo ahora:

Cinco claves para entender el golpe de Estado en Burkina Faso

Tamaño de texto Aa Aa

Burkina Faso vive un golpe de Estado pocas semanas antes de las cruciales elecciones presidenciales que debían poner fin a la transición. La pasada noche, Michel Kafando, el jefe de Estado en funciones, su primer ministro, Isaac Zida, y otros altos mandatios fueron arrestados en la capital, Uagadugú, prolongando la inestabilidad política que ha lastrado al país desde el año pasado. Este es el contexto en el que se ha producido el alzamiento.

¿Quiénes son los golpistas?

Son militares que pertenecen a la Guardia Presidencial creada en 1996 por el dictador Blaise Compaoré; un cuerpo de élite cuya función, precisamente, era proteger al presidente. La unidad está formada por 1.300 soldados, considerados los mejor preparados del ejército burkinés. Tras arrestar a la plana mayor del gobierno, los líderes del alzamiento han decretado la disolución de las instituciones políticas y han prometido celebrar unas “elecciones inclusivas” a las que puedan concurrir también miembros del antiguo régimen.

¿Es la primera vez que la Guadia Presidencial intenta rebelarse?

No. Considerado un ejército dentro del ejército, la Guardia Presidencial ya había intentado hacer descarrilar el proceso de transición con anterioridad. El golpe de Estado al que asistimos hoy llega dos días después de que el Consejo Nacional de Reconciliación recomendara la disolución de este grupo. A finales de junio, la Guardia Presidencial se opuso al nombramiento de Isaac Zida, que había sido el número dos de las fuerzas especiales. Zida había prometido desmantelar esta facción militar y para evitarlo, la jerarquía castrense intentó arrestarlo cuando regresó de Taiwán el 28 de junio. El primer ministro fue informado cuando estaba en el aire y desvió su avión a otro aeropuerto para escapar de la emboscada.

¿Hay un nuevo gobierno?

No propiamente dicho, aunque el coronel Mamadou Bamba ha aparecido en televisión para anunciar la creación del nuevo “Consejo Democrático Nacional”, una especie de órgano con pretensiones ejecutivas que por el momento no tiene legitimidad alguna. El líder de ese aparato es el general Gilbert Diendéré, un íntimo del antiguo jefe del Estado Mayor nombrado por el expresidente Compaoré.
En su discurso televisado, Bamba asegura que el presidente interino ha dimitido de sus funciones, anuncia la disolución del gobierno y el Consejo de Transición, y promete la creación de un nuevo orden político en el que prevalecerá la cohesión nacional para celebrar unas nuevas elecciones.

Una noche de gran incertidumbre

Burkina Faso es un polvorín. Durante la noche pudieron escucharse continuas ráfagas de disparos en varios barrios de la capital. Y miles de personas salieron a las calles para protestar contra lo que ya se percibía como un intento de golpe de Estado. Por la mañana, las principales arterias de Uagadugú estaban inquietantemente vacías.

¿Cómo ha reaccionado la comunidad internacional?

En una declaración conjunta, Naciones Unidas, la Unión Africana y la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (Ecowas) han exigido la inmediata liberación de los rehenes, comenzando por el presidente. Todas esas organizaciones estudian ahora la manera de presionar a los golpistas para que devuelvan el poder.