Última hora

Última hora

Mira, sin manos!

Leyendo ahora:

Mira, sin manos!

Tamaño de texto Aa Aa

Un prototipo de coche eléctrico, distinto a los de su clase, se está poniendo a prueba en el aeropuerto de Amsterdam, en Schiphol. Se activa a través

Un prototipo de coche eléctrico, distinto a los de su clase, se está poniendo a prueba en el aeropuerto de Amsterdam, en Schiphol. Se activa a través de un teléfono inteligente y está diseñado para llevar y recoger a su dueño, aparcar y recargarse de forma inalámbrica dentro de un estacionamiento especial, por sí solo, sin necesidad de conductor.

“Lo que hace a este coche especial es que con el uso exclusivo de cámaras podemos localizarlo y conducirlo. Las cámaras, relativamente invisibles, se han situado en los retrovisores exteriores, justo aquí, frente al emblema. Con ellas podemos hacer todas las cosas, desde localizar el coche en el aparcamiento, hasta reconocer obstáculos”, asegura Ulrich Schwesinger, investigador en Robótica y coordinador técnico del proyecto ETH Zurich / V-Charge

¿Pero cómo puede este coche percibir de forma efectiva lo que pasa a su alrededor?

Las cámaras y sensores ultrasónicos disponen de una cobertura de 360º. Los científicos integrantes de un proyecto europeo de investigación están tratando de desarrollar un sistema que distinga automáticamente entre vehículos y peatones.

“Estas fotos muestran el resultado de lo que capta la cámara. Aquí, por ejemplo, la cámara, se dirige a la derecha. Desde esta otra, podemos reconstruir la escena en 3D y detectar obstáculos que luego serán registrados por el coche para su conducción”, opina Christian Häne, experto en Visión por computador

El coche, según los expertos, ha sido diseñado para detectar diferentes tipos de movimiento que giran a su alrededor, y de esta manera anticiparse en sus acciones … en tiempo real.

“Lo que vemos aquí es el mundo visto a través de los ojos del coche. Por un lado, vemos los datos de almacenamiento de la cámara estéreo, le dice al coche donde puede ir y dónde no. Entonces nuestro coche evalúa varias veces por segundo las cientos de maniobras diferentes de conducción y elige la que más adecada a esa situación en concreto “, explica Ulrich Schwesinger

Para mayor seguridad y precisión en la conducción en áreas de difícil acceso al GPS el coche crea su propio mapa de localización gracias a la adaptación de los datos almacenados desde sus cámaras y sensores con los del provedor de las plazas de aparcameinto. De esta manera, el vehículo siempre conoce su posición.

“Si queremos que el vehículo se sitúe a sí mismo en su entorno, necesitamos tratar de hacer conexiones entre lo que éste ve y los puntos 3D almacenados en el mapa del aparcamiento. Conexiones que se marcan con líneas de color diferentes. Entonces se puede determinar la posición exacta del vehículo”, añade Mathias Bürki, experto en Robótica,

El vehículo está diseñado para aparcar y repostar por sí solo en las plazas de aparcamiento.

Aunque el sueño de todo científico va más allá: que el coche automático forme parte activa del transporte cotidiano. Para antes hay que resolver aspectos técnicos y legales.

“En la actualidad, el coche autónomo se desplaza a baja velocidad. Para hacerlo más atractivo, tendríamos que aumentar esta velocidad. Pero para eso hay que superar algunos desafíos técnicos. Uno de ellos : mejorar la capacidad de percepción del vehículo; y el otro, su capacidad de “razonamiento” para que el coche puede realizar predicciones sabias ante lo que también hacen el resto de los participantes del tráfico”, opina Wojciech Derendarz, ingeniero de investigación para los sistemas de asistencia de Conductores, Volkswagen AG

Otro de los retos importantes, según los expertos es hacer que este coche que se conduce sólo, sea más seguro y preciso y que, con los requisitos mínimos de infraestructura, tenga un bajo coste para los usuarios.

Para mayor información