Última hora

Última hora

Hot spots: la fórmula para contener el flujo de refugiados tiene diferentes interpretaciones

¿Cómo registrar y seleccionar de manera rápida a los demandantes de asilo? Esta será la cuestión crucial de la cumbre europea del martes 22 de

Leyendo ahora:

Hot spots: la fórmula para contener el flujo de refugiados tiene diferentes interpretaciones

Tamaño de texto Aa Aa

¿Cómo registrar y seleccionar de manera rápida a los demandantes de asilo?

Punto de vista

Los hot spots son una impostura semántica

Esta será la cuestión crucial de la cumbre europea del martes 22 de septiembre convocada ante la falta de entendimiento en el seno de la UE sobre la responsabilidad en la acogida de los refugiados. La respuesta en la que parecen converger la mayoría de países miembros de la EU suena “eficaz”: “hot spots”, sin embargo, la fórmula tiene diferentes interpretaciones según una geometría variable que radica en la proximidad geográfica a las puertas de entrada de los refugiados.

La Comisión Europea propuso, en la primavera pasada, “ayudar a los países situados en primera línea” (además de Italia y Grecia, Hungría, también, es considerado, ahora, como tal). Una idea retenida en la “agenda para la migración” que acabó por formular Angela Merkel hace unas semanas.

“Registro de refugiados implica expulsión de migrantes”

La canciller alemana que pese a su política de apertura se está volviendo cada vez más escéptica dijo, hace unos días, que “Europa debe actuar ya que Alemania no puede soportar todo el peso sola”. Merkel ya expuso junto al presidente francés Hollande la necesidad de separar a aquellas personas que requieren una protección especial de aquellas otras que emigran por razones económicas.

El propio director del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres, adoptó esta diferenciación aprobando la puesta en marcha de “hot spots”: lugares de recepción y registro de refugiados. Registro de refugiados implica expulsión de migrantes. En efecto, ACNUR estipula que “aquellos que no merecen una protección internacional y que no pueden beneficiarse de las condiciones que conlleva la migración legal debes ser ayudados a volver, rápidamente, a sus países de origen, en el respeto de los derechos humanos.”

“Con esta definición se recoge de manera implícita la etiqueta discriminatoria de refugiado económico”

Un eufemismo, según Claude Calame, director de estudios de la Escuela de Ciencias Sociales de París. “Con esta definición se recoge de manera implícita la etiqueta discriminatoria y difamatoria de “refugiado económico”. Los hot spots serán centros donde los refugiados y los migrantes económicos serán separados desde su llegada a Grecia e Italia”, asegura Calame.

El establecimiento de listas de países seguros como ya ha hecho Hungría podría acelerar esta fase de registro en los “hot spots”, aunque el proceso para determinar si una personas merece el estatus de refugiado es más complejo.

En términos de cifras, ACNUR arrojaba estos datos el pasado 17 de septiembre:

Italia ha acogido, hasta esa fecha, a 121 500 personas (79 000 llegaron a Sicilia, 21 000 a Calabria). Por orden de nacionalidad, los eritreos suponen un 26%, les siguen los nigerianos, con un 13%, y los somalíes, un 8% de los migrantes llegados a costas italianas.

Grecia casi triplica esta cifra con 318 489 personas (164 000 llegaron a Lesbos, 43 000 a Samos, 40 000 a Chios y 37 000 a la isla de Kos). La mayoría son de origen sirio (70%), les siguen los afganos (19%).

El número de personas muertas y desaparecidas en el Mediterráneo en 2015 es de 2 962.

Hot spots: “Se trata solo de una palabra nueva”

El primer ministro italiano, que ya amenazó con un plan B si Europa no reaccionaba ha dicho, en unas declaraciones recogidas por el periódico Il Sole 24 Ore, que “Italia está preparada para los “hot spots” pero Europa debe redistribuir a los refugiados”.

El ministro italiano del Interior, Angelino Alfano, ha pedido a la EU que financie la repatriación de aquellos migrantes a los que se deniege el derecho de asilo.

Más escéptico se ha mostrado el alcalde de Lampedusa, Giusy Nicolini, para quien la crisis de refugiados no es nueva. Según unas declaraciones recogidas por el periódico Espresso, Nicolini no tiene tanta prisa como Berlín: “se trata solo de una palabra nueva para otros puesto que nosotros siempre hemos gestionado centros para refugiados. Lo único que cambia es que, ahora, la gente que llegue después del 15 de agosto podrá acceder a las cuotas establecidas por Bruselas para redistribuir a los refugiados. ¿Por qué aquellos que llegaron antes no tiene ese privilegio?”

“Hot spots, una impostura semántica”

Para Régis Ollivier, oficial des Ordre National du Mérite y diplomado de la Escuela Militar de París, EMSST, los “hot spots” son una impostura semántica y se convertirán en “campos de concentración”:

Para Ollivier, los hot spots tienen vocación indefinida y se convertirán en campos de internamiento donde los migrantes estarán en estado de arresto permanente hasta que se tramite su demanda.

¿Cómo se van a financiar los hot spots?

El coste de estos centros es otro tema. Actualmente, Bruselas se encuentra en plena negociación del próximo presupuesto 2016. Los fondos dedicados a la migración irán a parar, en gran parte, al plan de la Comisión destinado a redistribuir a unos 60 000 demandantes de asilo en toda la Unión Europea.

Sabiendo que el fondo especial para Siria, creado en diciembre de 2014 y que debía alcanzar los 4 000 millones de euros de presupuesto, está aún vacío (por ahora solo cuenta con 50 millones, tres cuartos provienen del presupuesto de la Unión Europea) nos preguntamos cómo va a financiarse este nuevo dispositivo.

La tarea será encomendada, en parte, al comisario europeo de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis, Christos Stylianides, que deberá movilizar a los donantes internacionales durante la conferencia de Naciones Unidas para el desarrollo que tendrá lugar a finales de septiembre en Nueva York.